SOCIEDAD › PIDEN EXCARCELACIONES POR EL CASO GARCíA BELSUNCE

Cinco pedidos por cinco condenados

 Por Horacio Cecchi

Ayer, a primera hora de la mañana, los abogados de los cinco condenados por el encubrimiento del crimen de María Marta (caso García Belsunce II) presentaron los hábeas corpus en los Tribunales de San Isidro, solicitando la excarcelación de sus clientes: el médico Juan Gauvry Gordon; el amigo de la familia, Sergio Binello –ambos con penas de 3 años–; el medio hermano de María Marta, Juan Hurtig –3,5 años–; el hermano de la víctima, Horacio García Belsunce (4), y el cuñado, Guillermo Bártoli (5). La presentación recayó en la Sala I de la Cámara de Apelaciones, que deberá definir si acepta los pedidos y en qué casos.

Pero antes de presentar los recursos de hábeas corpus, los abogados se presentaron al Tribunal Oral 1, el mismo que los juzgó, para hacer reserva de recurrir en casación, planteo para el que disponen de siete días a partir de la sentencia.

De ese modo, queda abierta la puerta a la apelación ante la Cámara de Casación. Ahora disponen de 20 días para fundamentar el recurso. Dicho trámite es el que desarrollará las críticas de las defensas respecto de los procedimientos llevados adelante durante el juicio; no así el monto de la condena, que no es apelable en sí mismo.

Apenas sellada la presentación ante el TOC, los letrados se dirigieron a la mesa de entradas de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal, donde se dispuso que los cinco recursos recayeran en la Sala I, conformada por los jueces Oscar Quintana, Ernesto García Maañón y Duilio Cámpora.

Este último podría apartarse de la votación, ya que es cuñado del juez Alberto Ortolani, que conformó el tribunal de juicio. Pero, según especulan alrededor de los condenados, tampoco es claro el autoapartamiento ya que, si pretendiera votar por la excarcelación, su voto no estaría en conflicto con el voto de Ortolani, que en la sentencia votó por mantener la libertad. Para el caso de que Cámpora fuera excluido de la votación, sería reemplazado por Luis Cayuela.

Los jueces no tienen plazo para resolver y las versiones que especulaban sobre el tiempo que les iba a llevar la decisión variaban entre los 30 días hasta los dos o tres. Tratándose de un hábeas corpus es difícil que el planteo sea respondido con plazos extensos porque sería contradictorio.

“Los fundamentos fueron muy genéricos en decir que tenían los medios económicos y sociales para fugarse del país. Eso no le cabe a Hurting, quien trabaja en seguros y tiene una vida digna pero no está probado que tenga los medios para fugarse”, dijo Marcelo Riera, abogado de Hurtig.

“Siempre que salió del país volvió, porque todo su arraigo está aquí. Eso habla de su no intención de fuga. Además, la condena no ha quedado firme y hasta tanto se presume que es inocente”, agregó el letrado.

“No hay ninguna situación por la cual pueda presumirse que Bártoli va a obstruir la acción de la Justicia. Bártoli cumplió siempre con sus obligaciones judiciales y estuvo en la lectura de la sentencia con un pedido de detención de la Fiscalía”, explicó Eugenio Blanco, abogado del cuñado de María Marta.

Gabriel Becker, abogado de Gauvry Gordon, dijo a este diario que “además evalúo presentar ante el Tribunal un pedido de libertad morigerada, que sea paralelo al recurso de hábeas corpus. La detención es totalmente arbitraria, durante nueve años cumplió siempre con las consignas judiciales y en ocho meses tendría ya una condicional. ¿Qué sentido tendría que se fugue?”.

Entretanto, los cinco condenados aguardan ansiosamente la resolución de la Sala I en celdas de la DDI de San Isidro. Allí comparten el espacio con unos 16 detenidos, entre ellos el comisario Papa, ex jefe de la Departamental de San Isidro, detenido en octubre, acusado de haber liberado territorio para la actuación de una banda de asaltantes.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.