EL PAíS › MOYANO ESTUVO CON DIPUTADOS DEL PJ

Con agenda bonaerense

 Por Alejandra Dandan

El almuerzo lo convocó Hugo Moyano. En la sede de Azopardo, el líder de los camioneros sentó a varios diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires junto a la mesa política de la CGT. De un lado se acomodaron Juan Carlos Schmid, Omar Plaini y Omar Viviani. Del otro, Carlos Kunkel, María Laura Leguizamón, Teresa García y Jorge Landau. Parte de los invitados se fue con la sensación de que Moyano los estaba recibiendo como anfitrión no sólo de la CGT, sino también como dirigente del PJ bonaerense pese a que, dicen, se refirió sólo “elípticamente” a la situación del partido y de Alberto Balestrini. Desde la mesa política de la CGT, en cambio, aseguran que la idea era dejar en claro que se están venciendo los tiempos: “Balestrini es el que está internado y no el PJ”, dicen que dijo Moyano. Como vicepresidente primero del PJ de la estratégica provincia de Buenos Aires, Moyano parece ahora resuelto a dar pasos hacia la presidencia del partido.

En el almuerzo que tuvo lugar en la CGT puede encontrarse alguna de las claves para leer además la reunión que mantuvo Nestor Kirchner la semana pasada con los diputados de la provincia de Buenos Aires.

“Lo que pedimos es que el vicepresidente asuma la presidencia para que el PJ esté activo”, dijo a Página/12 Plaini, secretario del gremio de los canillitas, parte de la mesa chica de la CGT y diputado nacional por la provincia de Buenos Aires. “Para todos es lamentable y especialmente dolorosa la situación de Alberto Balestrini –agrega–, pero lo que queremos es que se respete la carta orgánica.”

Plaini no está aislado. Eso mismo se escucha estos días entre otros hombres de Moyano. “El tema es que hay que mover al partido, hay una agenda nacional en marcha y hay que ver cuál es la defensa del modelo ante el proceso político que se abre el año que viene”, confió uno de sus hombres de confianza. Desde allí plantean que en el PJ bonaerense hay una orgánica y que el consejo provincial debe decidir que Moyano ponga en marcha el partido. Sobre la legitimidad que tiene la CGT para esa convocatoria, ante una consulta de Página/12, Schmid recordó que fue el frente sindical el que salió a “poner el cuerpo” y a dar el apoyo cuando el partido estuvo ausente en temas claves como Malvinas o Unasur.

La CGT sabe que todo esto puede resultar polémico en el peliagudo terreno de la política bonaerense. Balestrini cumple 101 días de internación después del ACV, y ésta es la primera vez que la CGT sale a disputar claramente la dirección del aparato político del partido. Hasta aquí Moyano lo había sugerido; envió mensajes. La conducción de la central sindical lo acompañó, pero no mostró la decisión abiertamente. Esas medias palabras, sin embargo, ya habían despertado fantasmas y resistencias entre los sectores más refractarios a su estilo.

En la lista están los intendentes, y el espacio de barones nucleados en la Federación Argentina de Municipios (FAM). Algunos visitaron Olivos sólo para pedirle a Kirchner que lo frene, encabezando una transición. Los contratos de basura que se llevan entre 18 y 22 por ciento de los presupuestos de las comunas y el avance de Moyano en la Federación de Municipales argentina, que hoy ingresa formalmente a la CGT, potencian parte de las tensiones. Otro sector que lo resiste está en el gobierno de la provincia, en la línea integrada por el ministro de Desarrollo Social, Baldomero “Cacho” Alvarez, el vicegobernador en ejercicio, Federico Scarabino, e Isidoro Lazo, task force de Scioli en el armado bonaerense.

Alrededor de Alberto Pérez venían estudiando hace tiempo una fórmula de consenso, un modo elegante de acordonar el PJ para impedir nuevos movimientos: la fórmula estaba entre no hacer nada porque no había urgencias y eventualmente convocar a una mesa de consenso, con una suerte de cuerpo colegiado con representantes de distintos sectores, para una transición, y encabezada por Kirchner. Esa misma fórmula anunció la semana pasada el bloque de diputados del FpV después de la reunión que Kirchner hizo para encuadrar a una parte de la tropa. Jorge Landau se mostró en cambio más de acuerdo con la apertura, y en la CGT aseguran que el resto de los diputados invitados a aquella reunión aseguró estar de acuerdo.

Pero todos ellos no son todos sino una parte. La otra es Kirchner. En el PJ nacional aseguran que la relación entre Kirchner y Moyano es óptima. Un diputado sin embargo anoche decía que Moyano avanza y avanza y que también puede avanzar sobre el partido. Un lugar que el partido no parece (todavía) dispuesto a entregar.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.