EL PAíS › OPERATIVO CONTRA EL TRABAJO ESCLAVO

El rescate

El Ministerio de Justicia liberó a 102 personas que la empresa Berry mantenía “en condiciones rayanas con la esclavitud”.

Un centenar de personas sometidas a trabajar en condiciones de esclavitud en una importante empresa agropecuaria ubicada en la localidad bonaerense de San Andrés de Giles fueron rescatadas en un operativo a cargo del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Se trata de 102 hombres y mujeres oriundos de Oberá y Andresito, Misiones, a los que la firma Berry Argentina explotaba en la cosecha de arándanos. Según informó el ministerio, las personas estaban sometidas a “condiciones rayanas con la esclavitud” y “las hacían dormir en carpas, las hambreaban y no les permitían salir aunque estuvieran enfermas”.

El operativo de desbaratamiento de la red de trata de personas para explotación laboral fue coordinado por la Oficina de Rescate y Acompañamiento a Personas Damnificadas por el Delito de Trata, que depende del ministerio que conduce Julio Alak, e incluyó la intervención del juez federal de Mercedes, Rubén Echave, y de efectivos de la Policía Bonaerense. Las víctimas sufrieron “reclutamiento, traslado, transporte y explotación en el lugar de destino”, todos ellos indicadores de trata de personas, según explicó Alak, al tiempo que indicó que “ninguna de ellas contaba con dinero al momento de las declaraciones y todas describieron condiciones infrahumanas de trabajo y alojamiento”.

Según relataron algunas víctimas a miembros de esa oficina, las personas se encontraban “reducidas a la condición de esclavas, porque las hacían dormir en carpas, las alimentaban muy precariamente, pasaban hambre y estaban privadas de su libertad, porque no les permitían salir del establecimiento por ninguna razón”, detalló el ministerio. “Es aberrante que empresas importantes aumenten sus ganancias sometiendo a las personas a la humillación y a la degradación más escandalosas”, agregó Alak. Según la cartera de Justicia, son más de cuatro mil las víctimas de explotación sexual y laboral las que fueron rescatadas por el Estado desde 2008.

Acompañadas y asistidas por el equipo de la Oficina de Rescate durante la declaración testimonial en sede policial, las víctimas fueron trasladadas a un refugio en la ciudad de La Plata. Aquellas que lo deseaban, ayer podían regresar a sus hogares en Misiones.

Durante la cosecha de arándanos, los trabajadores eran obligados a llenar 17 cajas, por lo que resultaba “imposible de alcanzar, porque apenas llegaban a cumplir la mitad de esa meta trabajando a destajo. Al término de cada jornada, un capataz pesaba la fruta levantada y arbitrariamente decidía cuánto pagaba”, describieron. Son los que se conoce como “trabajadores golondrina”. De acuerdo con el informe oficial, habían sido reclutados en su provincia de origen para trabajar durante tres quincenas en la cosecha de arándanos, bajo la condición de que les descontarían el pasaje y la comida a quienes renunciaran antes de cumplir el plazo acordado.

Las víctimas sólo recibían recibos de sueldo al liquidarles la primera quincena de trabajo, pero sin contar con un contrato firmado, y tampoco tenían la posibilidad de asistencia médica, ya que estaba totalmente prohibido abandonar el lugar de trabajo en el campo Berry Argentina.

Compartir: 

Twitter
 

Alak habló de “condiciones infrahumanas de trabajo y alojamiento”.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.