EL PAíS › HUGO MOYANO SE ENTUSIASMA CON UN POSIBLE ACUERDO CON EL PRO

De la insinuación al coqueteo

 Por Werner Pertot

“Sería la fórmula perfecta.” Hugo Moyano definió así una candidatura que lo incluyera a él y a Mauricio Macri. Saliendo del tono de broma, fue dejando en claro que lo que hoy es un chiste mañana puede no serlo. Moyano dijo que “sería interesante para el futuro poder llevar adelante una actitud de pacto, de acuerdo” con el PRO. Francisco de Narváez hizo su entrada en el acto y llamó a ambos a “superar la foto” y construir un frente electoral. En el macrismo se mostraron mucho más cautelosos. “No hay que ver que una foto prefigure un acuerdo político”, advirtió el presidente del PRO, Humberto Schiavoni. “El PRO tiene una actitud frentista y constructiva de una alternativa al kirchnerismo. Ahora, cualquier alianza electoral está muy lejos del escenario actual”, dijo.

La foto de Macri y Moyano removió a los distintos sectores que buscan una unidad de la oposición. Dentro del macrismo también trajo turbulencias: hubo desde liberales que se mostraron asqueados con la escena hasta dirigentes peronistas que lamentaron no ser los artífices de la foto. En la mesa chica del PRO juran que no fue una foto pensada. O que no lo fue tanto como –por ejemplo– el encuentro entre Macri y el gobernador cordobés, José Manuel de la Sota. “Es una foto, nada más”, afirman cerca de Macri, en donde buscan darle un carácter “institucional” al encuentro entre el jefe de Gobierno y el titular de la CGT disidente.

“Fue una invitación del Momo Venegas, que es amigo”, dijeron.

Moyano recurrió a las bromas para hablar del encuentro con la persona a la que antes calificaba de “neoliberal” y a cuya gestión le ponía un “menos diez”. “No nací para ser número dos”, chanceó con una fórmula presidencial Moyano-Macri. “Sería la fórmula perfecta”, se divirtió. “No sigamos con esto porque si no mañana van a decir que ya está la fórmula”, se atajó Moyano, quien aclaró que todo fue “en un ambiente de chiste”. “Más allá de la conformación de una fórmula, sería interesante para el futuro poder llevar adelante una actitud de pacto o de acuerdo que desgraciadamente hoy no ocurre”, lamentó. “Lo importante de esto –y que de alguna manera expresa la voluntad de la gente– es que terminemos con esta antinomia de izquierda y de derecha”, opinó Moyano.

Quien rápidamente recogió el guante fue De Narváez, que tuvo su propia foto con Macri hace no demasiado tiempo. “Hay que superar las fotos. Las fotos se suplantan, se reemplazan o, a veces, se separan. Hay que hacer un principio de acuerdo sobre cuestiones básicas”, propuso el ex aliado de Unión-PRO. Sobre el jefe de Gobierno aseguró: “Estamos dialogando. Apuntamos a construir un espacio sin limitaciones en lo que respecta a nosotros”. “Hoy el PRO es parte de ese armado y nosotros mantenemos un diálogo fluido en estos momentos, porque consideramos que así es como se debe recomponer a la política”, afirmó. De Narváez volvió a aclarar que conversa regularmente con el gobernador bonaerense, Daniel Scioli.

Dentro de los aliados del macrismo también tuvo buena recepción la foto con el líder cegetista. “Es un muy buen ejemplo de que el diálogo es posible. El Gobierno tiene miedo de que la oposición converse”, destacó el diputado Eduardo Amadeo, que forma parte del Grupo de Acción Para la Unidad (GAPU). Otra miembro del GAPU se había referido al encuentro de manera más reticente: “El diálogo es positivo entre cualquier sector de la oposición que se anime a hablar, después habrá que ver si hay o no coincidencia programática”, aseguró Patricia Bullrich, que como ministra de Trabajo de la Alianza tuvo enfrentamientos duros con Moyano. Entre otras cosas, el camionero fue el que le puso de sobrenombre de La Piba.

En el PRO también tomaron distancia de la posibilidad de un acuerdo con el dirigente camionero. Schiavoni consideró que se trató de una foto “institucional”. “No debería llamar la atención de nadie, pero el kirchnerismo instaló una criterio de fractura en la sociedad”, afirmó. “Estamos abocados a construir una fuerza partidaria –indicó a Página/12–. Estas relaciones tienen que ver con una convivencia natural de la política: la foto con De la Sota o con Oscar Aguad también son parte del ejercicio democrático”. Sin embargo, ante los distintos planteos el presidente del PRO consideró “no es el momento de hablar de alianzas”. “Estamos abiertos a estos frentes para 2013 y 2015, pero las cuestiones electorales se dirimirán el año que viene. No es el momento de empezar a hablar de frentes electorales”, remarcó Moyano.

Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Macri, Gerónimo “Momo” Venegas y Hugo Moyano.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.