EL PAIS › DEJA LA BANCA, SE DEDICARA AL ARMADO TERRITORIAL DEL ARI

Los pasos que prepara Elisa Carrió

Volverá al llano para mostrar que no hace falta un cargo para hacer política. Tiene que armar su sucesión al frente del bloque, afirmar el partido y ver cómo llevarse con Kirchner.

 Por Felipe Yapur

En el marco de su “visión romántica de la política”, Elisa Carrió abandonará la Cámara de Diputados a partir del 10 de diciembre para dedicarse a militar desde el llano y demostrar que no es necesario un cargo para hacer política. Pero hasta tanto ello ocurra, la agenda que tiene la chaqueña por delante es ciertamente complicada y necesitará algo más que voluntarismo para resolverla favorablemente. Antes debe rediscutir —sobre la base de los buenos resultados en los comicios— los acuerdos preelectorales realizados con el socialista Hermes Binner en Santa Fe y el jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra. Debe también acordar la estrategia del armado territorial del ARI, la renovación del bloque de diputados y fundamentalmente encontrar a su reemplazante en la conducción de la bancada. Hay un eje más de trabajo en el ARI y es la relación que instrumentarán con un casi posible gobierno de Néstor Kirchner. Varios desafíos que deberán superar si es que pretenden convertirse en la alternativa de centroizquierda que tanto pregonan.
Las definiciones que tiene por delante el ARI implicarán largos y seguramente complicados debates donde Carrió tendrá que demostrar su capacidad para sintetizar las diferentes visiones de los integrantes del partido sin que ello se traduzca en diáspora.
- El día después del ballottage. Si fuera Carlos Menem el triunfador del ballottage, para el ARI habría eje de debate sobre la relación con el Gobierno. La situación se complica si es Kirchner el ganador del 18 de mayo. La Carrió fue rotunda con respecto al santacruceño: “No es un referente ético porque no puede justificar su declaración jurada y porque no puede decir quién financió su campaña electoral”, dijo en un reciente reportaje concedido a Página/12. Sin embargo, Rafael “Balito” Romá, uno de sus más estrechos colaboradores, sostiene que “si bien hoy somos oposición, habría que rediscutir este rol si es que se dan ciertas condiciones, por lo que no habría que descartar la posibilidad de ser aliados”, aseguró. Las condiciones a las que hace referencia el legislador arista están relacionadas a una posible ruptura del santacruceño con Duhalde y la aplicación de medidas de corte progresista. La frase de Romá seguramente generará cierta incomodidad en Carrió, pero también es cierto que lo dice confiado en que el quiebre de la dupla Kirchner-Duhalde suena hoy utópico. Por su lado, Graciela Ocaña es más cautelosa y prefiere por ahora decir que “habrá que apoyar lo que haga bien y lo malo combatirlo. Es decir, hay que comportarse como un partido de oposición responsable”.
- Rediscutiendo acuerdos. Los muy buenos resultados electorales obtenidos en la ciudad de Buenos Aires y en Santa Fe llevó a los operadores de Carrió a replantear los acuerdos alcanzados con los líderes de esos distritos. En pocos días más, ella se sentará a conversar con el santafesino Binner. La candidatura del socialista a gobernador de esa provincia no está en discusión. Sin embargo, ante el alto porcentaje de votos que obtuvo el ARI, la chaqueña pretende no sólo imponer el nombre del vicegobernador, sino además tallar en la lista de diputados nacionales e incluso la intendencia de Rosario. Sobre este último punto, seguramente la chaqueña chocará con la intención del socialista Rubén Giustiniani de suceder a Binner. El problema para el diputado y ex candidato a vicepresidente por el PS es la desastrosa elección que realizó incluso en su Rosario natal. De todas formas, Carrió no las tiene todas consigo: la escasez de dirigentes del ARI para colocar en ese puesto será un dolor de cabeza.
Por otro lado, los operadores del ARI comenzarán en poco días más a llamar a las oficinas de Ibarra. Acá no hay intenciones de discutir la fórmula de la ciudad. Consideran que Daniel Filmus como vicejefe es lo suficientemente bueno como para siquiera pensar en cambiarlo. En todo caso, lo que sí creen conveniente es reelaborar la lista de legisladores porteños, donde el devaluado socialismo cuenta con más lugares que el ARI. “Al menos deberíamos invertir los porcentajes de representación”, sostienen.
La provincia de Buenos Aires es otro de los distritos que los diputados del ARI consideran como estratégicos para el futuro del partido. Si bien sienten que con algo de esfuerzo podrían estar peleando intendencias como la de La Plata y Mar del Plata, donde superaron al aparato duhaldista, consideran que antes es preciso definir si se modifica o no la fórmula a gobernador que presentaron y si se realiza una alianza con otros sectores. “Es un tema que todavía no está ni siquiera conversado y no hay por qué emitir opinión al respecto”, aseguró una misteriosa Ocaña.
- La representación parlamentaria. Sin duda, éste es uno de los escollos más difíciles de superar, porque implica la posibilidad de que el futuro bloque de diputados sobreviva a la ausencia de su conductora natural. Además, los legisladores deberán prever que la designación de un nuevo jefe o jefa de bloque debe contar con representatividad hacia fuera del Parlamento como también predicamento hacia el interior de la bancada. Hoy por hoy, la apabullante personalidad de Carrió eclipsa a quienes podrían ser sus posibles reemplazantes. Varios legisladores consultados por este diario miran a Eduardo Macaluse como el candidato a ocupar el puesto de presidente del bloque. Eso sí, consideran que antes debería modificar algunas prácticas que definieron como “típicas de una orga” y que las “heredó” de su paso por el sindicalismo docente. En este punto no sólo es importante el nombre de quien se hará cargo de la representación parlamentaria. Habrá que ver si Carrió es capaz de delegar responsabilidades como que los elegidos para esos puestos actúen sin tener que consultar cada paso a dar con la chaqueña.
- El armado territorial del ARI. No es un tema menor. Carrió lo anunció como una de sus principales preocupaciones, lo que se traducirá en el recorrido por las diferentes provincias. En algunas hay más problemas que otras. La chaqueña pretende meter mano en aquellos distritos donde el ARI hizo una pobre performance, como San Juan, Mendoza, La Pampa, Tucumán, Santiago del Estero y Jujuy. La idea no es una intervención y mucho menos una purga. Lo que pretende la diputada es abrir el partido a otros sectores que ella considera que fueron relegados por “el egoísmo” de los que conducen el partido en esos distritos. Los principales colaboradores de Carrió creen que si bien es una tarea que ella puede llevar adelante sin problemas, lo mejor sería tener a una persona de su más estrecha confianza que pueda acompañarla y hasta reemplazarla. Para ese puesto hay quienes miran a Romá.

Compartir: 

Twitter
 

Con el buen resultado electoral, Carrió rediscutirá las alianzas que hizo de antemano.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.