EL PAíS › EN EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA PORTEñO

Una maniobra de bloqueo PRO

 Por Werner Pertot

Mauricio Macri sigue teniendo problemas para designar a su candidata en el Tribunal Superior de Justicia. Luego del fiasco con Daniela Bruna Ugolini (una fiscal que siempre le fallaba a favor), el jefe de Gobierno propuso para el TSJ a Inés Weinberg de Roca. La jueza fue denunciada ante el Consejo de la Magistratura por una supuesta incompatibilidad entre su cargo en la Ciudad y otro que ejerció en la ONU. Esta semana, los consejeros macristas fueron en bloque a intentar cerrar el proceso contra Weinberg de Roca. A la cabeza estuvo el ex legislador Jorge Enríquez, que pasó de condenar la homosexualidad a defender candidatas de Macri sin escalas. El intento fracasó porque los legisladores peronistas se retiraron y los dejaron sin quórum, pero esta semana volverán a la carga. Una de las consejeras les señaló a los hombres del PRO que hacen lo mismo que le critican al Consejo de la Magistratura nacional.

Desde que Julio Maier renunció al TSJ –el equivalente a la Corte Suprema en la Ciudad– Macri viene intentando ubicar personas afines a él en la cabeza del Poder Judicial. La primera candidata fue Ugolini, una fiscal que siempre dictaminó a favor del oficialismo y contra los derechos sociales, laborales, reproductivos, de vivienda. Pese a la resistencia que encontró, el líder de PRO siguió respaldando a su candidata hasta que los fallos en contra de las irregularidades del procedimiento llegaron al TSJ, donde se dictaminó que existió un conflicto de poderes.

Luego de que se cayera la candidatura de Ugolini, Macri dejó vacante el cargo por más de un año, hasta que optó por Weinberg de Roca, a quien conoció en el gimnasio al que ambos van, en Barrio Parque. La magistrada llegó con menos resistencia a la Legislatura, pero el ex procurador porteño de Fernando de la Rúa, Ernesto Marcer, presentó una denuncia contra Weinberg por una supuesta incompatibilidad entre el dinero que habría cobrado en la ONU y su cargo de jueza. En la Legislatura porteña, el PRO se apuró a descartar la denuncia, pero en el Consejo de la Magistratura porteño el presidente de la Comisión de Disciplina, Daniel Fábregas, pidió informes a la ONU y a la Cancillería.

Esto desató la furia de los macristas, que pidieron una sesión especial para archivar la denuncia sin esperar la respuesta de la ONU y sin siquiera escuchar a la acusada.

Página/12 accedió a la versión taquigráfica de la sesión del Consejo de la Magistratura del jueves pasado, que contiene algunos párrafos memorables. La sesión comenzó con el macrista Sebastián De Stefano solicitando archivar la denuncia porque “consiste en intentar cuestionar en términos políticos la designación de la doctora Weinberg de Roca”. También reclamó que se anularan los pedidos de informe a la ONU.

–¿Usted está pidiendo que se ignore una denuncia presentada y se la archive? –le preguntó el presidente del Consejo, Juan Manuel Olmos.

–No, presidente.

–Sí, dijo eso.

Allí entró en escena Jorge Enríquez, cuya reciente incorporación al Consejo merece un párrafo aparte: Enríquez considera que la homosexualidad es “una desviación psicosexual que se puede corregir con endocrinólogos infantiles. Lo natural es que Dios nos creó hombre y mujer”. Además, se opone a todas las formas de anticoncepción, al aborto en todos los casos, a la educación sexual en las escuelas y, aparentemente, también a que se investigue a las candidatas de Macri al TSJ.

–Esto hay que clausurarlo ya –lanzó Enríquez–. El doctor Marcer sale a hacer una excursión de pesca, porque evoca todo en términos potenciales. No hay nada concreto. Esto tiene una connotación política.

–El denunciante fue compañero suyo del gabinete del doctor De la Rúa –le recordó Olmos, dado que Enríquez fue subsecretario de Gobierno del radical–. Habla en el potencial del gran diario argentino, que le tendría que gustar a usted. ¿Cuál es la intencionalidad política? ¿El archivo de la denuncia?

–No –contestó Enríquez, quien fue dejando frases como “la incompatibilidad no es una incompatibilidad” o “ninguno de los que estamos acá somos inocentes”. Afirmó que el Consejo la autorizó a ir a la ONU.

–No se la autorizó para que no declarara en su declaración jurada los emolumentos que pagaba ese tribunal. Eso es precisamente lo que hay que investigar y hoy usted quiere archivar –retrucó Olmos.

“No darle tratamiento a la denuncia de una jueza por el solo hecho de que está candidateada a mí me da tufillo de que algo quieren esconder”, manifestó Fábregas, titular de la Comisión de Disciplina, que se cruzó con Enríquez. “¡Lo que usted quiere hacer es cajonear una denuncia con una falta de transparencia total!”, le lanzó Fábregas.

Allí intervino la consejera Alejandra García, quien comparó las críticas al Consejo de la Magistratura nacional con lo que estaba ocurriendo allí. Y le reprochó a Enríquez que no defienda con el mismo énfasis a los empleados, dado que él es representante por los abogados. “Estas causas sí pueden estar abiertas eternamente”, ironizó García.

–Desde ya que tienen que estar cerradas todas –definió Enríquez.

–Ah, bueno...

“Ustedes piden que no sigamos con esta denuncia para no entorpecer el trámite político en otro lugar. ¿Quién está haciendo política? ¿Nosotros o usted?”, le preguntó Olmos a Enríquez en el borde final de la paciencia. Finalmente, Olmos y otros dos concejeros dejaron sin quórum a los macristas. Como faltó el juez Gustavo Letner –que responde al jefe de los fiscales, el macrista Germán Garavano– no pudieron aprobar el archivo de la denuncia. Volverán a intentarlo esta semana.

Compartir: 

Twitter
 

Inés Weinberg de Roca
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.