EL PAíS › COBOS CALIFICO DE “OPORTUNISTA” A CARRIO. DESDE LA CC RETRUCARON QUE COBOS ES “FUNCIONAL” AL KIRCHNERISMO. LA UCR AZUZA

Se afianza el (des)Acuerdo Cívico y Social

La participación del vicepresidente en el encuentro radical de San Nicolás potenció las críticas de Carrió y su entorno contra Cobos. Ayer, la CC lo conminó a “abstenerse” de descalificar a su líder. Los radicales quieren evitar pagar el costo de la ruptura.

 Por Sebastian Abrevaya

La pelea de Elisa Carrió con Julio Cobos terminó por destruir el Acuerdo Cívico y Social. Por más que Lilita intentó pagar el menor costo político de la ruptura, fue la Coalición Cívica la que salió ayer a derribar lo poco que quedaba en pie de la alianza electoral que realizó hace menos de un año con la UCR y el socialismo. La permanente disputa con el vicepresidente finalmente afectó el delicado vínculo que la chaqueña mantenía con la UCR, relegando a una mera expresión formal el “acuerdo parlamentario” que todavía prometen mantener en el Congreso. “No creo que alcance para gobernar la Argentina un acuerdo entre radicales y socialistas”, amenazó ayer la diputada Patricia Bullrich, dando una contundente señal de que el Acuerdo Cívico perdió una pata. En la cúpula del radicalismo, que no ve la hora de dar por finalizada su sociedad con Carrió, se empieza a debatir la mejor forma de cerrar la etapa y dar inicio a un nuevo ciclo. Cerca de Cobos, el intendente de Junín, Mario Meoni, mandó a los lilitos a “hacer un análisis de lo que ha dicho Carrió en los últimos dieciocho meses, en los que se ha dedicado exclusivamente a criticarlo a Cobos”.

Este postrer episodio del Acuerdo Cívico se desencadenó cuando el vicepresidente participó del acto radical realizado en San Nicolás. Preocupada por la incapacidad para encolumnar a la UCR detrás de sí, la fuerza de Carrió salió a cuestionar tanto al titular del Comité Nacional, Ernesto Sanz, como al vicepresidente. Sus voceros dijeron que Cobos no tiene “coraje” ni “autoridad moral” para liderar el Acuerdo Cívico y acusaron al radicalismo de ser una oposición “inconsistente”. Esas declaraciones se sumaron a las permanentes comparaciones con el gobierno de la Alianza, la figura del ex presidente Fernando de la Rúa, una calificación de “ameba” y la acusación de ser funcional al kirchnerismo. Cansado de ser el blanco de las críticas, Cobos respondió el fin de semana, desde Mendoza. Dijo que Lilita es “oportunista y especuladora”, mientras que la UCR exhortó a la CC a “renunciar a las internas grotescas”. Pero el pedido del radicalismo no surtió efecto. La Mesa Nacional de la Coalición Cívica se reunió ayer y emitió un comunicado respondiéndole al vice y defendiendo a su líder. “No puede dejar de sorprender que una persona como el vicepresidente utilice el término oportunista para dirigirse a otros dirigentes”, remataron. Sin detenerse en la coherencia del texto, dos párrafos más arriba la Coalición le pedía a Cobos que “se abstenga de caer en la descalificación y la agresión personal a dirigentes opositores”.

Lo cierto es que la escalada de cuestionamientos fue iniciada por la chaqueña, quien aseguró que nunca lo votaría y que cada vez que puede les apunta a las contradicciones del vicepresidente-opositor.

Lilitos

Además del duro comunicado emitido por la Coalición Cívica, varios de sus dirigentes siguieron alimentando el conflicto en el seno del Acuerdo Cívico. “Vamos a ver si hay un aliado en el radicalismo. Hay que discutir todo lo que pasó durante este tiempo con las políticas de cada uno”, advirtió ayer Bullrich. La titular de Unión por Todos explicó que no hay un “enojo personal” con Cobos, sino que el vice “muchas veces está haciendo un equilibrio entre su situación política y su situación personal”. “Que se encargue de resolver su situación. No es un problema nuestro”, insistió la diputada del ARI Elsa “Tata” Quiroz.

Aprovechando que no tiene ninguna responsabilidad de gobierno en todo el país, la Coalición se posiciona en el Congreso como la única oposición real al kirchnerismo. El legislador porteño Fernando Sánchez señaló que Cobos “dejó tirados los valores del partido al que siempre perteneció por el cargo de vicepresidente”.

Cobistas

“La Coalición Cívica dice que somos funcionales al kirchnerismo, pero la funcional es ella, que vive dividiendo a la oposición”, argumentó el cobista Meoni, en diálogo con Página/12. Ayer Cobos prefirió correrse del conflicto y no seguir exponiéndose. Y para no romper la armonía que sellaron cobistas y radicales en San Nicolás, el intendente bonaerense recordó que ellos forman parte de la UCR, por lo que será la Convención Nacional la que decida la política de alianzas. Pero aun sin salirse de su prudencia Meoni reconoció que el ACyS “está en su etapa final”. Además, descartó que haya espacio para competir en una interna abierta si se mantiene este nivel de conflictividad, porque si Carrió pierde tampoco los va a apoyar. “Los acuerdos parlamentarios con Carrió no son posibles porque no son en base a convicciones sino a tácticas de posicionamiento”, remató.

Orgánicos

Los radicales que hoy conducen los destinos del Comité Nacional recibieron pésimo el comunicado de la Coalición Cívica. Al enterarse ayer de la noticia, se preguntaban con fastidio por qué los lilitos no se llaman a silencio de una vez y dan por terminado este conflicto. Lo cierto es que en los despachos de la UCR critican a Carrió no tanto por querer limar la imagen del vicepresidente –su competidor natural– sino por afectar también a la institución partidaria. Por eso el titular del radicalismo, Ernesto Sanz, le reclama que defina si finalmente va a jugar por adentro o por afuera del Acuerdo Cívico en las internas abiertas y obligatorias aprobadas por el Congreso el año pasado.

Sanz la exhortó a medirse con Cobos y/o otro líder de la orgánica radical en esas internas, que suponen un escenario mucho más favorable para Carrió que el previo a la sanción de la Reforma Política. Los arquitectos de la estrategia electoral comprendían la resistencia de Carrió antes de esa reforma, ya que se replicaría un escenario como el que sufrió Graciela Fernández Meijide, derrotada por Fernando de la Rúa. Sin embargo, aseguran que el escenario actual relativiza el peso del padrón radical frente al de la Coalición.

En concreto, ni el radicalismo ni la CC quiere pagar el costo político de romper con la alianza electoral que pergeñaron hace menos de un año. “La CC tiene la clara decisión y la voluntad de defender y fortalecer los acuerdos y los éxitos parlamentarios de la oposición que fueron alcanzados durante los últimos dos meses”, insiste el comunicado. Pero las diferencias de estrategia electoral manifiestan las dificultades de ese cometido.

Conciliadores

Algunos sectores del ala anticobista de la UCR trataron de bajarle el tono a esta nueva pelea. Un poco para no verse perjudicados por desnudar sus disputas internas, pero otro poco para dejar en evidencia de que es Carrió la responsable de la conflictividad del arco opositor. Cerca del ex titular del partido, Gerardo Morales, intentaron minimizar los hechos, algo que a esta altura se le vuelve difícil incluso para uno de los ideólogos del Acuerdo Cívico. Para el grupo encabezado por Morales, la alianza con Carrió oficia de garantía frente a una eventual caída de la imagen del vicepresidente y las dificultades para instalar un candidato radical puro como Ricardo Alfonsín o Ernesto Sanz. Como experiencia ya tenían la frustrada alianza con el ex ministro Roberto Lavagna.

Socialistas

Algo similar al conflicto con Cobos provocó la chaqueña en el socialismo, atacando a su principal figura, el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, y coqueteando con el peronista disidente Carlos Reutemann. Carrió siempre elogió al Lole y cuestionó a Binner por mantener una relación cordial con la Casa Rosada. Las necesidades económicas de Santa Fe no parecieron argumentos suficientes para el estilo demoledor de la chaqueña. En los últimos días, diputados que integran el Frente Cívico Progresista que responden a Carrió lo calificaron de “desagradecido” por haberse manifestado a favor del uso de reservas para ayudar a las provincias.

Compartir: 

Twitter
 

El vicepresidente Julio Cobos y la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, enemigos íntimos.
Imagen: Télam & Leandro Teysseire
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.