EL PAíS › UN DESAYUNO CON FERNANDO “PINO” SOLANAS

“Se puede construir un gran frente en la Ciudad”

 Por Fernando Cibeira

Fernando “Pino” Solanas se lanzó antes que nadie como candidato a senador por la Capital Federal. Falta un año para las elecciones, todavía no se sabe qué alianzas podrán conformarse. “Necesitábamos dar una señal, si no las candidaturas las definen los medios”, justifica Solanas el apuro. Da indicios de que podría unirse con el FAP, pero tampoco hay nada en firme. Pino asegura que su postura no es como la del resto de la oposición, que Proyecto Sur apoyó proyectos del kirchnerismo “de buena fe”. Destaca algunas cosas, como la política internacional del Gobierno o la intervención del viceministro Axel Kicillof en el tema petrolero. “Muchas cosas de él son interesantes”, subraya. Pero, claro, también son muchas las críticas. “No se puede gobernar con la mentira”, dirá sobre los índices de inflación, por lo que definirá el cacerolazo pasado y el por venir como “el emergente de un estado de bronca general”.

“Muy bien, Pino, pegales”, alienta, en broma, desde la mesa vecina la diputada Paula Bertol. No es la única macrista en la confitería Selquet, en Pampa y Figueroa Alcorta. Más allá se encuentra el ministro de Espacio Público porteño, Diego Santilli, comentando que también él se lanzará como precandidato a senador, con lo que la grilla ya viene cargadita. El lugar de encuentro fue definido porque a Solanas le quedaba cómodo para llegar desde su casa en Olivos. El ambiente es “pre-office”, con notebooks sobre las mesas y el estacionamiento poblado de autos importados.

La entrevista pudo hacerse porque finalmente se suspendió una protesta de trabajadores de la isla Demarchi de la que Pino quería participar. ¿Cómo, un cineasta en contra del Polo Audiovisual? “Eso es un gran negocio inmobiliario, nadie que tenga una productora necesita trasladarse a esa isla. Distinto sería si dijeran que van a construir salas, porque acá no hay espacios”, argumenta. Además, habla en defensa de las dependencias que se encuentran en la isla, que tienen que ver con la navegación del Río de la Plata. Lo que engancha con la necesidad de un puerto de aguas profundas, de reconstruir una marina mercante y lo que paga Argentina –“más de cinco mil millones de dólares”, asegura– en fletes para exportaciones. Que con ese dinero se podrían construir treinta nuevos barcos con los que el país podría transportar sus cosechas.

Solanas es un apasionado de estos temas. Levanta la voz y probablemente puedan escucharlo desde varias mesas alrededor, como la diputada Bertol. Son esas cuestiones “estructurales” las que Pino ha venido tratando en sus documentales: La próxima estación (sobre los ferrocarriles), El oro impuro (la megaminería) y El oro negro (el petróleo). Parecían temas extraños para un candidato porteño y hasta recibió burlas. Luego, las tres cuestiones pasaron a ser de última actualidad, aún lo son. Ahora, entre los varios proyectos fílmicos que lo ocupan, trabaja en El oro verde, sobre la expansión de las siembras superproductivas como la soja o los pinares, con graves consecuencias para las poblaciones locales. “Es que a veces se tarda en comprender. El valor de estas películas es que tienen protagonistas con nombre y apellido, es gente que vive en esos lugares y sabe de lo que está hablando”, responde.

Solanas habla mientras desmenuza las medialunas que luego va comiendo de a poco. Acepta que el Gobierno “ha comenzado a tomar algunas medidas correctivas” y las adjudica, “tal vez”, a la llegada de Kicillof. “Por una vez se dijo que los hidrocarburos tenían que ser regulados, como es en todo el mundo”, aplaude. Explica que por eso votó a favor de estatizaciones como la de YPF o la –más discutida– de la imprenta Ciccone. “Avanzar en la recuperación de palancas estratégicas del país es decisivo”, define. Pero se enoja porque el Gobierno “no acepta discutir nada, ni un artículo, y eso es una tragedia”.

En principio, se muestra a favor de poner restricciones a la compra de dólares. “Pero hay que hacerlo bien, porque la gente se enoja”, advierte, así como insiste sobre lo de “gobernar con la mentira”. “No se puede empezar un presupuesto diciendo que la inflación anual va a ser del 10,8 por ciento”, sostiene, porque “si me están mintiendo, salgo a comprar dólares como loco”. Por eso se ubica entre los que opinan que “hay que oír” a quienes salieron a cacerolear. “Había gente acomodada, pero también trabajadores que cobran 4 o 5 mil pesos que no llegan a fin de mes. No hay que despreciar a las capas medias”, asegura. También defiende a los prefectos y gendarmes que mantienen una protesta desde la semana pasada. Proyecto Sur no participó de la reunión en Diputados, cuando se sacó una declaración con casi todos los bloques instando a los efectivos a subordinarse a sus autoridades. “Olfateamos la trampa, no estábamos ante un intento desestabilizador”, responde.

En los últimos días, Solanas se mostró junto al socialista Roy Cortina y a Claudio Lozano, lo que sirvió para alimentar los rumores de un posible acuerdo con el FAP. No dice que sí ni que no. “Si se actúa con sensatez se puede construir un gran frente en la ciudad”, evade. Cree que para la próxima elección, tal como dice Hermes Binner, lo lógico es que se hagan alianzas por distritos. 2015 será otro cantar.

Si analiza al Gobierno, dice coincidir en su política internacional orientada a la “Patria Grande” latinoamericana, aunque opina que no es suficientemente dura con Gran Bretaña respecto de Malvinas, porque amenaza con represalias económicas que después no toma. En cambio, critica que “potenció la desunión” del país y que “lo neoliberal grueso no se ha tocado, con una astuta combinación con políticas neokeynesianas en lo social y de defensa de los derechos humanos, pero eso es algo que hacen hasta los países más conservadores del mundo”.

Solanas toma su gorra verde y se despide. Después de hora y media de charla, las mesas pasaron del desayuno tardío a los primeros almuerzos. El público cambió, salvo Santilli, que sigue allí pero en otra mesa. En el ministerio debe estar todo bajo control. Saluda y promete participar de algún próximo desayuno.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Rafael Yohai
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.