EL PAíS › CRISTINA KIRCHNER COMENZO A ALIMENTARSE Y A CAMINAR Y SE ENCUENTRA DE “MUY BUEN ANIMO”, SEGUN EL PARTE OFICIAL

Una evolución que continúa sin complicaciones

En sus primeras 24 horas luego de la operación en la que le extirparon la tiroides, la Presidenta evolucionó tal como se esperaba. Aún no se sabe si recibirá el alta esta noche o en algún momento del sábado para irse a Olivos.

Grupos de militantes kirchneristas permanecían ayer frente a la entrada del Hospital Austral.
Imagen: Télam.

Cristina Fernández de Kirchner transcurrió “sin complicaciones” su primer día de posoperatorio tras la intervención quirúrgica que se le realizó para extirparle la glándula tiroides, donde se alojaba un carcinoma. La Presidenta “ha descansado normalmente durante la noche, ha comenzado a alimentarse, a caminar, y se encuentra de muy buen ánimo”, según informó ayer el segundo parte médico confeccionado por los responsables de la Unidad Médica Presidencial tras la cirugía. Afuera del Hospital Austral, un centenar de militantes continuaron con la “vigilia”, a pesar de las altas temperaturas, y celebraron cuando el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, dio a conocer las buenas noticias. Acompañada solamente por su familia, CFK permanecerá por lo menos 24 horas más internada allí, y luego pasará unos días en la quinta de Olivos, hasta que los médicos la autoricen a viajar a El Calafate, donde concluirá su tratamiento.

El comunicado que lleva la firma de los médicos Luis Buonomo y Marcelo Ballesteros, responsables de la UMP, agrega que “los controles clínicos y los estudios de laboratorio realizados se encuentran dentro de los parámetros normales” y promete un nuevo informe para hoy, el que podría ser su último día de internación. El hermetismo alrededor de lo que sucede dentro del Austral se mantuvo, por lo que los rumores que circularon a la mañana acerca de que CFK ya recuperó la capacidad de hablar tras la operación no pudieron ser confirmados. En el parte no se menciona este asunto.

Sí se habla de su progreso favorable, tal como se esperaba tras una cirugía que no entrañaba grandes riesgos. A menos de 24 horas de salir del quirófano, la Presidenta ayer ya podía ingerir alimentos por sus propios medios y caminar. Cristina Kirchner “está evolucionando bien”, informó por su parte el ministro del Interior, Florencio Randazzo, que estuvo en contacto con sus familiares, los únicos que acceden a la habitación 217 donde está alojada. “Sabíamos de la calidad y experiencia del equipo médico que la operaba a Cristina y después de la fuerza de la Presidenta”, agregó el funcionario desde La Plata.

Sus hijos, Máximo y Florencia; su nuera, Rocío García; su hermana, Giselle Fernández, y su cuñada Alicia Kirchner fueron los únicos que tuvieron acceso a la suite donde se recupera la jefa de Estado, mientras que dos funcionarios de máxima confianza, Sco-ccimarro y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, están instalados en el mismo piso y funcionan de enlace entre Pilar, donde está instalado el Austral, y lo que sucede a unos 60 kilómetros de ahí, en el centro porteño.

Afuera del hospital continuó la vigilia: unos cien militantes siguen instalados allí a pesar del calor y ayer, mientras buscaban refugio a la sombra, redoblaron sus cantitos y prometieron quedarse hasta que la Presidenta abandone la institución. Los protagonistas de la jornada fueron dos muñecos gigantes representando las figuras de Néstor Kirchner y de CFK, además de un improvisado altar donde las imágenes de la Presidenta se mezclan con otras figuras religiosas, como una representación de la Virgen de Luján de casi tres metros de altura.

Una vez concluida esta primera etapa del posoperatorio, en la que la paciente debe permanecer internada entre 48 y 72 horas (se especula con que la mandataria deje el hospital esta noche o durante el día de mañana), todavía resta la aplicación de yodo radiactivo, que permitirá asegurarse que no queden células cancerígenas remanentes en su cuerpo. Mientras dure el tratamiento, que se llevará a cabo entre Olivos y El Calafate, CFK deberá permanecer aislada.

En caso de que todo continúe, como hasta ahora, según lo previsto, el 24 de este mes debería estar retornando a sus actividades. La Presidenta fue operada con éxito de un carcinoma papilar que obligó a que se le extirpara la glándula tiroides en su totalidad. Las perspectivas para los pacientes de esta dolencia son buenas y, de no mediar sorpresas, después de estos veinte días de convalecencia podrá continuar con su vida de forma normal.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.