EL PAíS › CRISTINA KIRCHNER CONVOCó A OFICIALISTAS Y OPOSITORES A LA ROSADA

Un acto con eje en las islas

En el Gobierno anticipan “medidas de importancia”, por lo que prepararon una amplia convocatoria para mostrarlo como una política de Estado. Se espera la presencia de organizaciones de ex combatientes y organismos de DD.HH.

 Por Nicolás Lantos

El conflicto entre Buenos Aires y Londres por la soberanía de las islas Malvinas podría dar un vuelco esta tarde, cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anuncie una serie de “medidas de importancia” sobre la cuestión Atlántico Sur. Al menos eso confiaban, de forma extraoficial, en la Casa Rosada, donde se realizará un acto para el que se convocaron a ex combatientes y a dirigentes políticos tanto del oficialismo como de la oposición, algo poco frecuente, de lo que se desprende la relevancia de la decisión que se dará a conocer. La cancelación de los vuelos que unen semanalmente la ciudad chilena de Punta Arenas con el archipiélago, con la que la mandataria amenazó en la última cumbre de jefes de Estado de la ONU, el año pasado, pica en punta entre las especulaciones que se barajaron cuando se anunció el acto. El embajador en Santiago, Ginés González García, aseguró al respecto que “no hay ninguna gestión” con ese país para que se levanten esos viajes, aunque de forma unilateral podría prohibirse el uso del espacio aéreo argentino.

Para esta tarde la Presidenta decidió volver al Salón de los Patriotas Latinoamericanos en lugar del Salón de las Mujeres del Bicentenario, que había utilizado en todas sus apariciones públicas desde que regresó tras la licencia médica e incluso en la última cadena nacional que realizó antes de dejar temporalmente el cargo. Los motivos son dos: el primero, resaltar que la cuestión de la soberanía de las islas Malvinas es, como sostiene la Argentina desde 2003, un tema que atañe a toda la región en tanto es una ocupación colonial por parte de una potencia externa, que además aumenta la presencia militar, cuando América latina se caracteriza por ser “una región de paz”, según destacan en el Gobierno. En los últimos meses se multiplicaron las señales de apoyo, tanto simbólicas como concretas, de países de la región y de los distintos organismos internacionales que los nuclean (ver recuadro).

El segundo motivo es una cuestión de espacio: el espacio que se utilizará es bastante más grande que el otro y hoy se espera una convocatoria importante. A la troupe habitual, conformada por miembros del gabinete nacional, legisladores afines al Frente para la Victoria, gobernadores e intendentes afectados por la medida en cuestión, dirigentes políticos y sociales y representantes de organismos de derechos humanos, se le sumarán ex combatientes de Malvinas y la principal novedad: se cursaron invitaciones a diputados y senadores de la oposición y a la conducción de la CGT de Hugo Moyano, ausente desde hace tiempo en este tipo de eventos (ver página 10). El objetivo es dotar a la ocasión de una pátina que la distinga de otros anuncios, como manera de plantar al tema Malvinas como una cuestión de Estado.

Aunque en la Casa Rosada mantenían silencio alrededor del contenido de las medidas que se darán a conocer, ayer se recordaba cuando, en septiembre del año pasado, CFK amenazó con “revisar los entendimientos vigentes”, en referencia a un acuerdo firmado en junio de 1999 que permite que un vuelo semanal de la empresa LAN atraviese el espacio aéreo argentino para unir las Malvinas con Punta Arenas. Ayer, el embajador en Chile, González García, aseguró que “no hay ninguna gestión del gobierno argentino para suspender los vuelos, que por otro lado no es prohibirles nada, es simplemente decirles que vayan por otro lado, que no cruce cielos argentinos”. Un avance en este sentido encarecería y complicaría mucho el contacto de las islas con el resto del mundo. Además, anticipó que en la primera quincena de marzo podría darse el encuentro bilateral entre CFK y Sebastián Piñera, pospuesto a causa de la intervención quirúrgica a la Presidenta, y también criticó la estrategia británica respecto de las islas y comparó al premier David Cameron con Margaret Thatcher: “Es una provocación. Las causas son varias, el desempleo record y el ajuste económico. La reacción nacionalista de defensa de un antiguo imperio siempre tiene alguna razón de política interna”.

Compartir: 

Twitter
 

Agrupaciones de ex combatientes de Malvinas también participarán del acto de esta tarde en Gobierno.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.