EL PAíS › A DIECISéIS AñOS DEL ATENTADO A LA AMIA, SE REALIZó EL ACTO DE MEMORIA ACTIVA

“Cero culpables, absoluta impunidad”

La trompeta fabricada con el cuerno de un animal kosher, el shofar, comenzó a sonar a las 9.53 en punto. Como un lamento, recordaba que allí, en Pasteur al 600, hace exactamente dieciséis años, una bomba destruía la sede se la Asociación de Mutuales Israelitas Argentinas (AMIA). El saldo: 85 muertos, más de 300 heridos... Los familiares de las víctimas que integran Memoria Activa se encargaron de recordar que ayer se cumplió un año más de impunidad. Además de exigir justicia y castigo a los culpables del encubrimiento, cuestionaron duramente a los gobiernos de los últimos años al señalar que habían logrado la “absoluta impunidad” del ataque y sostuvieron que el poder político “no tiene idea de qué hacer”. “Vamos a sostener nuestro derecho irrenunciable de exigir verdad, justicia y castigo a los culpables”, aseguró Diana Malamud, integrante del espacio que apuntó sus dardos contra el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, y recibió el apoyo de Madres de Plaza de Mayo - Línea Fundadora.

Bajo una intensa lluvia que por momentos arreciaba frente al reconstruido edificio de la AMIA, se llevó a cabo un nuevo homenaje a las víctimas del atentado perpetrado en 1994. Unas doscientas personas desafiaron el frío polar bajo un techo formado por los paraguas. Los miembros de Memoria Activa decidieron respetar la fecha exacta en la que se cumplía un nuevo aniversario, pese a que los Familiares y Amigos de las Víctimas de la AMIA –la otra agrupación que lucha por el esclarecimiento del atentado– y las autoridades de la comunidad judía realizaron el suyo el pasado viernes. Memoria Activa es la más crítica de las organizaciones, con respecto a las autoridades gubernamentales y también con los dirigentes de la propia comunidad. Desde que comenzaron a señalar al ex titular de la DAIA al momento del ataque, Rubén Beraja, como uno de los partícipes del encubrimiento, la relación se quebró.

La presencia oficial se concentró en el acto del viernes y ayer brilló por su ausencia. El embajador de Israel, Daniel Gazit, y la legisladora de Encuentro Popular por la Victoria, María José Lubertino, siguieron atentamente el desarrollo de la ceremonia, también el rabino Sergio Bergman. Más lejos, el integrante de Amigos y Familiares de Víctimas, Sergio Burstein, participó del homenaje y dijo a Página/12 que todo este tiempo transcurrido “se pasó volando en un segundo. Estoy viendo los escombros, el olor a pólvora, los gritos, las sirenas. Lo que va pasando muy lentamente es hacerse a la idea de que no están”, apuntó. Ningún referente del macrismo se dejó ver.

Dieciséis jóvenes con carteles se mostraban cerca del escenario, cada uno representando un año y un hecho que –desde su perspectiva– ayudó a entorpecer la investigación. “Aquí terminó la vida de 85 personas y para nosotros, la vida que conocíamos hasta entonces. Eran nuestros grandes amores y terminó la vida que habíamos elegido”, dijo Malamud al encabezar el homenaje y reiterar el pedido de justicia. “Vamos a sostener nuestro derecho irrenunciable de exigir verdad, justicia y castigo a los culpables”, aseguró la dirigente, que pidió el inmediato comienzo del juicio oral a los acusados de encubrimiento. Luego apuntó hacia la inacción de los distintos gobiernos en los últimos 16 años que “ha logrado un resultado que los unifica: cero culpables, absoluta impunidad”. Así sostuvo que “alcanzar la verdad comienza a vislumbrarse como imposible”, por lo que estimó que en 2011 “probablemente los familiares estemos acá diciendo lo mismo que ahora”. Malamud criticó a quienes “quieren hacer creer que un nuevo fallo de la Corte Suprema va a solucionar la causa”, con relación a la reapertura del expediente y a las versiones sobre la posibilidad de que Carlos Telleldín, detenido por facilitar la camioneta usada para el atentado, vaya a confesar luego de pasar “años en prisión sin abrir la boca”. “Escuchamos mucho hablar de Irán, pero nada escuchamos sobre los encubridores de la verdad”, añadió. Las críticas se extendieron a la fiscalía especial: “En lugar de gestionar alertas rojas a Interpol, no ha avanzado en siete años absolutamente nada respecto de la conexión local que hizo posible la masacre”.

Párrafo aparte mereció el duro cuestionamiento a Mauricio Macri, al recordar que designó a uno de los procesados por el encubrimiento, el ex comisario Jorge “El Fino” Palacios, como jefe de la Policía Metropolitana. “Acaba de ser procesado por realizar escuchas ilegales a un familiar de víctimas de AMIA, y ahora quiere ser presidente”, se burló de las aspiraciones de Macri. “Somos parte de distintas querellas, logramos destituir al juez de la causa Juan José Galeano, demandamos al Estado argentino ante la OEA, acusamos a políticos, gobernantes, miembros de la comunidad judía y a todos los que por acción u omisión impidieron saber quiénes volaron la AMIA”, recordó Malamud en una reseña de las acciones de Memoria Activa en sus reclamos de justicia. Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo, y el rabino Daniel Goldman cerraron con emotivos discursos que cosecharon los mayores aplausos.

Informe: Gabriel Morini.

Compartir: 

Twitter
 

Bajo la lluvia, más de doscientas personas se reunieron ayer a la mañana sobre Pasteur al 600.
Imagen: Pablo Dondero
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.