EL PAIS › POR PRESION DE SUS ALIADOS, ALFONSIN DESISTIO DE POSTULARSE CON LA HISTORICA LISTA 3

Con una primera promesa incumplida

Había resistencias en las provincias, que preferían denominaciones frentistas. De Narváez se había enojado porque aseguraba que no era lo que ellos habían conversado. Los publicistas discuten ahora qué nombre ponerle al frente.

 Por Sebastian Abrevaya

Un día le duró a la UCR su decisión de ir a la elección de octubre con la histórica Lista 3. El anuncio, que habían hecho el jueves cuando lanzaron la fórmula Ricardo Alfonsín-Javier González Fraga, dio marcha atrás ayer por el reclamo de la dirigencia de varios distritos, entre ellos, el peronista disidente Francisco de Narváez. “Como en casi todas las provincias hay frentes, los dirigentes del interior prefieren denominaciones frentistas, que les resultan más tranquilas para trabajar y para nosotros no es una cuestión central”, explicó a Página/12 uno de los dirigentes más cercanos a Alfonsín. Los colaboradores del Colorado habían recibido con malestar la noticia, de la que se habían enterado por los medios y, según dijeron, no era lo que venían conversando. En este contexto, recordaron que el partido de De Narváez, Unión Celeste y Blanco, es un partido nacional, que podría integrar el frente nacional de la UCR.

La idea de reivindicar el partido radical, anticipada por su presidente Angel Rozas el jueves, chocó contra dos obstáculos prácticamente insorteables. Por el lado político, relacionado con la exigencia de De Narváez en particular y de otras fuerzas distritales del resto del país. Por el otro, una cuestión de ingeniería electoral que le impide a Alfonsín computar como propios los votos de las listas de adhesión en la primaria abierta y simultánea del 14 de agosto.

“No va a ir seguramente la lista 3 porque no era lo que venían hablando con nosotros. La boleta es una sola y la idea es ir con un nombre que todavía no tenemos definido”, asegura uno de los dirigentes más cercanos a De Narváez. El conflicto es claro, el empresario colombiano quiere reducir la fuga de sus votos peronistas, que no estarían dispuestos a colocar en el sobre una boleta que diga “Lista 3-UCR”. En las oficinas de De Narváez estimaron que “el PRO está más cerca de Eduardo Duhalde”, lo que podría profundizar un drenaje de los votos opositores antirradicales hacia ese espacio del peronismo disidente.

Según pudo saber este diario, ambos espacios están en consulta con sus publicistas para definir el nombre del frente y el lunes se reunirían para resolverlo, entre otras cuestiones aún pendientes. Una de las alternativas que se barajan es “Frente por el Progreso”. En paralelo, la UCR bonaerense deberá aprobar hoy en la Convención su acuerdo con De Narváez, lo que genera resistencias entre la militancia y el sector –minoritario– que conduce Federico Storani. Por más que la alianza del alfonsinismo con Leopoldo Moreau, Gustavo Posse y el cobismo garantizaba su aprobación, el tema desvelaba ayer a los radicales, que veían con preocupación la repercusión negativa que podría generar un escándalo en el máximo órgano partidario.

Dirigentes de la UCR concurrieron ayer a la Cámara Electoral, entre ellos el jurista y diputado Ricardo Gil Lavedra, y allí entraron en conocimiento de las dificultades legales para inscribirse a nivel nacional como Lista 3. La estrategia que había pensado Alfonsín se ve afectada por la primaria abierta del 14 de agosto, ya que en esa instancia las listas de adhesión no suman sus votos a los del candidato presidencial, como sí ocurrirá en octubre. Es decir, en agosto se computarían sólo los sufragios que saque la Lista 3, mientras que las listas de adhesión deberían superar por sí solas el piso del 1,5 por ciento del padrón para recién incorporarse en octubre.

“No descartes nada, esto es muy dinámico. Hasta el día del cierre nunca se sabe”, reconocía sin dar demasiadas precisiones uno de los representantes legales de la UCR. Por el momento no quisieron adelantar cuáles serán las fuerzas que integren el nuevo frente, ya que pondrían en peligro el discurso del propio Alfonsín, que repitió hasta el hartazgo: que sus acuerdos son solamente “distritales”.

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo Alfonsín atendió las quejas de De Narváez, que no quería ir con la boleta de la UCR.
Imagen: Joaquín salguero
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared