EL PAíS › LA COMISIóN DE LOS DNU EMPATó LA VOTACIóN SOBRE LA REMOCIóN DEL PRESIDENTE DEL BANCO CENTRAL, AUNQUE HUBO NOVEDADES

Los radicales le sacaron el apoyo a Redrado

Como se preveía, la Comisión Bicameral volvió a empatar entre oficialistas y opositores luego de una dura discusión. La novedad la pusieron los radicales, que admitieron que la situación de Redrado en el Banco Central era “insostenible”.

 Por Sebastian Abrevaya

Como estaba previsto, la Comisión Bicameral de trámite legislativo, encargada de analizar los decretos de necesidad y urgencia, terminó ayer con un empate ocho a ocho, después de más de tres horas de debate en torno del DNU de remoción del presidente del Banco Central, Martín Redrado. Al igual que en la última reunión de esta comisión bicameral, en la que se trató la creación del Fondo del Bicentenario, el oficialismo defendió la facultad de la Presidenta para remover al titular del Central por mal desempeño, mientras que la oposición consideró que no se había cumplido con los procedimientos establecidos en la Carta Orgánica. A pesar de no formar parte de la comisión, el titular del bloque de senadores radicales, Gerardo Morales, intervino para reconocer que la situación de Redrado en el cargo es “insostenible” y proponerle al oficialismo que la Presidenta llame a una sesión para discutir el pago de la deuda externa. El titular del bloque de senadores del PJ, Miguel Angel Pichetto, rápidamente rechazó el pedido (ver aparte).

En la reunión que tenía como tema único la continuidad del presidente del Central se colaron varias de las cuestiones que llevaron a la crisis institucional, de la cual el oficialismo ayer responsabilizó a la oposición y la oposición al oficialismo: la actitud dilatoria de la jueza María José Sarmiento, el embargo de fondos por parte del juez norteamericano Thomas Griesa, el encuentro de los bloques de la oposición en el Senado convocados por el vicepresidente Julio Cobos y el posible perjuicio económico para el país.

“La Presidenta podía haber hecho un decreto simple, pero hizo un DNU precisamente para no sustraer de la discusión al Congreso”, arrancó Pichetto, recordando el caso del ex titular del Central Pedro Pou, removido por decreto simple. Así respondió a uno de los argumentos que en estos días había utilizado la oposición: que se había salteado la consulta a la comisión –que debe emitir un dictamen no vinculante– establecida en la Carta Orgánica del Central para la remoción de su presidente.

Tanto Pichetto como el senador Nicolás Fernández hicieron especial hincapié en un punto: de los cinco miembros que conforman dicha comisión, sólo Cobos es el único que podía integrarla, ya que los otros cuatro todavía no estaban designados. Se trata de los titulares de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas de la Cámara de Diputados; y de los titulares de Presupuesto y Hacienda y de Economía del Senado. Las primeras dos comisiones no tienen elegidas sus autoridades y las segundas ni siquiera tienen definidos los legisladores que la componen.

En una encendida participación, además de señalar las dificultades para constituir esa comisión, el titular del bloque de diputados, Agustín Rossi, advirtió sobre los perjuicios económicos que le está generando al Estado la actitud de Redrado. “Si no podía cumplir (con el DNU de la Presidenta) tenía que levantarse, irse y agradecer por los años que lo bancaron”, arremetió el bronceado jefe del bloque K, quien calificó la situación de “inentendible e inaceptable”. “Es circense discutir que la autoridad de la Presidenta la puede resistir un presidente del Banco Central. Estamos discutiendo la remoción de un banquero que de-sobedeció una ley”, disparó también Fernández, quien acusó al titular del Central de haberle facilitado los fundamentos del embargo al juez Griesa.

Desde el radicalismo fue evidente un cambio de estrategia: de decir que “el Congreso no va a dejar solo” a Redrado pasaron a aclarar que no son abogados del titular del Central sino que lo que defienden es la independencia de la institución para “resguardar el valor de la moneda”. “Estamos avanzando con la autarquía del Central para preservar el valor de la moneda y el trabajo de los argentinos”, aseguró el senador Luis Naidenoff, secretario de la comisión junto a la diputada kirchnerista Diana Conti. Gerardo Morales, titular del bloque radical en el Senado, sorprendió con la calificación de “insostenible” sobre la situación del ex Golden Boy.

Antes de dedicarse a la cuestión de Redrado, la senadora Liliana Negre Alonso, del peronismo disidente, cruzó al senador Fernández, quien había calificado a la reunión de los presidentes de los bloques opositores del Senado como “una payasada, encabezada por otro payaso”. El senador finalmente se disculpó, previa aclaración de que se trataba de una información periodística.

Uno de los momentos más enardecidos del debate lo protagonizó Diana Conti, quien elevó el tono de voz al retrucar la falta de participación del Congreso esgrimida por la oposición. “¿Por qué la autoestima de esta bicameral es tan baja? ¿Por qué los que fueron a denostar a tribunales el trabajo parlamentario hoy se sientan acá?”, acusó la legisladora ante los insistentes reclamos opositores para que se ponga en funcionamiento la comisión de consulta para remover a Redrado.

Después del reconocimiento, también por parte del peronismo disidente, de que la situación del titular del Central es irregular, los opositores se sintieron más cómodos apuntando contra el decreto de creación del Fondo del Bicentenario, que ya había sido tratado el 30 de diciembre por la comisión. El radical Juan Tunessi cuestionó la finalidad del fondo de garantías y sugirió que el Gobierno pretende “seguir gastando hasta el borde del default”.

Compartir: 

Twitter
 

Diana Conti y Luis Naidenoff, los secretarios de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo de los DNU.
Imagen: Jorge Larrosa
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.