EL PAíS › CARRIO HABLO Y PEGO DURO EN UN ACTO EN ROSARIO

“Si gano no haré nepotismo”

“Si consigo marido no será como Chiche”, ironizó la líder del ARI en un desafiante discurso. Anunció también los “cuatro objetivos” que promete si gobierna. Y fustigó a las privatizadas.

 Por Felipe Yapur

“Ya se escucha ese sordo rumor de pasos de gente con mucha sencillez que viene diciendo que venimos con la verdad, con la justicia, con la paz, con la memoria, con la patria para gobernar este país”, aseguró Elisa Carrió frente a casi 4000 personas que colmaron el estadio del Sportivo América en el corazón de la ciudad de Rosario. Fue, como ella misma lo definió, el primero y último acto de campaña que hará el ARI antes de los comicios del 27 de abril. Como en los viejos tiempos, la chaqueña estuvo dura contra las “mafias enquistadas en el poder” y aseguró que en su gobierno no habrá familiares en el gabinete y, aclaró para el delirio de los presentes, que “si consigo marido no hará el papel de (Hilda) Chiche Duhalde porque ese nepotismo es el origen de la corrupción para garantizar la impunidad”.
Curiosamente, el acto se realizó en el mismo lugar que apenas unos días atrás realizaron su presentación Adolfo Rodríguez Saá y Néstor Kirchner y, según los periodistas locales, con la misma convocatoria que Carrió a pesar de que la candidata del ARI no movilizó los típicos colectivos.
La chaqueña llegó muy temprano a Rosario. Es por ello que después de comer no dudó en buscar una cama para hacer la siesta. “Dormí como una cenicienta”, dijo aunque esto no evitó que estuviera nerviosa. “Creo que no va a ir nadie al acto”, le repetía a los diputados que la acompañaban y agregó que es una sensación que la persigue desde joven cuando “me invitaban a salir y pensaba que el muchacho no vendría a buscarme”. Así estuvo hasta que llegó su colaboradora más cercana, Susana García, quien le dijo al oído que “el estadio está lleno”. Carrió respiró aliviada.
Gustavo Gutiérrez se paseaba nervioso por el lobbie del hotel Riviera donde esperaron el comienzo del acto. Era su primera participación como compañero de fórmula.
Cuando llegaron al estadio, una muchedumbre los vitoreó. Los entusiasmó el hecho de que hubiera gente fuera del club porque no cabían. Una pantalla gigante los calmó. El estadio estaba lleno y sobre la muchedumbre flotaba una especie de bruma que no era otra cosa que el humo de las parrillas donde esperaban ansiosos cientos de choripanes que los vendedores preparaban en las puertas del club, con la intención de salvar la jornada.
El mendocino fue el primero en hablar. No dudó en alabar a su compañera, a quien calificó como una persona valiente y de una “dolorosa sensibilidad social”. Valoró todo lo que había realizado el ARI para constituirse como partido. Aseguró que en el país hay gente buena pero también de la mala entre los colocó a los ricos: “Esos que tienen plata para pagar a una secretaria y después la mandan a matar para que no hable”, dijo en obvia referencia a Lourdes Di Natale.
Gutiérrez no quiso acaparar el acto y jugó bien su papel de partenaire al dejar lo más fuerte para Carrió. De todas formas, para culminar su corto discurso señaló que la fórmula que integra desmitificó aquello que dice que las elecciones se las gana con una buena agencia publicitaria: “Acá se impone el testimonio de vida, con un programa de gobierno y con la verdad. Lilita demostró que hoy los pasa por arriba a todos juntos”. Carrió aplaudió con una sonrisa de oreja a oreja, los diputados que acompañaron a la fórmula también y la gente bramó.
Sin mucha presentación, Carrió se paró y comenzó a hablar. Señaló que el ARI no tiene, como otros candidatos, 200 medidas de gobierno sino cuatro o cinco objetivos bien definidos. Según la candidata todos ellos buscarán concretar “la reconstrucción de la familia” a través de garantizar el trabajo digno autogestionado con el apoyo firme del Estado. También adelantó la voluntad de investigar todas las privatizaciones pero aclaró que sin permitir que las empresas que explotan los servicios públicos sevayan del país con jugosas indemnizaciones: “Si se quieren ir, que se vayan, pero lo harán sin un peso”, dijo para el deleite de las barras.
Carrió también prometió una reforma del Estado que no implicará despidos sino que lo hará, dijo, para “revalorizar al Estado con más educación pública, universidad pública y hospitales públicos”.
El cuarto objetivo de un posible gobierno de Carrió será “limpiar la Justicia corrupta, impune y mafiosa” y el último de ellos es la intención de “gobernar con la consulta popular todas las veces que sea necesario para evitar que las corporaciones y los lobbies nos dirijan”.
La mayor parte del discurso de Carrió estuvo dirigido a la mujer, a las que convocó a derrotar “el discurso del régimen” que sostiene y avala el individualismo y que “nos hace creer que el enemigo es otro. Yo les digo que el otro soy yo, son ustedes, somos todos nosotros”. Reiteró su teoría del parto doloroso que, según la chaqueña, culminará este año con ella como presidenta: “Estamos en el camino de la victoria. Hoy disputamos la presidencia con una muchedumbre de débiles, desposeídos y con ellos le decimos al poder que lo vamos a enfrentar con nuestras propias reglas”. Advirtió que el régimen buscará quebrar este “movimiento” con todas su fuerzas, pero aseguró que “lo único que no nos podrán quebrar jamás que es la conciencia que es como una roca, la roca de miles y miles de personas que piensan que la verdad es más importante que el dinero y saben que la humillación es la mejor escuela para recibir los frutos”.
La candidata del ARI fue interrumpida varias veces con distintos cánticos entre los que sobresalió el tradicional “se siente, se siente, Carrió presidente”. La chaqueña sólo atinó a sonreír y a mirar a los diputados que la acompañaban y que no dudaron en acompañar los cánticos. Había clima de triunfo.

Compartir: 

Twitter
 

Elisa Carrió seguida de su compañero de fórmula, únicos dos oradores ayer en Rosario.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.