EL PAíS › LOS INTENTOS DEL PRO POR SOSTENER LA CANDIDATURA DE MACRI 2015, ANTE EL AVANCE DE MASSA

El armado que desvela al macrismo

El partido del jefe de Gobierno porteño apunta a construir una “tercera vía” como alternativa al PJ y la UCR. El principal desafío es lograr sustento en la provincia de Buenos Aires. Diferencias internas por haber dejado ir a Cariglino y Posse.

 Por Werner Pertot

Quizá Mauricio Macri sobreactuó un poco cuando rechazó a todos los que integraron gabinetes nacionales en su lanzamiento presidencial del día de las elecciones. Algunos de los que lo acompañan, a los que les cabe ese sayo, le plantearon que no debería repetir la idea. El procesado jefe de Gobierno porteño dedicará todos sus esfuerzos a construir una candidatura sólida hacia 2015. Pese a que logró ampliar su bloque de concejales bonaerenses y diputados, y a que tiene por primera vez senadores, al líder del PRO le surgió un competidor directo: Sergio Massa. Los macristas saben que el principal desafío es tener un armado en la provincia de Buenos Aires. Algunos cuestionan haber dejado ir a los intendentes Jesús Cariglino y Gustavo Posse directo a los brazos del líder del Frente Renovador.

La línea central del discurso macrista será la de la “tercera vía”. No se refieren a la tercera posición de Juan Domingo Perón, sino a construir una alternativa al peronismo y el radicalismo. Lo dijo Macri en su lanzamiento y lo repiten sus principales espadas. “Lo que necesitamos es cambiar la cultura del poder, animarse a construir una fuerza autónoma que no sea pulmotor del peronismo en cualquiera de sus versiones o del radicalismo”, consideró Patricia Bullrich ante este diario.

“Durante todo 2014 vamos a fortalecer la construcción propia: el partido existe en los 22 distritos, jugamos con fuerza propia en los diez más importantes y tendremos un bloque de 20 diputados y tres senadores. Tenemos un candidato a presidente y un gobierno con mucha visibilidad”, indica el presidente del PRO, Humberto Schiavoni. El no lo dice, pero deja en el aire la idea de que Massa no tiene nada de esto. En el macrismo no le imaginan (ni le desean) un gran futuro al intendente de Tigre. Sostienen que los gobernadores van a preferir un candidato del PJ como Daniel Scioli, Sergio Urribarri o Juan Manuel Urtubey. “A Massa le va a costar mucho armar un proyecto nacional”, dice uno de los estrategas del PRO, y sabe bien de lo que habla.

Macri logró sumar diputados con armados prestados, como el de Juan Carlos Romero en Salta o el de los Rodríguez Saá en San Juan. En otras provincias empieza a tener su construcción propia en alianza con un sector del peronismo local, como ocurre con Miguel del Sel en Santa Fe (que se alió con el reutemismo) o Alfredo de Angeli en Entre Ríos (que fue de la mano del caudillo Jorge Busti). Algunas de sus apuestas dieron resultado, como el ex árbitro Héctor Baldassi, quien llegó cuarto en Córdoba, pero en la capital cordobesa logró superar al espacio de José Manuel de la Sota. Una pequeña venganza luego de que el gobernador cordobés tuviera una serie de reuniones con Macri para, finalmente, asegurar que nunca se aliaría con él. Por estos días, De la Sota está tejiendo acuerdos con otro ex aliado de Macri: Francisco de Narváez. En el Congreso, los macristas no ven una gran posibilidad de sumar más diputados y senadores de los que ya tienen. Se contentan con que ninguno se haya ido con Massa.

“En 2015, vamos a entrar en un escenario de mucha fragmentación y muy particularizado por distrito. El 90 por ciento del electorado está en doce distritos, de los que la mitad elige diferenciados los cargos provinciales de los nacionales. Va a haber que jugar con alianzas locales para consolidar la fórmula nacional. Tenemos chances para ser uno de los jugadores fuertes”, indica Schiavoni a Página/12. El presidente del PRO está dedicado al armado en diversas partes del país, mientras que la provincia de Buenos Aires es un territorio al que se dedica el ministro de Gobierno, Emilio Monzó.

Desde que llegó al PRO, Monzó se ganó varios enemigos internos. Algunos de ellos le cuentan las costillas por no haber construido un armado provincial. “La mayoría de los concejales provinieron del Frente Renovador. Nos consiguió nueve concejales con 20 millones de pesos de gasto, a razón de dos millones de pesos por concejal”, remarcaron quienes no lo quieren. No sin malicia, sumaron un dato: su lista salió tercera en Carlos Tejedor, de donde Monzó es oriundo.

Pese a las críticas, Macri ratificó su confianza en Monzó, que seguirá a cargo del armado en provincia. Su idea es retomar el “plan Michetti”, pero ahora con una nueva cara. Quien sería trasplantada a provincia es María Eugenia Vidal. “La medimos: tiene un nivel de conocimiento del 45 por ciento. Y tiene más imagen positiva que negativa. Puede crecer”, es el diagnóstico sobre el traspaso de la vicejefa porteña. “La idea es construir dos precandidaturas: la de Vidal y la de Jorge Macri”, indican en Bolívar 1, pese a que esto fastidia un tanto al intendente de Vicente López. “Se tiene que acomodar a esa estrategia”, ordena uno de los armadores porteños. Los dirigentes de Jorge Macri plantearon sus disidencias a la separación del Frente Renovador en un encuentro el miércoles pasado. “Ya perdimos a Posse y a Jesús Cariglino”, cuestionaron. Y consideraron que el discurso del domingo de Macri fue “demasiado antipolítico” y ahuyenta a potenciales aliados curtidos en el barro de la política bonaerense.

Entre los que aconsejan a Macri no parecen prestar atención a estas críticas acerca de cómo llevar el discurso y el armado. “A la provincia tenemos que llevar gente conocida de la ciudad y trabajar en territorio con gente nueva”, subraya uno de los comensales de la reunión que tuvo Macri con sus dirigentes el jueves pasado. “Tiene que ser con gente nueva. La experiencia de la estructura ya la tuvimos con Posse y Cariglino. ¿Para qué nos sirvió? Para perder tiempo”, se preguntan y se contestan. “Hay que abrir a la sociedad, no perder mucho tiempo en la política”, dicen. Hay que ver qué frutos rinde esa estrategia, que en diez años no le alcanzó a Macri para tener un armado que sostenga su candidatura a presidente.

Compartir: 

Twitter
 

No bien concluyeron las elecciones legislativas, Mauricio Macri comenzó a promocionar su postulación.
Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.