EL PAíS › EL ESPACIO DE RICARDO ALFONSíN SE IMPUSO EN LA INTERNA DE LA UCR BONAERENSE AL SECTOR QUE APOYA A COBOS

Gana en la UCR la línea del “ricardismo”

La lista del hijo del ex presidente Raúl Alfonsín ganó la conducción del radicalismo bonaerense, lo que reduce las aspiraciones presidenciales de Julio Cobos y al mismo tiempo consolida el Acuerdo Cívico y Social.

 Por Sebastian Abrevaya

Después de una encarnizada interna, Ricardo Alfonsín ganó la pelea por la UCR bonaerense que disputaba con los históricos caciques provinciales, Leopoldo Moreau y Federico Storani, aliados del vice Julio Cobos y del intendente de San Isidro, Gustavo Posse. “Escrutado el 60 por ciento de las mesas, el espacio de Ricardo Alfonsín ha obtenido el triunfo en la provincia de Buenos Aires”, sentenció Miguel Bazze, electo presidente del Comité provincial. Aunque pidió no adelantar el debate de las candidaturas, el diputado bonaerense logró en la práctica un fuerte espaldarazo para la interna que protagonizaría con el vice por las presidenciales de 2011. El sector de Moreau y Storani reconoció públicamente la derrota pasadas las nueve de la noche y se puso a disposición para trabajar por “un radicalismo unido”. Desde Mendoza, Cobos consideró que “el resultado no debe ser interpretado como el triunfo de un sector sobre otro, sino como una ponderación de los valores democráticos por los que tanto lucharon Alem, Yrigoyen y Alfonsín”.

“Tenemos que trabajar todos los radicales juntos para consolidar este proceso de recuperación de la UCR. Gracias a la lucha y al esfuerzo de todos y del ex presidente del partido Gerardo Morales estamos otra vez en condiciones de ser una alternativa nacional”, aseguró Alfonsín, en un llamado a la unidad en medio de la euforia que se vivía en su bunker del Hotel Castelar. Acto seguido, el hijo del ex presidente le agradeció a Cobos el llamado que había recibido horas antes para felicitarlo por la victoria obtenida. Al igual que el vice, el gobernador de Santa Fe, el socialista Hermes Binner, llamó al diputado para saludarlo. Lo mismo hicieron dirigentes cercanos a la líder de GEN, Margarita Stolbizer –que se encontraba de viaje– y a la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió.

Esa seguidilla de felicitaciones fue un claro ejemplo de que la victoria de Alfonsín significa una esperanza para el demacrado Acuerdo Cívico y Social. “Vamos a trabajar para fortalecer al ACyS y voy a trabajar para que vuelvan los que se fueron al Confe, al GEN y a la Coalición y voy a propiciar una alianza fuerte con el socialismo”, insistió Alfonsín. Pasadas las 10 de la noche, Moreau y Santín fueron al bunker de Alfonsín para felicitar al hijo del ex presidente. En diálogo con Página/12, el ex senador consideró que fue una elección “cerrada” por lo que serán muy distintas las características de la interna abierta prevista para agosto de 2011. Además, el dirigente bonaerense desestimó el impacto a nivel nacional en la disputa que mantienen el bonaerense y el mendocino.

Por más que el propio Alfonsín intentó bajarle el tono del impacto nacional de su victoria, la tribuna de su bunker refutó con los clásicos cantitos del alfonsinismo las palabras del flamante delegado del Comité Nacional. “Siga el baile, siga el baile, al compás del tamborín, que vamos a ser Gobierno, de la mano de Alfonsín”; “Volveremos volveremos, volveremos otra vez, volveremos a ser gobierno como en el ’83”, repetía la hinchada. “En esta elección no estaba en juego la disputa por las candidaturas a presidente en 2011”, replicó Alfonsín, quien adelantó que recorrerá el país para “consolidar el proceso de recuperación” de la UCR y “llegar al gobierno en 2011”. En diálogo con Página/12, el jujeño Gerardo Morales adelantó que prepararán para el próximo mes un encuentro del Grupo Rosario y que empezarán a trabajar para consolidar y capitalizar la victoria del vicepresidente de la Cámara de Diputados.

Aunque Cobos no quiso poner el cuerpo en la campaña, todo el cobismo bonaerense acompañó y trabajó junto al sector de Moreau y Storani. Desde Mendoza, el vicepresidente evitó hacerse cargo del resultado y consideró que con esta elección “la Unión Cívica Radical convalida, fortalece y legitima el proceso de reunificación partidaria”. El vice agregó, además, que las diferencias “serán superadas en el marco de la discusión propositiva y el consenso, a partir de la normalización del partido a nivel nacional”.

El titular de la UCR, Ernesto Sanz, que se mantuvo al margen de la disputa durante toda la campaña, destacó “el fortalecimiento del partido” y consideró que “el radicalismo es el gran ganador de la jornada”. Para el senador, tercero en la lista de precandidatos presidenciales, la elección se inscribe en “el proceso de recuperación definitiva de la UCR, como alternativa de poder”. “Como presidente del radicalismo nacional, me siento orgulloso y también felicito obviamente a los ganadores, porque tienen la responsabilidad de conducir la recuperación definitiva de la UCR en el distrito más importante del país; y también a los perdedores, porque dieron un ejemplo cabal de compromiso y militancia”, finalizó Sanz, quien después de la elección quedó un poco más lejos de pelear la presidencial.

La voz del sector de la ex Coordinadora la llevó el candidato a presidir el comité local, Eduardo Santín, quien a las nueve de la noche reconoció que el resultado era “irreversible”. “Festejamos una elección fantástica, donde más de 100 mil personas fueron a votar. Queremos felicitar a quienes han triunfado en la interna, ponernos a disposición y trabajar por un radicalismo unido”, aseguró el candidato de Moreau.

Por la tarde de ayer, los resultados empezaban a llegar lentamente y las posibilidades de que el escrutinio se demorara cobraban fuerza. A las 18, una vez cerradas las urnas, los principales dirigentes empezaron a movilizarse a sus respectivos bunkers. El alfonsinismo congregó a su tropa en el hotel de Avenida de Mayo, donde fueron llegando los dirigentes nacionales del Grupo Rosario, el titular del bloque de senadores Morales, el misionero Mario Losada, el jurista y diputado Ricardo Gil Lavedra y los legisladores Carlos Ulrich (Chaco) y Eduardo Costa (Santa Cruz), además del titular de la Auditoría general de la nación, Leandro Despouy. El clima era tenso pero había buenas expectativas y con el paso del tiempo aumentó la confianza de los presentes hasta llegar a un clima de euforia que incluyó serpentinas y cantos.

Al bunker del otro espacio los referentes empezaron a llegar un poco más tarde y marcando que era necesario manejarse con cautela a la hora de hablar de resultados. En las oficinas de Callao 58 el paso del tiempo profundizó el mal humor. “Queremos salir de esa oposición testimonial. Entendemos que ha triunfado y vamos a ayudar al debate para un partido más ágil. Estamos a disposición”, concluyó Santín.

La elección de ayer fue el fin del dominio de los caudillos bonaerenses, que durante más de 20 años tuvieron el control de la estructura partidaria. El apoyo del intendente de San Isidro, Gustavo Posse, le valió una victoria en la primera sección electoral, pero bastante por debajo de lo esperado. Con una participación que superó los 100 mil votantes sobre un padrón de 800 mil en toda la provincia, el alfonsinismo se quedó con el control del principal distrito del país.

Compartir: 

Twitter
 

El triunfo de Ricardo Alfonsín constituye un fuerte espaldarazo para una posible candidatura presidencial en el 2011.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.