EL PAíS › LA JUSTICIA AVANZA EN LA INVESTIGACIóN DEL TRIPLE CRIMEN DE ROSARIO

El Quemado Rodríguez quedó procesado

El juez Caterina consideró que el padre de Maximiliano Rodríguez fue autor del homicidio simple agravado de Jeremías Trasante, Claudio Suárez y Adrián Rodríguez. Pidió a la Corte una “investigación” integral por los reiterados homicidios en Rosario.

 Por Lorena Panzerini

Desde Rosario

En su último día como juez de la causa del triple crimen de Villa Moreno, Luis María Caterina procesó ayer a Sergio “El Quemado” Rodríguez como autor material de los asesinatos de Jeremías Trasante, Claudio Suárez y Adrián Rodríguez. Rodríguez fue procesado por homicidio simple agravado por uso y portación de arma en tres oportunidades y seguirá alojado en Coronda. Al mismo tiempo, el magistrado resolvió oficiar a la Procuración General de la Corte Suprema de Justicia, para que se disponga una investigación integral que “relacione homicidios de similares características ocurridos en los últimos tiempos en Rosario”, ante la “suposición de los ciudadanos sobre la negligencia o complicidad de autoridades policiales y judiciales”, y al Ministerio de Seguridad provincial para que garantice seguridad en la zona del hecho. En tanto, la defensa apeló la resolución por considerar que “no tiene sustento suficiente”. El defensor de Rodríguez, Carlos Varela, señaló que el juez “manipuló la prueba sobreestimando algún indicio para tratar de justificar la resolución y se adelantó la medida procesal en los medios. Esperamos que ahora en la Alzada se resuelva de otra manera y se rectifique el fallo por la insustentabilidad que tiene en materia probatoria”. En cambio, el abogado de los familiares de las víctimas, Norberto Olivares, aseguró que el fallo es “totalmente racional, basado en las declaraciones” de testigos. Hoy toma la causa el juez Juan Andrés Donnola.

Pese a las críticas de la defensa, el magistrado consideró que existe “un conjunto plural, concordante y unívoco de indicios que apuntan a la misma dirección: Rodríguez, enterado del ataque que sufriera su hijo (Maximiliano, baleado minutos antes del triple homicidio perpetrado el 1º de enero pasado) se dispuso a tomar una inmediata venganza convocando a otras personas para hacerlo”. Para ello, “se dirigió a la zona donde fundadamente podía suponer que estaba (el acusado de efectuar los disparos que dejaron a Maxi internado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez) Ezequiel, o al menos sus amigos”.

El juez evaluó los dichos de al menos una decena de testigos. Al respecto, la defensa asegura que algunos de esos testimonios fueron hechos en sede policial y no se ratificaron en la Justicia. La primera de las declaraciones que desacredita la defensa de Rodríguez es la de Sofía L., la novia de Maximiliano, quien habló del momento inmediatamente posterior a la balacera, mientras estaba con ella en el BMW, un rato antes del triple crimen. Según el fallo, la joven dijo: “Maxi no podía hablar bien pero en un momento dado mencionó el nombre de Ezequiel, pero no sé si decía Ezequiel a la persona que manejaba (la moto desde la cual le dispararon) o a la persona que lo agredió”. En otra declaración en sede policial expresó: “Mientras íbamos al HECA, Maxi decía ‘me muero, me muero’ y en un momento dijo Ezequiel, no sé si se refería al que le disparó o a Pescado, ya que no sé cómo se llama él”. En sede judicial, la chica señaló: “El nombre de Pescado es Brian”. Esa fue la primera vez que se mencionaba al joven de 22 años que está detenido desde anteayer, cuando fue identificado por personal policial tras llegar baleado al HECA, en el marco de otro hecho violento, durante la madrugada del lunes pasado. Al mencionar al Negro Ezequiel Villalba, otro de los testigos brindó una explicación del historial de enfrentamientos con el joven, relacionado con varios robos a los kioscos de estupefacientes. Al respecto, y para desacreditar las pruebas del fallo, la defensa se aferró a la expresión “rumor popular” que utilizó Caterina en el texto ante la declaración de un testigo, que señaló: “El Jeta –quien se presentó la semana pasada ante la Justicia de Menores para dar su testimonio– me dijo que los que le habían pegado los tiros a Maxi eran un tal Negro Ezequiel y Danonino, que manejaba la moto”. Otro testigo estimó: “Los rumores decían que los que le habían pegado los tiros a Maxi habían sido dos pibes del barrio: el Negro Eze y Danonino; entonces yo lo relacioné con los de los chicos (asesinados) pensando que el papá de Maxi, al enterarse de lo que le hicieron a su hijo fue a buscar a estos dos y se confundió”.

Para darles sustento a esas declaraciones, el juez citó otro testimonio que indica que “la mujer de Ezequiel vive a seis casas de la canchita (del club Oroño, donde fue la masacre) por Dorrego”. Ante ello, el juez expresó: “Si alguien pensaba ir a buscar al Negro Eze, uno de los lugares donde podía ir era esa zona, donde su mujer vivía y donde era visto con frecuencia”. Por lo que “quien lo buscara debía contar con una información precisa”. Al respecto, una de las testigos aclaró el panorama sobre los movimientos de Eze, Danonino y un tal Chuqui: “Tipo 3 de la madrugada, los vemos nuevamente sentados en el banquito del club Oroño; se levantan y se van para el lado de Dorrego. Como a las 3.45 llegaron Jeremías, Claudio, Adrián y Marcelo y se sentaron en el mismo banco donde momentos antes estaban el Negro Ezequiel, Chuqui y Danonino”. Otros tres testimonios indicaron que apareció “un grupo de personas que efectúan varios disparos contra los cuatro”. El único que sobrevivió fue Marcelo, quien señaló al Quemado en un mosaico fotográfico policial, que fue ratificado en sede judicial.

El testigo que se refirió al apodado Jeta, indicó que éste le dijo “que cuando se enteraron que le pegaron los tiros a Maxi, él se juntó con el padre de Maxi, otro pibe apodado Teletubi y otro más que le dicen Pescadito, de nombre Brian, y que fueron para Villa Moreno en el auto de Pescadito (un Renault 19 gris secuestrado anteayer), donde me dijeron que les dieron con todo a los compañeros del Negro Ezequiel”. El juez destacó que esa declaración coincide con la afirmación del único testigo presencial: “Era un hombre acompañado por tres pibes más”.

Compartir: 

Twitter
 

La defensa del Quemado Rodríguez apeló la resolución al considerar que “no tiene sustento suficiente”.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.