EL PAíS › LOS OPOSITORES RECHAZARON LA MEDIDA MIENTRAS EL KIRCHNERISMO AVALO LOS CAMBIOS EN LA COMPRA DE DOLARES

Unos respaldaron y los otros criticaron

El PRO, el Frente Renovador, la UCR y la Coalición Cívica, entre otros opositores, cuestionaron la decisión anunciada ayer por la Casa Rosada. El FpV anticipó una mejora en la competitividad y una dinamización de la economía.

Apenas pisó suelo argentino de regreso de su viaje por Suiza, Mauricio Macri lanzó un tuit: “Convoqué a mi equipo económico para hoy a la tarde para analizar la situación actual”. Mientras el comentario generaba ironías en la red social, el jefe de Gobierno dio una conferencia de prensa en la que sostuvo que el anuncio oficial “tiene que ver con un modelo político que no funciona, venimos diciendo hace una década que no funciona”. “El anuncio de hoy genera mayor presión de precios sobre salarios. Pierden el jubilado y el trabajador, no el empresario que especula”, sostuvo el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, que al igual que el resto de la oposición cuestionó la medida del gobierno nacional. En cambio, el titular de la Comisión de Presupuesto en Diputados, Roberto Feletti, remarcó que la iniciativa “va a permitir generar mejor competividad y un desenvolvimiento mayor de la fuerza de la economía, va a mejorar la recaudación y por lo tanto un mejor financiamiento del gasto”.

Nadie se guardó su opinión sobre la medida de reducir la restricción en la compra de dólares. Macri no les dio importancia a los usuarios de las redes sociales que parodiaron su tuit mostrando fotos de Brigada A, el grupo de rock Kiss o La Banda del Golden Rocket. Se sentó frente a las cámaras y, con rostro adusto, cuestionó la decisión del Poder Ejecutivo. El líder del PRO cuestionó a “un modelo político institucional que va contra el libre desarrollo y la elección de la gente y generalmente termina en crisis”. “En el Gobierno nunca aceptaron que hay un cepo y ahora dicen que hay que anularlo, lo cual es una contradicción que daña la comunicación entre nosotros y hacia el mundo”, subrayó Macri pese a que horas antes, el diputado macrista Federico Sturzenegger se había mostrado a favor de la medida.

“No son de extrañar las críticas de Macri a decisiones de política económica que no tiene que ver con la matriz liberal. Es un profundo y acérrimo defensor del libre mercado que hambreó a millones de argentinos y hermanos latinoamericanos durante la década del ’90”, le retrucó el diputado Juan Cabandié. El titular del PJ bonaerense e intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, advirtió que “Macri habla de construir soluciones mientras deja a 17 mil chicos sin escuela”.

“Hay mucho zigzag en la economía en los últimos 20 días. No se toma con seriedad el problema central, que es la inflación”, tuiteó el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, que pidió “mirar como evoluciona la medida” a la que calificó como “parches menores”. “Las clases medias de salarios fijos, las pymes, los jubilados y los pobres pagarán con hambre el costo del ajuste brutal de Cristina Kirchner”, vaticinó Elisa Carrió, quien consideró que “vivir en la mentira no es bueno”. “El kirchnerismo juega a la ruleta rusa con el dólar. Está desbordado y sin representación política y económica”, se sumó la aliada PRO Patricia Bullrich. “Chau dólar barato, chau tarifas congeladas. Hay ficciones y relatos que ya no se pueden sostener”, se entusiasmó el dirigente de Unen Alfonso Prat Gay.

El jefe del bloque de senadores oficialista, Miguel Pichetto, opinó que la medida “es importante, porque seguramente tendrá un impacto positivo en lo que hace a la dinamización de la economía argentina”. “Es una señal muy importante para las economías regionales que tienen capacidad exportadora, como es el caso de la producción frutícola de Río Negro”, advirtió. “Supongo que esta es una señal también para los exportadores, para decirles ‘Bueno, muchachos, en este precio ahora liquiden’, porque sigue habiendo 3500 millones de dólares de exportaciones retenidas”, destacó el diputado de Nuevo Encuentro Carlos Heller.

“Lo que se discute es quién pagará el ajuste. Y con estas medidas erráticas y continuamente cambiantes, serán los mismos de siempre”, interpretó la líder del GEN Margarita Stolbizer. “Los argentinos no tenemos mecanismos de ahorro y la obsesión por el dólar durará mientras tengamos una de las tasas de inflación más altas del mundo. Atacan el síntoma, no la causa”, interpretó. En tanto, el diputado de Unen Martín Lousteau consideró que “el Gobierno ha perdido el rumbo. Un día plantean una estrategia y al siguiente lo cambian radicalmente. Con este tipo de actitudes, nos demuestran claramente que no tienen claro qué medidas quieren tomar”. “Primero, el Gobierno dijo que no quería devaluar y terminó devaluando. Después, se pensó que el dólar a seis pesos era razonable; y ahora, con el anuncio de la apertura del cepo cambiario está diciendo que el valor de ocho pesos es razonable. Entonces, no tiene muy en claro el sentido de las medidas que tiene que tomar”, consideró. “No se crean que van autorizar muchos dólares, van autorizar dos mangos con cincuenta”, se sumó el economista PRO Carlos Melconian.

A diferencia del ex ministro de Economía, el diputado kirchnerista Roberto Feletti interpretó que la medida “va a permitir generar mejor competividad y un desenvolvimiento mayor de la fuerza de la economía, va a mejorar la recaudación y por lo tanto un mejor financiamiento del gasto”. “Se ha mantenido siempre en la lógica de hacer flotar el tipo de cambio, entre lo que es el empleo, que no fuera muy bajo ni muy alto para deteriorar el salario. Ahora el Gobierno ha entendido que el anterior nivel de cambio no satisfacía esos parámetros de empleo y salarios, y por eso ha decidido acelerar la depreciación del peso, buscando un nuevo nivel de competitividad”, aseguró.

“Con el cepo cambiario este Gobierno hizo un tsunami con un vaso de agua. Queremos que Capitanich venga a dar explicaciones al Congreso y que el gobierno se deje ayudar”, indicó el titular de la UCR, Ernesto Sanz. “Hay un cepo a la confianza y mientras haya desconfianza en el Gobierno, vamos a seguir teniendo estos vaivenes”, sostuvo Julio Cobos.

“Estas medidas benefician a la provincia de Buenos Aires y a la ciudadanía en general porque buscan generar un ámbito de negocios previsibles, certidumbre en la economía y mejora la competitividad de las empresas y sobre todo los sectores ligados a la exportación”, opinó el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez.

El gobernador de Tucumán, José Alperovich, consideró que “el precio del dólar favorece a las economías regionales. El dólar a ocho pesos lo que produce es que todo lo que tiene que ver con la economía regional y con la exportación, mejore mucho”. El gobernador de Misiones, Maurice Closs, señaló que el Gobierno “se empecinó en frenar un dólar que ya estaba atrasado” y sostuvo que el “realismo actuó como una olla de presión”.

“La lógica de este golpe monetario es ir a la liberación cambiaria”, interpretó el diputado del PO, Jorge Altamira, mientras que Nicolás del Caño, del PTS, afirmó que “el Gobierno ya eligió: el ajuste inflacionario sobre los salarios es el ancla central para que la crisis la paguen los trabajadores.”

Compartir: 

Twitter
 

Macri no se privó de difundir la foto de la reunión que mantuvo con su “equipo económico” para “analizar la situación”.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.