EL PAíS › AVANZA EL PRIMER CONVENIO COLECTIVO DE TRABAJO PARA LOS DOCENTES DEL SECTOR PRIVADO

La paritaria llega a la escuela privada

Los gremios docentes y las cámaras que agrupan a las instituciones educativas del sector firmaron un acta acuerdo que instala el mecanismo de negociación paritaria. “Los contratos de marzo a noviembre pasan a ser ilegales”, celebró Almirón, del Sadop.

Los 220 mil docentes que trabajan en escuelas, universidades y establecimientos educativos privados de todo el país han escrito, tras más de veinte años de reclamos gremiales, la “primera página” de su Convenio Colectivo de Trabajo, que consolida a la negociación colectiva como medio para expandir derechos y mejoras en las condiciones laborales del sector. El secretario general del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), Mario Almirón, adjudicó el logro a la “fundamental intervención del Estado” para instar a las patronales a sentarse a dialogar. “Tenemos paritarias gracias a este Ministerio de Trabajo y a este Ministerio de Educación, porque no sólo sacaron las leyes, sino que se ocuparon de aplicarlas”, explicó y adelantó que “hay un intercambio informal de borradores para cerrar un segundo acuerdo hacia mediados de octubre”.

El Sadop y las cámaras que nuclean a sus empleadores –la Confederación Argentina de Instituciones Educativas Privadas (Caiep), la Junta Coordinadora de Asociaciones de la Enseñanza Privada (Coordiep) y el Consejo Superior de Educación Católica (Consudec)– firmaron un acta acuerdo que, homologada por el Ministerio de Trabajo, dejó asentado el mecanismo de negociación paritaria que llevará a todos los maestros y empleadores del ámbito privado los efectos de los sucesivos acuerdos del Convenio Colectivo. Según la dirigencia del Sadop, este primer paso hacia el CCT “fue posible gracias a los cambios en el sistema educativo impulsados por el gobierno nacional”.

Durante los gobiernos de Raúl Alfonsín y Carlos Menem, los docentes privados sufrieron una fuerte precarización laboral. “Pasaban dos cosas; por un lado una negativa de la parte empleadora a acordar en las paritarias y, por otro lado, un Estado completamente funcional a los intereses de la patronal”, recordó Almirón. En un contexto donde se rechazaba la negociación colectiva como práctica y se hacían acuerdos macro que empujaban a los trabajadores a la discusión por empresa, el marco institucional legal dado por el Estatuto del Docente Privado (Ley 13.047) obligaba a las cámaras a discutir en el Consejo Gremial de Enseñanza Privada (CGEP). “Pero era un ámbito para concretar rebajas salariales y despidos sin causa de miles de docentes, donde el Estado daba mayoría a la patronal y después le homologaba las resoluciones”, contó el dirigente docente.

“Hasta que Néstor Kirchner y (el entonces ministro de Educación) Daniel Filmus impulsan la nueva ley de educación, nosotros no teníamos una norma que estableciera claramente el derecho de los docentes privados a negociar las condiciones de trabajo con sus empleadores”, agregó Almirón, quien destacó tres normas sancionadas por el kirchnerismo: la ley que fijó los 180 días de clases en 2004, la Ley de Financiamiento Educativo del 2005, y la Ley de Educación Nacional de 2006. “La legislación dice claramente que tanto los trabajadores de la educación pública como los de la privada tienen derecho a negociar colectivamente las condiciones de trabajo”, explicó, con lo que quedó zanjada una larga discusión jurídica.

El ámbito en donde ahora discuten los gremios Sadop y Ctera con las patronales es la Comisión Negociadora de la Enseñanza Privada, creada por una resolución del CGEP en el 2009.

Ahora, el acta que fue firmada en julio pasado establece que los acuerdos aprobados por el CGEP y homologados por el Ministerio de Trabajo tendrán vigencia para todo el universo de docentes privados del país, con independencia de si están o no afiliados sindicalmente, o de si los empleadores y propietarios de los establecimiento educativos están o no en alguna de las cámaras. Además, estipula que “la forma típica de contratación es el contrato de trabajo por tiempo indeterminado”. “Contratos de marzo a noviembre pasan a ser ilegales”, celebró Almirón, respecto a una de las problemáticas fundamentales del sector, y destacó que “todas las contrataciones quedan registradas para que las tenga el Ministerio de Trabajo, e interceda en casos de violación de los contratos”.

“Es la primera página de nuestro Convenio Colectivo”, festejan en el Sadop, que ahora negocia para lograr un segundo acuerdo a mediados de octubre. “Sabemos que es un proceso largo, ya que nos llevó veinte años sentarnos a hablar con los empleadores, pero abrimos una puerta que ya no se va a cerrar –analizan–. Algún día será un gran libro de trabajo, como el que tiene Smata o la UOM, porque ya empezamos a dar los primeros pasos.”

Informe: Juan Manuel Frías.

Compartir: 

Twitter
 

Mario Almirón, titular del Sadop, destacó la “fundamental intervención del Estado” en la negociación.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.