EL PAíS › ENOJO DEL ALFONSINISMO CON EL MENDOCINO ROBERTO IGLESIAS

Una relación al borde del corte

La razón del malestar es la convocatoria del candidato a gobernador radical de Mendoza a cortar boleta, en desmedro de Ricardo Alfonsín. Le critican que sea tan “explícito” y no haya ratificado su apoyo a la fórmula presidencial del radicalismo.

 Por Sebastian Abrevaya

El alfonsinismo salió ayer al cruce de su candidato a gobernador de Mendoza, Roberto Iglesias, por relanzar su estrategia de campaña con una apelación explícita al corte de boleta. En ese distrito, el candidato presidencial Ricardo Alfonsín obtuvo en la primarias menos del 12 por ciento de los votos, colocándose tercero debajo de Alberto Rodríguez Saá y muy lejos de los 47 puntos obtenidos por Cristina Fernández. “A nosotros nos parece un error. El tiene todo el derecho del mundo de trabajar buscando la mayor cantidad de votos posible, pero ahora esto de convocar al corte de boleta no me parece bien que lo haga él ni nadie”, aseguró a Página/12 Miguel Bazze, uno de los hombres del círculo íntimo de Alfonsín. El alfonsinismo viene arrastrando su enojo con Iglesias desde el 14 de agosto y se agudizó por la cumbia de campaña grabada para el mendocino y difundida el miércoles: “Cortá boleta, sumalo a Iglesias, gobernador”.

El contundente resultado de las primarias obligó a la UCR mendocina a repensar toda su estrategia. Iglesias, gobernador entre 2003 y 2007, se vio forzado a cambiar el eje de su campaña, provincializándola al máximo para evitar el arrastre nacional. “Ya tenemos un presidente en Argentina, ahora elijamos un gobernador”, sentenció en declaraciones a la radio MDZ, para justificar su intento de sumar votos de cualquier candidato presidencial. Con esas declaraciones el antecesor del vicepresidente Julio Cobos ratificó la postura que había comenzado a plantear la misma noche del 14 de agosto: “Una cosa es lo que votan para presidente y otra en la provincia”, había dicho Iglesias en el momento en que se conocía la brecha de 35 puntos entre CFK y el postulante radical.

“La sociedad ya sabe cortar boleta. Esto que hizo Iglesias suele aparecer para la gente como una actitud muy mezquina”, disparó. Aunque consideraron legítimo que los candidatos locales busquen aumentar su caudal de votos, a Iglesias le critican que sea tan “explícito” y no haya ratificado su apoyo a Alfonsín, como lo han hecho –al menos a título personal– los candidatos de los frentes radical-socialista de Entre Ríos, Atilio Benedetti, y de La Pampa, Juan Carlos Marino. “Además, en esos casos es distinto porque era parte de un acuerdo provincial previo a las primarias”, concluyó Bazze, uno de los voceros del alfonsinismo.

Movido por su enfrentamiento con Cobos, Iglesias había formado parte del Movimiento de Renovación Nacional (Morena), que impulsaba la candidatura de Alfonsín. En 2007 incluso, la fórmula a gobernador Iglesias-Ernesto Sanz se había presentado para perjudicar las chances del radicalismo K, el cobista César Biffi, que finalmente perdió por unos pocos puntos la gobernación a manos del peronista Celso Jaque. En esta elección, Iglesias trazó un acuerdo con el cobismo y el vicegobernador de Cobos, Juan Carlos Jaliff, lo acompaña en la boleta.

En las primarias no se votaron cargos provinciales, solo presidente, vice y diputados nacionales. El radicalismo fue a internas y se impuso la lista de Enrique Vaquié. Entre todas las líneas obtuvo el 17,12 por ciento, mientras que el FpV sacó el 44,8. En ese contexto, el tema musical no podía ser menos sutil: “Cortá, cortá, cortá, cortá boleta, votalo a Iglesias, gobernador. Para Mendoza, mendocinos, cortá boleta, sumalo a Iglesias, votá a un gobernador, votando a Iglesias, votás mejor”.

Compartir: 

Twitter
 

Roberto Iglesias introdujo esta semana en su campaña una cumbia en la que llama al corte de boleta.
Imagen: Leonardo García
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.