EL PAíS › COMENZO LA MARCHA POR LA RESISTENCIA QUE TERMINA HOY

Como siempre, contra la impunidad

La XXII marcha recordó, además de las víctimas de la dictadura militar, a los caídos como consecuencia de gatillo fácil o represión salvaje en los últimos años. Lo que se vio en la Plaza. Los recuerdos, las anécdotas. Lo que sucederá hoy, hasta el cierre a las seis de la tarde.

 Por Victoria Ginzberg

Bajo la bandera que llevaba las fotos de los desaparecidos, en la Avenida de Mayo, estaba escrito con pintura blanca el nombre de una de las víctimas del 20 de diciembre: Gustavo Benedetto. Por él, y en su nombre por todos los asesinados por la represión en democracia, los organismos de derechos humanos decidieron iniciar la XXII Marcha de la Resistencia en el lugar donde el joven fue baleado el año pasado. “Me parece excelente tomar lo que pasa ahora, porque a nuestros chicos lo siguen matando con la misma impunidad que durante la dictadura”, afirmó Rosa Schonfeld, mamá de Miguel Bru, desaparecido en La Plata en agosto de 1993 por miembros de la Policía Bonaerense. Rosa llevaba en el cuello un cartel con la imagen de su hijo y en su mano una antorcha en recuerdo de todos los desaparecidos de América latina.
Junto a Rosa –presidenta de la Asociación Civil Miguel Bru– marcharon en primera fila los Familiares de Víctimas por el Gatillo Fácil y los padres de los chicos asesinados por los escuadrones de la muerte de la policía bonaerense, que se organizaron como agrupación hace dos semanas. Dos Madres de Plaza de Mayo llevaban la antorcha por los 30 mil desaparecidos durante la última dictadura. Atrás y sosteniendo la larga bandera llena de rostros jóvenes marcharon las Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo, Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas e HIJOS (Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio); las agrupaciones convocantes a la Marcha.
A las 18.30 los organismos de derechos humanos entraron a la Plaza de Mayo al grito de “Justicia”. Fueron recibidos por aplausos por quienes ya estaban alrededor de la Pirámide. Las banderas más grandes, colgadas a lo alto, en la plaza, reproducían las consignas de este año: “Antes y ahora, la lucha es una sola”, “Libertad a los presos políticos”,”Desprocesamiento de los luchadores sociales”, “Anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final”, “Si a la vida. No al ALCA” y “Respeto a la vida ya”.
Los miembros de la asamblea de San Telmo se sumaron a la ronda de 24 horas que se realiza desde 1981 en reclamo por los desaparecidos mientras anunciaban “Madres de La Plaza, San Telmo las abraza”. Iban acompañados por unos diez chicos de menos de diez años que llevaban una bandera argentina que anunciaba “Merendero Darío Santillán”, por uno de los dos jóvenes que fue asesinado en la masacre de Avellaneda, el 26 de junio pasado. Otros niños de la misma edad avanzaban con una bandera blanca en la que habían dibujado un corazón rojo y una paloma azul. Eran los chicos de la casita Augusto Conte, en homenaje a uno de los fundadores del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).
Alrededor de la Pirámide estaban, como desde hace algunos años en todas las Marchas de la Resistencia, las cartulinas con las historias de los desaparecidos. Pero esta vez, al lado de una foto de Mónica Mignone -sonriente con su familia en las bodas de oro de sus abuelos–, estaba Emiliano Méndez, de camisa roja. Mónica fue secuestrada el 14 de mayo de 1976. Emiliano fue asesinado el 15 de diciembre de 1999 por dos policías en servicio.
Alrededor de la Plaza había puestos de Fedefam (Familiares de Desaparecidos de América latina), de Familiares de Desaparecidos, de Madres y de los Presos de la Tablada, que piden la libertad de Enrique Gorriarán Merlo, Claudia Acosta y Roberto Felicetti, aún en prisión. En una radio abierta ubicada a un costado de la Plaza, miembros de HIJOS, anunciaron su próximo escrache: el sábado 14 en Díaz Vélez y Campichuelo a Luis Juan Donocik, un comisario de la Policía Federal que actuó en los centros clandestinos Garage Azopardo, Club Atlético, El Banco y El Olimpo. Luego ocuparon el lugar frente al micrófono los periodistas Adrián Paenza y Horacio Verbitsky. Con ellos Carmen Lapacó, de Madres Línea Fundadora, agradeció a todos los que ya llenaban la Plaza. “En importante que nosacompañen en estos momentos y si no pueden estar las 24 horas, porque es mucho tiempo, les pedimos que descansen y vuelvan”, dijo Lapacó y recordó que hoy a las 16.30, las Madres le entregarán el pañuelo blanco a los HIJOS, que desde ese momento lo usarán en el cuello en sus actividades. “Para nosotras es una alegría darles nuestro símbolo a estos HIJOS, que consideramos nuestros hijos”, aseguró.
Las rondas alrededor de la Pirámide continuarán hasta hoy a las 18, cuando se marchará hasta el Tribunales para reclamar la anulación definitiva de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

Compartir: 

Twitter
 

Las Madres, junto a una enorme bandera con imágenes de las víctimas, en una Plaza colmada de gente y de memoria.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.