EL PAíS › PIDEN A GRANDES EMPRESAS QUE SOLICITEN FINANCIACIóN A SUS CASAS MATRICES

Usar sus propios dólares y no los del Central

El Gobierno mantuvo ayer reuniones con el sector automotor y de la minería para pedirles cooperación en el financiamiento de sus importaciones y con ello restar tensión sobre las reservas del Banco Central. Fue en buena medida la continuidad del encuentro que lideró el ministro de Economía, Axel Kicillof, el viernes por la tarde en el Palacio de Hacienda junto a empresas del sector químico, petrolero, siderúrgicas, cámara de importadores y neumáticos. En esa ocasión, Kicillof detalló que en el país cien empresas explican el 70 por ciento del comercio exterior. Con esos jugadores el Gobierno negocia para relajar la situación en el frente externo hasta marzo, cuando comience la entrada de la nueva cosecha gruesa, principalmente de soja.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, recibió junto al ministro de Planificación, Julio De Vido; la titular de Industria, Débora Giorgi, y los secretarios de Minería e Industria, Jorge Mayoral y Javier Rando, a las empresas del sector minero. Asistieron la cámara minera y las firmas Glencore Xstrata, Barrick Gold, Goldcorp, Yamana Gold y Pan American Silver. Los funcionarios pidieron a los empresarios que las importaciones del sector, que consisten básicamente en bienes de capital, sean financiadas directamente por las casas matrices. Desde las firmas quedaron en estudiar esa posibilidad, aunque advierten que la dificultad para girar dividendos complica ese tipo de negociación con las casas matrices. Habrá en los próximos días reuniones operativas.

Las automotrices fueron recibidas por Débora Giorgi, el secretario de Comercio, Augusto Costa, y la secretaria de Comercio Exterior, Paula Español. La intención es que cada empresa presente una propuesta para mejorar el financiamiento de sus importaciones. Si la firma tiene equilibrio comercial, es decir que exporta tanto como lo que importa, entonces podrá no modificar su operatoria. Es el caso de Toyota. Para los demás, la idea es que incrementen el plazo de pago al exterior, desde los 45 días en la actualidad a más de 90 días. Para conseguir ese cambio en los plazos de pago, las automotrices deberán acudir a las casas matrices.

El Gobierno busca desactivar la presión sobre las reservas a partir de la baja en los pagos de importaciones de estas grandes empresas, que de acceder a la propuesta oficial podrían mejorar su esquema de financiamiento en términos de demandas de divisas. Los funcionarios dijeron que las firmas que se acoplen al nuevo esquema “serán premiadas”, por ejemplo a través de menos trabas para adquirir insumos del exterior. En el sector privado, como ante cada iniciativa oficial de este estilo, se dividen aguas entre aquellos que perciben una oportunidad para ganar espacio en el mercado interno y otros que sólo se enfocan sobre la dificultad que supone modificar el esquema de negocios.

Además de los encuentros sectoriales, Giorgi anunció el lanzamiento del programa Incubar, con aportes no reembolsables de hasta 150 mil pesos para “consolidar planes de negocios de nuevas empresas y reintegros para las instituciones por gastos de incubación para los emprendedores”, indicó la cartera industrial.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.