EL PAíS › EL CICLO LECTIVO EMPIEZA CON HUELGAS DE 48 HORAS EN BUENOS AIRES, CORDOBA Y SANTA FE

Con las clases muy alteradas

El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, calificó como “una salvajada” las huelgas de 48 y 72 horas en la provincia de Buenos Aires. Desde el gobierno de Scioli anunciaron que están elaborando una nueva oferta. Hoy delibera la Ctera.

El ciclo lectivo 2012 empezará con alteraciones. El ministro de Educación, Alberto Sileoni, calificó como “doloroso” que los gremios nacionales puedan decidir una medida de fuerza, defendió el mecanismo de la paritaria nacional “como ordenadora para fijar un piso pero no un techo” salarial “porque es un país federal” y calificó como “una salvajada” el plan de lucha de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), que anunció 72 horas de paro. Hoy delibera el congreso de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) que rechazó la oferta de 2800 pesos de sueldo inicial. En la provincia de Buenos Aires, el Suteba, gremio de base de Ctera, convocó a un paro de 48 horas. La misma medida decidieron en Córdoba y Santa Fe. En Mendoza llamaron a 24 horas de huelga. Anoche, la directora de Escuelas bonaerense, Silvina Gvirtz, adelantó que están elaborando una nueva propuesta salarial y pidió a los sindicatos “seguir dialogando”.

En diálogo con Página/12, Sileoni destacó que “los docentes no dependen del Ministerio de la Nación. El objetivo en un país federal, con realidades tan diferentes, no se puede unificar un techo, sino el piso salarial. En 2005 se decidió que ningún maestro de grado de jornada simple sin antigüedad podía ganar menos de 710 pesos, ése es el cargo testigo. En 2008 empezó a funcionar la paritaria nacional, que tiene el destino de ser superada por las paritarias provinciales. Nos están pidiendo tres mil pesos de inicial, el 28 por ciento de aumento. Si Nación arreglara en un monto tan alto, no podrían haber arreglado el resto de las provincias. La ciudad de Buenos Aires logró un acuerdo con el 23 por ciento”.

Desde la Nación se pone el acento en el contexto de crisis internacional caracterizado por ajustes, despidos y reducciones salariales, mientras que en la Argentina se siguen recomponiendo los haberes. Los gremios critican la demora en la convocatoria a las negociaciones paritarias y destacan que Salta y Neuquén, por ejemplo, dos provincias que sellaron acuerdos, empezaron a discutir en diciembre o en enero.

La espada de Damocles de la huelga al inicio del ciclo lectivo es una amenaza que desde el Palacio Sarmiento –más precisamente desde la Casa Rosada– pretenden revertir. El incremento de la inversión educativa que impactó en la mejora salarial, la construcción de más de mil escuelas, el reparto de más de 1,5 millón de netbooks son los logros que la Nación considera que no son tenidos en cuenta por una lógica sindical que sigue apelando a la medida de fuerza como primera herramienta de protesta. Sileoni remarcó que “construimos un salario docente digno. Se generaron más de dos mil escenarios paritarios y pretendemos que nadie esté por debajo de los 2800 pesos. Está claro que respetamos a los trabajadores, pero no hay derecho por sobre el derecho de los chicos de recibir 190 días de clases”.

El jueves se dio por cerrada la discusión salarial en la paritaria nacional, pero quedó pendiente una nueva reunión la semana próxima para avanzar en el debate sobre condiciones laborales. Los ministros de Educación de todo el país avalaron la oferta salarial rechazada por los cinco gremios nacionales, pero el diálogo no está roto.

En la provincia de Buenos Aires, la situación se tensó tras el fracaso de la paritaria nacional. La FEB convocó a un paro de 72 horas en coincidencia con un gremio de menor representatividad, Udocba –incorporado a la CGT–, que ya había decidido una medida semejante. Los privados del Sadop optaron por 24 horas de paro y el plenario de Suteba decidió 48 horas de huelga y otros dos días en suspenso. La disparidad de criterios pone en evidencia las diferencias dentro del Frente Gremial Docente. El Suteba mandató a sus delegados para que impulsen un paro de 24 horas a nivel nacional.

En ese panorama enrarecido, la directora de Escuelas bonaerense anticipó anoche que estaban elaborando una nueva oferta salarial –ofrecieron 2800 en marzo y 2900 en julio– y ratificó que la paritaria es el mejor mecanismo de negociación. Los gremios ya habían anunciado su plan de protestas. En ese contexto, desde el gobierno de Daniel Scioli daban por hecho que la semana próxima no se podrían conjurar las huelgas, pero confiaban en que habría acuerdos para normalizar el ciclo lectivo.

“Yo apelo a todos quienes estamos participando de este proceso a realizar los mayores esfuerzos para empezar las clases y seguir dialogando para lograr el mejor acuerdo posible”, exhortó Gvirtz en un comunicado.

El reclamo sindical consiste en elevar el salario de 2400 pesos a 3100 pesos, eliminar los topes de las asignaciones familiares, suprimir la cuarta categoría del Impuesto a las Ganancias y mejorar la infraestructura escolar. Desde la cartera educativa se advierte que Ganancias y asignaciones familiares son dos ítems que exceden las atribuciones de esa área.

Compartir: 

Twitter
 

Roberto Baradel, titular del Suteba, que decidió 48 horas de paro el martes y miércoles próximo.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.