EL PAíS

El ballottage porteño va a ser entre Ibarra y Macri

El jefe de Gobierno y el empresario siguen en las primeras posiciones, lejos de cualquier tercero. El desempleo es la principal preocupación de los votantes y las inundaciones la prioridad urbana. El “que se vayan todos” está deslucido.

 Por Raúl Kollmann

Mauricio Macri aparece liderando la intención de voto para jefe de Gobierno porteño en dos encuestas a las que accedió este diario. En ambas, el actual titular del Ejecutivo porteño, Aníbal Ibarra, se ubica segundo, lo que indica que el probable ballottage se dirimirá entre ellos. El nivel de indecisos sigue siendo alto, lo cual es razonable teniendo en cuenta que la elección recién se realizará el 8 de junio próximo y que la campaña todavía no ha empezado. Los habitantes de la Capital Federal, como los del resto del país, consideran el desempleo como el problema número uno del país, sostienen que las inundaciones constituyen el drama al que prioritariamente se tiene que abocar cualquier gobierno porteño y sólo uno de cada cinco reivindica todavía la frase “que se vayan todos”.
La encuesta más exhaustiva fue realizada por la consultora Opinión Pública, Servicios y Mercados (OPSM), que lidera Enrique Zuleta Puceiro. Se trata de un trabajo vasto, en el cual se entrevistó a 800 personas en toda la Capital Federal, manteniendo las proporciones por edad, sexo, nivel económico-social y distribución por zonas del distrito porteño.
Cuando al encuestado se le preguntó espontáneamente por quién va a votar, un 17 por ciento se inclinó por Macri y un 11 por Ibarra, pero cuando se les presentó un listado de todos los candidatos, el presidente de Boca extendió su ventaja a ocho puntos y medio, ya que lo votaría un 20 por ciento de los consultados, contra un 11,5 que apoyaría a Ibarra. El tercer lugar es para Luis Zamora, flamante candidato, ubicándose en cuarto lugar Patricia Bullrich. Si se asignan proporcionalmente los indecisos, la conclusión es que habrá segunda vuelta en el distrito porteño entre Macri e Ibarra.
En la otra encuesta, realizada por Carlos Fara y Asociados, las diferencias son aún menores. Macri obtiene el 17,2 por ciento de los votos, contra el 13,1 de Ibarra. En este sondeo aparecen tercero Gustavo Beliz (8,3), cuarto Zamora (6,4) y quinto Rafael Bielsa (6,1).
Como es lógico, en los sondeos actuales todavía hay franjas muy grandes de ciudadanos que dicen estar indecisos o votarán en blanco o impugnados. En el caso de OPSM, esa franja llega al 32 por ciento y para Carlos Fara suma 35 por ciento, lo que ofrece a los candidatos un amplio margen para desarrollar sus campañas y mantiene la incertidumbre sobre el resultado final.
Zuleta Puceiro incluyó en su trabajo una evaluación de lo que es la actualidad de aquella consigna que se impuso en tiempos de la caída de Fernando de la Rúa: “Que se vayan todos”. Las posturas parecen haberse moderado, ya que hay un 21 por ciento de los encuestados que siguen apoyando aquella consigna, un 25 por ciento considera que la política actual puede y debe mejorar, otro 22 por ciento reclama cambios fundamentales aunque no se vayan todos y un 27 cree que la política es incapaz de mejorar y que tienen que aparecer dirigentes que no tengan un perfil político. O sea que hay un fuerte reclamo por una renovación, sin insistir tanto en el reclamo de que todos den un paso al costado.
En el terreno de los problemas nacionales, los porteños insisten en el gran reclamo que existe en todos los rincones del país: la creación de nuevos puestos de trabajo. El 51 por ciento de los consultados consideraron que el problema número uno es el desempleo y muy, muy, lejos aparecen las cuestiones de inseguridad ciudadana. Es más, casi todos los candidatos tienen en su poder estudios que indican que en la Capital Federal ha bajado notoriamente la sensación de inseguridad. En el tercer lugar de los problemas que los porteños consideran más importantes está la cuestión de la pobreza, después viene la crisis de la educación y de inmediato el deterioro de la salud pública.
Respecto de las cuestiones estrictamente municipales, las inundaciones constituyen la prioridad a solucionar. En segundo lugar se ubica el asfaltado de las calles y a continuación el arreglo de las veredas. Esas parecen ser las tareas que los porteños le asignan de forma urgente al próximo jefe de Gobierno.
Indudablemente, los habitantes de la ciudad recién les prestarán atención a las elecciones porteñas cuando hayan pasado los comicios presidenciales. Según todos los indicios, eso ocurrirá recién el 18 de mayo, cuando se realice el ballottage. Significa que la disputa por la Jefatura de Gobierno se va a concentrar en los últimos veinte días. Para ese momento todavía faltan más de dos meses, pero –eso sí– la pelea promete ser encarnizada.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.