EL PAíS › EL EX MINISTRO ROBERTO LAVAGNA DESMINTIó QUE FUERA A SER EL COMPAñERO DE LA FóRMULA RADICAL

Alfonsín le sigue tirando onda a Binner

Los radicales negocian con Francisco de Narváez en la provincia de Buenos Aires, pero la semana próxima se reunirán con el socialista santafesino con la esperanza de que se sume como candidato a vicepresidente. Especulaciones para todos los gustos.

 Por Sebastian Abrevaya

Mientras avanzan las conversaciones con el sector del peronista disidente Francisco de Narváez, los radicales intentan mostrarse con varias alternativas en caso de que sus socios Hermes Binner y Margarita Stolbizer rechacen al Colorado y decidan no acompañar la candidatura de Ricardo Alfonsín. Ante el alejamiento del gobernador socialista y de la líder del GEN, los radicales echaron a correr el nombre del ex ministro de Economía Roberto Lavagna, como eventual compañero de fórmula de Alfonsín, algo que fue desmentido por el ex funcionario: “Son meras especulaciones que están absolutamente fuera de lugar”, sostuvo Lavagna.

En verdad, los líderes del alfonsinismo vienen preparando el terreno para el encuentro que buscarán la semana próxima con el socialismo. Después del distanciamiento de Stolbizer en la reunión que protagonizó con Alfonsín esta semana, el senador radical Gerardo Morales viajará a Santa Fe para reunirse con los socialistas y tratar de cerrar cuanto antes el acuerdo con el gobernador. Binner mantendrá su indefinición hasta el 22 de mayo, cuando su delfín Antonio Bonfatti se mida con el senador Rubén Giustiniani y el radical Mario Barletta, en las primarias provinciales.

A pocos días de la elección, los socialistas comenzaron la guerra de encuestas. Mientras del lado de Giustiniani reconocían que se había acortado la brecha, pero que mantenían una ventaja de cuatro o cinco puntos, en el entorno del gobernador mostraban lo contrario. Bonfatti tendría un 17,3 de intención de voto frente a un 12,7 de Giustiniani y un 8,2 de Barletta. Según ese sondeo, el kirchnerista Agustín Rossi obtendría un 18,2 sobre un 9,6 de Rafael Bielsa y un 8,4 del reutemanista Omar Perotti. Desde ambos espacios coinciden en que se tratará de una elección “pareja”, en la que ninguno obtendrá ventajas abrumadoras.

Dirigentes de peso del socialismo como el intendente de Rosario, Miguel Lifschitz, o el secretario general del partido, Carlos Roberto, consideraron que para ellos el actual gobernador debe ser candidato a presidente. Binner ya había adelantado que sólo podrá ser candidato nacional (a presidente o vice) si Bonfatti gana la primaria. Si pierde, podría ser otro socialista de peso, especularon los radicales. Lifschitz anticipó que no será él.

Ante la posibilidad de que el radicalismo termine sin compañero de fórmula, los generales alfonsinistas enviaron primero una advertencia: si Binner no acuerda con ellos a nivel nacional, la UCR podría restarle su apoyo al candidato socialista en Santa Fe, beneficiando las chances de la oposición de recuperar el gobierno local.

El segundo mensaje fue más sutil. Empezaron a deslizar el “Plan B”, en caso de que Binner y el GEN terminen por jugar con Proyecto Sur de Fernando “Pino” Solanas y el Partido Nuevo del cordobés Luis Juez. Allí entró en danza el nombre de Lavagna, que primero se mencionó como eventual ministro de Economía, y en estos días como vicepresidente. En 2007, el ex funcionario encabezó una alianza con la UCR que colocó a Morales como candidato a vice.

La idea de sumar a Lavagna les servía también para fortalecer al dirigente radical en sus puntos más débiles: la falta de experiencia de gestión y el recuerdo de la hiperinflación que padeció el gobierno de su padre, Raúl Alfonsín. Los radicales ven que Lavagna podría generarle un barniz que lo proteja frente a eventuales críticas. Lo defienden como autor de un modelo productivo actual y sobre todo remarcan que la economía empezó a decaer cuando dejó su cargo a partir de 2006 y 2007. “No les hagamos el juego a los que viven especulando y a veces manoseando nombres”, respondió Lavagna cuando se le preguntó si aceptaría un cargo.

Otro nombre que circuló por los pasillos del Comité es el del peronista disidente Felipe Solá, con quien se hicieron públicos algunos contactos encabezados por Stolbizer.

Compartir: 

Twitter
 

El diputado Ricardo Alfonsín sondea alianzas por izquierda y derecha para afianzar su candidatura.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.