EL PAíS › LUIS JUEZ, SENADOR CORDOBéS POR EL FRENTE CíVICO

“A los radicales los caga la interna”

Luis Juez volvió de Villa Gesell con energías renovadas. Luego de unas breves vacaciones en familia, el titular del Frente Cívico cordobés confirma sus intenciones de postularse nuevamente a la gobernación de su provincia, pero anticipa que a nivel nacional no apoyará a ninguno de los candidatos de la UCR, a los que define como “Los Tres Chiflados”. “A los radicales los caga la interna”, dispara el senador, quien expresa su preferencia por la “alternativa al bipartidismo” propuesta por Proyecto Sur. “No por temor a estar solo hay que juntarse con los indeseables”, define.

–Usted expresó que el llamado “frente progresista” debía encolumnarse detrás de la candidatura de Fernando “Pino” Solanas. ¿Qué sucede si el candidato termina siendo un radical?

–No creo que haya lugar para el radicalismo en este espacio, no quiero saber nada con Los Tres Chiflados.

–Es decir que le da igual si el candidato radical es Alfonsín, Sanz o Cobos...

–Tengo simpatía por Alfonsín, es un buen tipo, pero nada más. Los medios lo hacen largar en la pole position sólo por su apellido. Se lo dije a Hermes Binner: para mí, la portación de apellido es un honor pero nunca un mérito personal. Por otra parte, los radicales son como los sanitarios de las cárceles de mujeres: los caga la interna. El radicalismo hace veinte años que no hace una autocrítica. En Córdoba el radicalismo es (Eduardo) Angeloz y su candidato es (Oscar) Aguad, ¿dónde está lo nuevo?

–¿Qué pasa si Solanas se presenta en solitario a la presidencia?

–Voy a intentar que Pino, Hermes Binner, Margarita (Stolbizer), (Graciela) Ocaña y otros dirigentes de distintas concepciones puedan construir un espacio común. Ahora bien: quiero tener la posibilidad de discutir, de plantear. Si Stolbizer y Binner quieren estar con el radicalismo, allá ellos. Ya les he sido muy claro: no creo que el futuro de un tercer espacio a nivel nacional pase por esperar la interna del radicalismo. Nosotros tenemos que construir sin importar la certeza de los resultados. Si nuestra alternativa al bipartidismo dice que podemos estar en segunda vuelta, bueno; si no, igual hay que pararse. Pero no por el temor de estar solo hay que juntarse con los indeseables.

–Usted va a competir nuevamente por la gobernación de Córdoba. ¿Qué lo diferencia de Oscar Aguad y de Juan Manuel de la Sota?

–Primero hay que aclarar que entre ellos no hay ninguna diferencia: tienen la misma conducta, los mismos vicios. Nosotros hemos construido un espacio sobre ilusiones, sueños, utopías, basados en el rol del Estado y los reclamos populares. Mi candidato a vice (N. de R.: Marcelino Gatica, intendente de Jesús María) es de la estirpe de Illia y no de la de Angeloz. Tenemos peronistas muy buenos, importantes, que no tienen esa predisposición por lo ajeno que muestran Schiaretti y De la Sota, una banda de liberales conservadores que en los últimos 14 años han hecho infinidad de negocios más relacionados con el peronismo neoliberal de los noventa.

–Rubén Daniele, el titular de Municipales, expresó esta semana su simpatía con usted pero aclaró que, para él, el programa del FpV y el del Frente Cívico son “más o menos lo mismo”. ¿Comparte esta lectura?

–Lo que pasa es que el presidente del FpV en Córdoba es Ricardo Jaime y sus candidatos siempre fueron De la Sota y Schiaretti. Nos quieren chicanear y correr por izquierda, pero ¿cómo vamos a estar en contra de los derechos humanos? A este gobierno hay que reconocerle la Asignación Universal por Hijo, el protagonismo del Estado, la postura frente a los organismos internacionales... ¿por qué tengo que comprarme también el combo de la corrupción? Estamos en los antípodas éticos e ideológicos de lo que representa De la Sota.

–Es decir que sus principales diferencias con el kirchnerismo se dan en términos de transparencia pública.

–Mis diferencias fueron claras cuando se trató de negocios: el transporte de Jaime, Cristóbal López con el tema del juego... Pero además es inadmisible que teniendo siete años de crecimiento económico no podamos establecer mecanismos de mayor pluralidad y diálogo. El Gobierno tiene un modo torpe de comunicarse y esto es un despropósito. No quiero que me traten como un enemigo cuando quiero plantear diferencias. Puedo ser un opositor a este gobierno, pero nunca un enemigo.

Entrevista: Federico Poore.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Arnaldo Pampillon
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.