EL PAíS › ALFREDO CORNEJO, EL INTENDENTE DE GODOY CRUZ QUE SE REUNIó CON MACRI

“La UCR debe dejar de echar dirigentes”

 Por Sebastian Abrevaya

Alfredo Cornejo es uno de los pocos dirigentes radicales que salió airoso del 2011. Con el 53 por ciento de los votos en las elecciones de octubre pasado, revalidó sus títulos como intendente de Godoy Cruz, en Mendoza, y se consagró presidente del Comité Provincial. Siendo la máxima autoridad partidaria de la provincia, hace pocos días protagonizó un encuentro con el líder del PRO, Mauricio Macri, en el que firmaron un convenio de intercambio cultural. “Sé que se hace una lectura, no soy ingenuo, pero me resisto a que no se pueda juntar gente a hacer actividades que puedan ser buenas para Mendoza porque son de otro partido”, argumentó Cornejo, quien no descartó el armado de una gran alianza opositora en 2015 para intentar derrotar al kirchnerismo, como propuso el cordobés Oscar Aguad.

–¿Cómo fue la reunión con Macri?

–Fue sólo un acuerdo institucional de intercambio cultural que está ofreciendo la ciudad de Buenos Aires a muchas otras ciudades, acerca de los espectáculos del Teatro Colón. Quizá desde Buenos Aires hay una lectura distinta, pero mucha gente del interior no tiene la posibilidad de tener esos espectáculos a mano. También pedimos a cambio que se presente el festival de cine Bafici en Mendoza y que nuestro festival local tenga un día en Buenos Aires.

–¿Entonces no hay un acercamiento político con el PRO?

–En mi caso no hay ningún interés en acuerdos políticos por afuera del radicalismo. Eso fue advertido en la conversación con Monzó y con Macri. Sé que se hace una lectura, no soy ingenuo, pero me resisto a que no se pueda juntar gente a hacer actividades porque son de otro partido. Por eso prefiero transparentar la vocación de tener cosas de buen nivel por encima de esa lectura.

–Alfonsín dijo que el que quiera un acuerdo con el PRO que se vaya de la UCR. ¿Qué le parece?

–El radicalismo debe dejar de echar dirigentes. Además, yo no he escuchado a nadie que haya promovido un acuerdo con el PRO. El radicalismo debe tener una vocación por incorporar y repatriar dirigentes que se han ido. No podés hacer control ideológico cuando no ha quedado claro qué significa el radicalismo hoy en día.

–Aguad no habló específicamente del PRO, pero llamó a un gran acuerdo de la oposición para derrotar al kirchnerismo...

–Me parece muy prematuro porque no sabemos cuáles van a ser las condiciones del país desde el punto de vista económico y demás. Se dice que el país es peronista y acompaña al Gobierno, pero hay una lectura más compleja: el Gobierno ha interpretado mejor que otros líderes de la oposición el rumbo de la economía y ha aprovechado condiciones internacionales. Eso ahora está por lo menos entre paréntesis. No sabemos hacia dónde vamos a ir y no aparece una solidez de la economía como para avizorar estabilidad institucional y política. Sería útil no apresurarse y ver en su momento. Categóricamente tenemos que reafirmar nuestra identidad como partido, fortalecernos en los grandes distritos, renovar dirigentes y demostrar vocación de poder.

–Y sobre un acuerdo con el FAP, como plantea el alfonsinismo, ¿qué piensa?

–Evidentemente, hay un problema de liderazgo y de conducción porque cuando antes de las elecciones todos reclamábamos frentes mucho más amplios, yo hice un frente con el FAP en Godoy Cruz y eso no se hizo a nivel nacional. Salir apresuradamente hoy a hacer un frente con el socialismo, sin la venia de todo el partido, no es una cosa coherente. Cuando se reclamaba no se hizo.

–¿Qué debería hacer la UCR para volver al poder?

–Me parece que el radicalismo se debe proponer tener vocación de poder, no lo que ha tenido hasta acá en los últimos años. Un ejemplo es lo que hizo con Cobos. Tenía un dirigente popular, que medía muy bien en las encuestas, apoyado por la opinión pública, y en vez de rodearlo y empoderarlo para hacerlo líder del radicalismo, los principales dirigentes lo desgastaron y lo aislaron sistemáticamente. En el justicialismo esto no hubiese ocurrido. El radicalismo, lejos de usar su figura, conspiró contra él.

–¿Qué pasó con la Liga de intendentes que se desarticuló?

–Había algunos intendentes con miradas distintas. No todos pensaban igual, sí hay alguna coincidencia acerca de la necesidad de renovar la conducción del radicalismo. De alguna forma tuvo un logro, que fue que un ex intendente presida el Comité Nacional. De todas maneras, muchos seguimos en contacto permanente, Mario Meoni, Cachi Gutiérrez, Pechi Quiroga y Ramón Mestre en Córdoba.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.