EL PAíS › ENRIQUE PONCE, UN KIRCHNERISTA ELECTO INTENDENTE DE SAN LUIS

“Mi triunfo fue un poco un batacazo”

Hace un año y medio Ponce empezó a trabajar para el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación en su provincia, se transformó en el candidato kirchnerista y logró derrotar a los Rodríguez Saá en la capital puntana.

 Por Nicolás Lantos

Enrique Ponce es portador de un legado: su padre, Carlos Ponce, llegó a gobernar la ciudad de San Luis de la mano de los Rodríguez Saá, pero pronto se convirtió en uno de los pocos opositores que tuvieron los hermanos en sus 27 años al frente de esa provincia, al punto de que llegaron a montar una intendencia paralela. Dedicado, durante gran parte de su vida, a la actividad privada, hace un año y medio comenzó a hacer gestión pública en esa provincia para el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y cuando le propusieron seguir el camino de su padre nunca pensó que el 23 de octubre pasado, en una elección reñida, ganaría la capital puntana. De visita en Buenos Aires, recibió a Página/12 en un típico café porteño. El intendente electo avizora un futuro distinto para la provincia en relación con la Nación: “Nuestro principal desafío va a ser comenzar a articular con la Nación, no puede ser que San Luis sea una isla”, repite y destaca que la Presidenta “triplicó la cantidad de votos desde el 2007 en la provincia”.

–A quienes no conocen la política puntana les sorprendió que el kirchnerismo arrebatase a los Rodríguez Saá la capital: ¿fue un batacazo?

–Un poco sí, pero esto aparece en un contexto: la provincia de San Luis tiene, desde hace 27 años, desde el retorno de la democracia, un gobierno del mismo color político, con una alternancia en el poder de los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá, con una historia conflictiva, desde el punto de vista institucional y político: en todo este tiempo llegaron a disolver un colegio de abogados, llegaron a encabezar ellos mismos marchas para que un intendente opositor deje de serlo, hasta llegaron a montar una intendencia paralela que se conformó de manera ilegítima y que fue desacreditada por la Corte Suprema. Nuestro triunfo es una reacción contra eso y también tiene que ver con una articulación política alrededor de una estructura, que es Kolina, el partido de la doctora Alicia Kirchner, su construcción en el territorio y la militancia. Además, a pesar de la decisión de Alberto Rordríguez Saá de negarse a la articulación de políticas públicas nacionales como estrategia de diferenciación, igual llegaron: la AUH, las pensiones no contributivas, las inversiones de PAMI, Anses, Vialidad Nacional... eso fue central también para nuestra victoria.

–El resultado lo proyecta hacia el 2015, ¿ya está pensando en buscar la gobernación?

–Aunque se pueda hacer esa especulación política, a lo que me comprometo es a llevar a cabo todas y cada una de las promesas que hicimos, y que tienen que ver con romper con el divorcio en la articulación de los distintos niveles de gobierno que por decisión de Alberto Rodríguez Saá no existe, desde el ámbito municipal, con autonomía. Promover la articulación con el gobierno provincial, pero fundamentalmente con el gobierno nacional, favoreciendo un rol de Estado presente que no sólo se ocupa de los servicios municipales, sino también de la satisfacción de los derechos más elementales de los vecinos. En San Luis, mientras vos tenés obras faraónicas y un presupuesto millonario que proviene de la coparticipación nacional en un 80 por ciento, hay una deuda social enorme, una demanda social de un tercio de la población sin fuentes de trabajo genuinas, y nosotros desde el municipio queremos resolver esos problemas, más allá de las especulaciones y las proyecciones políticas hacia el 2015.

–Sin embargo, se trata del único distrito donde Cristina Kirchner no ganó el 23 de octubre, ¿a qué atribuye el éxito electoral de los Rodríguez Saá?

–Negar lo obvio es ser antidemocrático. Evidentemente tenemos que hacer una autocrítica quienes tuvimos la conducción de un proceso político de articulación del proyecto nacional que no prendió en el pueblo puntano, y que se debe a fallas nuestras más que a aciertos del gobierno provincial, eso se ve en las urnas. Aun así Cristina triplicó los votos respecto de la elección de 2007. Pero lo bueno es que ahora también hay un nuevo mapa político, en donde queremos que se privilegie la construcción colectiva a los proyectos personales.

–¿Cómo se construye una alternativa política en un lugar tan acostumbrado a que no la haya?

–Nosotros apostamos a promover fundamentalmente la militancia desde la juventud, desde los movimientos políticos y sociales, las asociaciones vecinales, en una relación de respeto con fuerzas aliadas en el territorio: nosotros logramos conciliar en este proyecto desde la CGT hasta La Cámpora, pasando por partidos que no son peronistas, como las fuerzas de Carlos Heller o Martín Sabbatella. Después de la muerte de Néstor, en San Luis se dio el fenómeno como en el resto del país: las mil flores también florecen allí. Es un proceso histórico-político que tiene su relato en la renovación y la revalorización de la política. Esto está generando una transformación y un cambio que se reflejó en las elecciones.

Compartir: 

Twitter
 

“No puede ser que San Luis siga siendo una isla”, dijo Enrique Ponce.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.