EL PAíS › LA PRESIDENTA PRESENTó EL OPERATIVO CENTINELA PARA REFORZAR LA SEGURIDAD EN EL CONURBANO BONAERENSE

“El aparato judicial debe tomar medidas”

En el lanzamiento de un plan que incluirá a seis mil gendarmes, Cristina Fernández reclamó la intervención de los jueces y planteó que la inseguridad no se puede explicar “únicamente desde la cuestión del delito organizado ni tampoco desde la cuestión social”.

 Por Nicolás Lantos

Seis mil gendarmes, casi medio millar de vehículos y una inversión de 150 millones de pesos se destinarán a reforzar la seguridad en el conurbano bonaerense en el marco del Operativo Centinela que anunció ayer la presidenta Cristina Fernández. El plan, que hará foco en la lucha contra el crimen organizado, terminará de perfilarse hoy en una reunión que mantendrán funcionarios de los gobiernos nacional y provincial, junto a personal del flamante ministerio encabezado por Nilda Garré, cabeza del proyecto. “Hay que superar los falsos debates: no se pueden explicar los problemas de seguridad únicamente desde la cuestión del delito organizado ni tampoco solo desde la cuestión social”, advirtió la mandataria, que volvió a apuntar contra los jueces: “El aparato judicial debe ser consecuente y tomar las medidas necesarias. Eso no es ser garantista ni mano dura, es ser criterioso y lógico, nada más”, los reprendió.

“Está claro que un país donde no haya trabajo y crecimiento jamás puede ser un país seguro”, dijo, aunque “la verdadera causa de la inseguridad no es la pobreza sino las brechas sociales”, sostuvo la Presidenta durante el discurso que dio desde la Escuela Nacional de Gendarmería Martín Güemes, en Ciudad Evita, trasmitido por cadena nacional. “Pero pretender que sólo la inequidad social es la causa de la delincuencia es no entender que también existen el crimen y el delito organizado, que muchas veces pivotean sobre las necesidades de la gente para poder encarar una estrategia más efectiva y exitosa para ese crimen organizado”, completó.

La ministra Garré aseguró que en su nuevo rol está “absolutamente empeñada en garantizar este derecho fundamental que es el derecho a la seguridad a todos los ciudadanos y ciudadanas del país, pero dando prioridad especial, por la complejidad, a esta zona tan densamente poblada del conurbano bonaerense”. La funcionaria, que asumió la semana pasada al frente del Ministerio de Seguridad, quiere imponer su marca desde el comienzo, por lo que hizo especial hincapié en que las tareas de Gendarmería en el marco de este operativo se darán dentro de un contexto de “absoluto respeto a la ley y las garantías constitucionales”, aunque siempre con “la energía, la eficiencia y la profesionalidad que garanticen un resultado exitoso”.

El plan consta del envío de seis mil efectivos de Gendarmería Nacional que se distribuirán en “los 24 partidos del conurbano”, de acuerdo con las necesidades coyunturales, con la intención de “presencia que es disuasión y prevención a través de operativos sorpresa y movilidad, en colaboración con la provincia de Buenos Aires”, detallaron a Página/12 fuentes de la cartera de Seguridad. El despliegue comenzará el primer día de 2011 e incluirá la utilización de 433 nuevos vehículos y la inversión de 150 millones de pesos en este programa que –aclaró CFK– “no presupone en modo alguno abandonar la función estratégica de custodiar fronteras y la soberanía nacional” que suelen cumplir los gendarmes.

La Presidenta hizo el anuncio acompañada por el gobernador bonaerense, Daniel Scioli; el jefe de Gabinete de la Nación, Aníbal Fernández; además de Garré, el canciller Héctor Timerman, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y el titular de Gendarmería, Víctor Schenone. “Hay que fijar con precisión conceptos en materia de seguridad, para superar falsos debates y fijar con claridad el pensamiento sobre seguridad en Argentina: no hay que tener posiciones que van de querer explicar los problemas de seguridad únicamente desde la cuestión del delito organizado, ni tampoco explicarlas únicamente desde la cuestión social –bajó línea, criticando sin nombrarlo a Mauricio Macri–. El abordaje de cualquiera de los dos enfoques es erróneo y, por lo tanto, no puede arrojar buenos resultados si hay un mal diagnóstico.”

Cristina Fernández también volvió a cargar contra los jueces, a quienes señaló como responsables parciales de la situación. “Resulta inexplicable que tengamos imágenes en todos los canales de las caras de personas que agreden a la policía, que tiran piedras, y no tengamos detenidos ni órdenes de captura”, se quejó. También aprovechó para contestar a los que criticaron la medida de prohibir a la Policía Federal el uso de armas de fuego para la contención de la protesta social porque supuestamente eso “desanima” a los agentes. “Las fuerzas de seguridad se ven desanimadas cuando tardan días de investigación para aprehender a alguien que cometió un delito y, por uno u otro motivo, los jueces lo dejan en libertad”, dijo.

Hoy, a partir de las 10, volverán a reunirse los máximos responsables del operativo para comenzar a coordinar el hilado fino. En la sede de la Gendarmería Nacional se darán cita, además de Garré y Schenone, el ministro de Justicia bonaerense, Ricardo Casal, y el jefe de la Bonaerense, Juan Carlos Paggi.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.