EL PAíS › PRIMER DEBATE TELEVISIVO CON TRES AUSENTES

Cruces de campaña entre los candidatos porteños

 Por Nicolás Lantos

Con algunas ausencias polémicas, cruces chispeantes entre los protagonistas y pocas novedades en cuanto a la plataforma política de cada uno de los candidatos se llevó a cabo ayer el primer debate entre quienes encabezan las listas de postulantes a la Cámara de Diputados en la ciudad de Buenos Aires. El representante del Frente para la Victoria, Roberto Feletti, tuvo el protagonismo, ya que fue el blanco elegido por la mayoría de sus rivales, que coincidían en la premisa de que “hay que limitar el poder del gobierno”. Adoptaron esa posición Patricia Bullrich (Coalición Cívica), Manuel Garrido (Udeso), Carlos Campolongo (Compromiso Federal) y Félix Herrera (Proyecto Sur). El único que se escapó de esa lógica fue Gabriel Solano, del Frente de Izquierda (FIT), que buscó despegarse tanto del Gobierno como de la oposición parlamentaria, quienes –sostuvo– “ya tuvieron su chance”, por lo que propuso a su espacio como la “única alternativa”. El encuentro tuvo tres ausentes con aviso: Federico Pinedo (PRO), Martín Redrado (Frente Popular) y Claudio Lozano (Frente Amplio Progresista), quienes decantaron la invitación por haber firmado un compromiso con otro canal de cable, TN, perteneciente al Grupo Clarín, para realizar un debate similar mañana, al que en cambio no concurrirá Feletti.

A diferencia de lo que sucedió en los cruces de este tipo que hubo entre los candidatos, cuando los formatos elegidos no permitieron un libre intercambio de opiniones, esta vez se escogió una dinámica que permitía a cada uno de los presentes exponer su postura en su turno y luego disponían de un tiempo común para discutir, con una casi nula intervención de Gustavo Sylvestre, el conductor del ciclo Con Voz Propia. Aunque por momentos las voces se superpusieron, durante buena parte de la hora que duró la emisión pudieron intercambiar sus críticas y propuestas sin mayores inconvenientes.

El contenido programático de la presentación de cada candidato no sorprendió: cada uno se ciñó al guión que tenía previsto y hubo pocos momentos de sorpresa. Uno de ellos fue cuando Bullrich propuso doble pena para aquellos que mataran a un policía, algo que le significó el repudio de los otros cinco participantes. “Usted propone que haya ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda”, la cruzó Solano. No fue la única vez que la diputada de la Coalición Cívica levantó críticas de otros candidatos de la oposición. Un rato después, cuando debatían el sistema de transporte público, Bullrich relativizó el problema. “Eso es porque vos no tomás colectivos”, le espetó Campolongo. Garrido lo completó sugiriendo que hacía esa defensa porque está preparando un desembarco en el PRO, que gobierna la ciudad.

Pero el que más críticas concitó fue Feletti, a quien le apuntaron todos los cañones. Tanto Garrido como Bullrich quisieron mostrar los comicios del 23 de octubre como una elección legislativa en la que está en juego el “equilibrio de poderes”. En respuesta, el viceministro de Economía recordó que la oposición “tiene mayoría legislativa desde hace dos años” y pidió “plasmar en leyes” los avances conseguidos en los últimos ocho años, para lo que se necesita “tener fuerza en el Congreso”. “Hay que profundizar las leyes que nos permitan seguir construyendo más ciudadanía e igualdad de derechos”, subrayó.

En una sola cosa coincidieron los participantes del debate: todos vestían con cierta elegancia y el combo de saco y camisa tuvo asistencia perfecta, incluso eligió vestirse así Patricia Bullrich, aunque en vez de acompañarlo con una corbata (como sus colegas masculinos) lo hizo con un pañuelo de vivos colores. Solano y Garrido fueron los menos formales: vestían pantalones de jean y calzado sport (mocasines en el primer caso, zapatillas en el otro). La diputada de la CC llevaba una pollera elegante por debajo de las rodillas, y medias oscuras; el resto de los presentes, pantalón de vestir a tono con el resto del vestuario. Sobre los atriles tenían varios papeles y alguna birome con los que tomaban notas, con la excepción de Feletti que sólo llevó consigo una réplica de la boleta del FpV.

Las ausencias de Redrado, Pinedo y Lozano no se trató en extenso: la lección después de la campaña para jefe de Gobierno porteño es que discutir sobre las discusiones no resulta atractivo al electorado. Sin embargo, al comienzo del programa el conductor calificó como “llamativa” la ausencia. Según pudo averiguar Página/12, los tres se comprometieron en un primer momento a participar del programa y los tres, en las últimas horas, dieron un paso al costado. El motivo fue un contrato de exclusividad firmado con otro programa político, de la señal TN, que estipulaba que no podían participar de ningún debate hasta este miércoles, fecha de emisión del nuevo. Mientras que Lozano y Redrado reconocieron este impedimento, el candidato del PRO alegó razones médicas para no presentarse en el estudio de televisión.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.