EL PAIS › CRISTINA KIRCHNER CERRO SU SEMANA DE VUELTA A LA ACTIVIDAD ANUNCIANDO UNA BAJA EN EL INDICE DE DESEMPLEO

Con la intención de mantener firme el rumbo

La Presidenta cerró una semana con actos a diario. Ayer estuvo en la planta de Peugeot, donde lanzó un nuevo modelo de auto y anunció que la desocupación bajó al 7,6 por ciento. Anticipan que también asumirá la conducción política.

La presidenta Cristina Kirchner completó ayer su semana de vuelta a la actividad, luego de los días de luto por el fallecimiento de Néstor Kirchner, con el anuncio de una baja del índice del desempleo al 7,6 por ciento. Lo hizo en el acto en la planta de Peugeot, donde lanzó un nuevo modelo de auto de producción nacional. Así buscó mostrarse la Presidenta: plenamente activa y ratificando la continuidad del rumbo de su gestión. En Gobierno confirmaron la intención de Cristina Kirchner de tomar en sus manos también la conducción política del oficialismo, centralizando las conversaciones con gobernadores e intendentes que antes mantenía su marido. Cómo se realizarán esos contactos todavía no está definido.

Una particularidad de las apariciones de la Presidenta fue que en todos sus discursos recordó a Néstor Kirchner, algunas veces con nombre y apellido, pero muchas más sin nombrarlo, llamándolo “él”. “Quiero anunciar como un homenaje a él que hemos logrado en el último trimestre finalizado en octubre reducir la desocupación del 7,9 al 7,6 por ciento”, subrayó ayer en el acto realizado en la planta de Peugeot en Tres de Febrero. Como otra muestra de que nada ha cambiado en el Gobierno, la Presidenta volvió a su costumbre de anticipar las cifras oficiales en sus mensajes. “Comparado con el mismo período del año cuando estábamos en el 9,1 por ciento, hoy estamos en 7,6 por ciento y vamos por más porque queremos seguir profundizando este modelo”, indicó.

Esa idea, la de profundización del modelo, fue otra de las constantes en los discursos de esta semana. Un mensaje que indica que no hay que esperar cambios en el rumbo del Gobierno porque así, insistió la Presidenta, las cosas marchan muy bien, a lo que ahora también se suman motivos de fidelidad a un proyecto. “Vamos a seguir profundizando este modelo porque es la mejor manera de recordar a quien fuera mi compañero, el ex presidente Néstor Kirchner”, dijo. “Aquí hay un compromiso inquebrantable de este gobierno de seguir fomentando la industrialización y la competitividad”, y subrayó que “trabajamos todos los días para que todos podamos crecer en forma equitativa e igualitaria en nuestro país”, apuntó. Como en muchas de las apariciones de esta semana, la Presidenta estuvo junto al gobernador Daniel Scioli, quien el lunes pasado reunió a 91 intendentes en La Plata en apoyo al gobierno nacional. Luego de la ola de versiones en las semanas previas que hablaban de supuestas aspiraciones presidenciales para 2011, desde el fallecimiento de Kirchner el gobernador se mostró como el primer alineado con la Casa Rosada. Ayer también la acompañaron el intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto; el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y la ministra de Industria, Débora Giorgi.

Ministros y legisladores pudieron comprobar cómo paulatinamente la Presidenta fue reasumiendo sus funciones habituales, hasta llegar ayer a la casi normalidad: después del acto fue a Olivos, donde mantuvo reuniones con ministros y colaboradores, analizando medidas y la agenda para los próximos días. Pero en Gobierno confirmaban también la intención de la Presidenta de hacerse cargo de las cuestiones políticas del oficialismo, tarea que centralizaba su marido. “Ella se puso al frente”, contaba un vocero. Al ministro del Interior, Florencio Randazzo, por ejemplo, le comunicó que ella quería manejar la relación con gobernadores e intendentes tal como hacía Kirchner. “No quiere que ningún tema le sea ajeno, ella quiere estar al tanto de todo”, explicaban.

En la Rosada hacían un análisis muy positivo del resultado de esta semana. Elogiaban, por ejemplo, el clima festivo que se había vivido el jueves en Berazategui, en la celebración del 50º aniversario del municipio. Varias cuadras a la redonda del escenario estaban cubiertas de público, lo que volvió a dejar en claro que la relación de la Presidenta con la gente atraviesa un momento muy especial. “Con la gente está bárbaro”, comentaban. Las encuestas lo corroboran (ver recuadro).

Eso dio pie para que algunos ministros se entusiasmaran con el lanzamiento de su candidatura presidencial para 2011, algo que gobernadores y dirigentes del PJ prefirieron por ahora dejar en suspenso. Eso sí, unánimemente la Presidenta fue reconocida como la jefa política del “movimiento peronista”, ya sea que ella decida ocupar un cargo partidario como que no.

Ayer fue el turno del jefe del bloque de Diputados, Agustín Rossi. Si bien echó mano al latiguillo de que todavía no es momento para hablar de candidaturas, también respondió que si antes del fallecimiento de Kirchner contestaban que el candidato en 2011 sería “él o ella” ahora “la respuesta es una verdad de Perogrullo”.

Si esta semana la Presidenta retomó la agenda local, la semana próxima será el turno de la internacional. El lunes por la tarde, Cristina Kirchner partirá rumbo a Seúl, Corea del Sur, para participar de la nueva cumbre del G-20, que se anticipa movida por la llamada “guerra de las monedas”, con varios países miembros acusándose de devaluar sus monedas para impulsar las exportaciones y facilitar la salida de la crisis. “Se tratará de lograr un poco de cooperación, porque lo que se está viendo ahora es una gran guerra de monedas, de competitividad, en definitiva, y por ver quién coloca mejor sus productos y cómo se traslada la crisis”, anticipó la Presidenta que será su postura allí.

Compartir: 

Twitter
 

En la planta de Peugeot, Cristina Kirchner manejó el modelo 408, el nuevo lanzamiento nacional de la marca.
Imagen: AFP
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared