EL PAíS

El sumario de la SIDE, una lección de cómo no hacer una investigación

El Gobierno autorizó levantar la reserva del sumario de la investigación de la SIDE sobre el atentado a la AMIA. Pero su lectura, que Página/12 hizo en exclusiva, revela que los espías nada hicieron por saber qué ocurrió y mucho por evitar que se supiera.

 Por Raúl Kollmann

El decreto presidencial que levantó el secreto sobre un sumario interno de la SIDE en el caso AMIA no abrió las puertas a nuevas evidencias sobre el atentado sino a un verdadero bochorno. Esa investigación dentro de la central de espías –revelada hoy por Página/12 en exclusiva–, fue hecha durante el gobierno de la Alianza y tenía el objetivo de esclarecer las maniobras y pistas falsas plantadas por la SIDE. Sin embargo, el texto no hace sino tapar todo con argumentos que no tienen la menor credibilidad. A una parte de los cuestionamientos, los agentes contestan, por ejemplo, “lo leí en el diario”, “lo vi por televisión”, “no hay ninguna constancia de que las cosas hayan ocurrido de esa manera” o “no sabemos de dónde salió esa información”. En la mayoría de los casos no dan más explicación que esa. El sumariante no hizo repregunta alguna y aceptó los argumentos que le dieron, pese a lo inverosímiles que resultan a simple vista.
Los abogados de Memoria Activa, Alberto Zuppi y Pablo Jacoby, la AMIA, así como varios de los defensores de los acusados venían reclamando que, de una vez por todas, se levante el secreto sobre lo hecho por la SIDE. Entre otras cosas porque hay elementos claves de la investigación que llegaron a la causa de la mano de la central de espías y en algunos casos no queda en claro si son pruebas o maniobras. Estos son los puntos que el sumario apuntó a investigar.
- ¿Se le pagaron 400.000 dólares al principal imputado, Carlos Telleldín?
Respuesta: Una contadora declara que de tal cuenta y en tal fecha no salió el dinero. Nadie repregunta qué sucede con las otras cuentas ni se lo hace declarar a Alejandro Broussón, que según los allegados a Telleldín, estuvo presente en el momento de la entrega del dinero.
- ¿Cómo fue que se filmaron los videos en los que aparecen negociando el juez Juan José Galeano y el principal imputado, Carlos Telleldín?
Respuesta: “No sabemos, lo vimos en el programa de (Jorge) Lanata”, es la contestación. “Yo lo leí en los diarios del día siguiente”, responde otro responsable de Contrainteligencia. Sin embargo, hasta los empleados del juzgado declararon que los equipos de filmación eran armados y desarmados por personal de la SIDE, que se llevaba y analizaba parte de las grabaciones.
- Los policías bonaerenses Diego Barreda y Mario Bareiro, ahora imputados en la causa, ¿trabajaron para la SIDE?
Respuesta: “Los conocimos después del atentado. Trabajaron para la SIDE porque conocían a Telleldín, pero no teníamos ningún vínculo anterior”. No hay repreguntas.
- ¿Cómo es posible que hayan intervenido teléfonos de varios sospechosos argentinos, iraníes y siriolibaneses mucho antes de que apareciera alguna evidencia en contra de ellos?
Respuesta: “La propuesta de intervenir esos teléfonos fue hecha por la Policía Federal. No sabemos de dónde salieron esos listados”. No hay repregunta. Lo más llamativo es que se intervienen, por ejemplo, los teléfonos de Telleldín, su hermano y varios iraníes antes de encontrarse el motor entre los escombros de la AMIA. Oficialmente es ese motor el que lleva a Telleldín, pero Galeano y la SIDE parece que lo sabían de antemano. La sospecha de los familiares, defensores y querellantes es que la SIDE tenía alguna información sobre el atentado, pero que se le escapó de las manos. Sobre esto no se indaga nada en el sumario.
- ¿Por qué borraron todos los casetes de escuchas telefónicas realizadas a Telleldín en la semana en que se lo detuvo?
Respuesta: “Nosotros le dimos una copia a la Policía Federal. En la SIDE se analizaron los contenidos de la cintas y se borraron porque existía la copia de la Policía Federal, que debía entregar los casetes al juzgado”.No hay repregunta, en especial teniendo en cuenta que la Federal borró los mismos casetes, que contenían los diálogos de Telleldín en una semana clave, la inmediatamente posterior al atentado. Tampoco hay explicación de por qué se tapó semejante irregularidad, ya que el juez Galeano recién la hizo pública un año más tarde.
- ¿Quién preparó al testigo falso Ramón Solari?
Respuesta: “Nosotros no fuimos”. Solari es un múltiple asesino que, de golpe, se presentó diciendo que tuvo en su poder la camioneta que estalló en la AMIA y se la entregó a unos árabes que venían de la Triple Frontera. Lo grave es que Solari se conocía el expediente de punta a punta y costó mucho demostrar que todo era un armado. Las sospechas iniciales es que a Solari lo instruyó uno de los policías implicados, Mario Bareiro, pero trabajando para la SIDE. La central de espías se limitó a contestar que “no podemos responder ahora”.
El sumario tiene este tono y este estilo de tapar las irregularidades. Supuestamente, la conclusión fue una sanción a tres hombres claves de la SIDE, Alejandro Broussón, Patricio Finnen y Jaime Stiuzo. La verdad es que en el texto no se menciona ninguna sanción. Fuentes de la SIDE le hicieron a este diario una revelación asombrosa: Finnen y Broussón fueron jubilados, pero no por irregularidades, sino porque le dieron demasiada información a Claudio Lifchitz, el secretario de Galeano, que terminó denunciando al propio juez y a la SIDE por las maniobras y pistas falsas. Stiuzo, en cambio, quedó como jefe de operaciones, el tercer cargo en importancia dentro de la jerarquía de la SIDE.

Compartir: 

Twitter
 

Sergio Acevedo el secretario de Informaciones del Estado que impulsó del desbloqueo de la información.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.