EL PAIS › CRISTINA KIRCHNER HABLO SOBRE EL RECONOCIMIENTO QUE HOY RECIBIRAN LAS ABUELAS DE PLAZA DE MAYO

“El premio es una caricia para el alma”

La Presidenta encabezó un acto en la embajada argentina en Francia para inaugurar una muestra sobre el Dakar y anunciar la vuelta del GP de motociclismo. Pero en su discurso tocó todos los temas. Hoy se reunirá con Sarkozy.

 Por Victoria Ginzberg

Desde París

Fue la primera presentación pública de la presidenta Cristina Kirchner durante su viaje a París. El evento, realizado en la embajada argentina, fue para inaugurar una muestra fotográfica sobre el Dakar en el país y para anunciar la firma de un acuerdo para el regreso del campeonato mundial de motociclismo. Pero CFK habló de todo. O, más bien, unió los principales temas que la trajeron a Francia: el turismo, el deporte y los derechos humanos. Y, claro, mencionó la recuperación del país en los últimos años. Al hablar de la distinción que la Unesco entregará hoy a las Abuelas de Plaza de Mayo dijo que era “muy merecida”, pero que hubiera sido mejor no tener que recibirla, porque hubiese sido mejor que no pasaran las cosas que pasaron, pero que, de todas maneras, era “una caricia al alma” y que colocaba a la Argentina “en materia de derechos humanos y en materia de Memoria, Verdad y Justicia a la cabeza del mundo”.

La embajada argentina está cerca del Arco del Triunfo y del Sena, en una exclusiva zona de París, rodeada de otras delegaciones extranjeras y hoteles. Ante la llegada de la Presidenta, colocaron algunas vallas en la puerta: el detalle, estaban pintadas de celeste y blanco. En el primer piso de la casona esperaban a CFK 23 fotografías sobre el Dakar, que el año que viene arrancará en Mar del Plata y finalizará en Lima, Perú. “Alguna vez van a tener que ir a la Patagonia, porque yo me siento muy ofendida. Me decía recién Quique: ‘Hay mucha piedra en la Patagonia y es muy difícil’. Bueno, para cosas fáciles no se ha hecho el Dakar. Así que alguna vez quiero ver recorriendo la Patagonia, cerca del glaciar”, señaló después la Presidenta. La representante de la empresa que organiza el evento le entregó un Touareg o Beduino, una réplica de la estatuilla que reciben los organizadores de cada categoría.

CFK se sentó entre el ministro de Turismo, Enrique “Quique” Meyer, y el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, que firmaron el acuerdo para que en 2013, 2014 y 2015 se corra en Termas de Río Hondo la carrera mundial de la máxima categoría de motociclismo (ver recuadro). También estaba presente Carmelo Ezpeleta, CEO de la empresa Dorma, organizadora del GP, que le entregó a la Presidenta un libro. La Presidenta mostró cómo, al abrirlo, hacía ruido de motor. Al hablar del evento, ponderó el hecho de que Argentina y, en especial, Santiago del Estero fuera elegida para realizarlo. Elogió “lo que se denomina recursos humanos, pero que a mí me gusta decirle el pueblo de la República Argentina”.

Luego se permitió un chiste y, a la vez, una mención a su compañero de fórmula: “No soy muy entendida de motos, acá tendría que estar Amado Boudou, el ministro de Economía, que ese ruidito del libro quedaría chiquito al lado del que él hace con la Harley Davidson arriba de la que anda, tendría que estar acá, es el experto”.

La escuchaban los integrantes de la comitiva presidencial, el embajador de Francia en la Argentina y su antecesor. También estaban las Abuelas de Plaza de Mayo Rosa Roisinblit, Buscarita Roa y Elsa Oesterheld y un grupo de nietos que fueron apropiados y recuperaron su identidad. Su presencia hizo que la Presidenta adelantara algunas apreciaciones sobre el acto de entrega del premio de fomento de la Paz a las Abuelas que se realizará hoy en la Unesco y que fue el motivo original de su viaje a París. A la vez, mencionó algo de lo que le podría decir al presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, durante la reunión que ambos mantendrán también hoy, poco antes de la ceremonia de reconocimiento a las Abuelas.

“Quiero agradecer a Francia por todo lo que significó en materia de luchas por los derechos humanos, por haber sido un refugio para los que huían del país y por ser un gran activista internacional frente a las violaciones que se cometían en la Argentina, en materia de derechos humanos.” Recordó que el embajador argentino ante la Unesco, Miguel Angel Estrella, fue uno de los acogidos por este país y señaló también a la cantante Susana Rinaldi, muy emocionada, sentada en medio del salón. “No te pongas los anteojos, llorar no está mal, además hace bien.” Rinaldi también vivió en París y es embajadora de buena voluntad de la Unesco.

La Presidenta, finalmente, aprovechó para referirse a distancia a la situación general del país. “Afortunadamente, hoy –dijo– la Argentina es otro país, totalmente diferente no solamente en materia de derechos humanos, sino también en materia económica, en materia social. Realmente me da mucho orgullo hoy como presidenta de todos los argentinos poder estar hablando de las cosas que nos están sucediendo en materia de crecimiento económico, en materia de inclusión social; de cómo hemos avanzado de aquí al 2001 en que implosionábamos y que parecía que el mundo y la Argentina se desintegraban.”

Compartir: 

Twitter
 

La Presidenta con el libro que le regalaron que hace, al abrirlo, el sonido de un motor.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared