EL PAíS › TRES PROCESADOS POR LA FUGA DE UN REPRESOR

“Favorecimiento doloso de evasión”

 Por Ailín Bullentini

Tres agentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) fueron procesados ayer por la fuga del represor Alejandro Lawless, ocurrida a fines del año pasado cuando era trasladado al Palacio de Tribunales. El juez federal Norberto Oyarbide procesó a los efectivos Guillermo Schweizer, Héctor Quinteros y Gastón Diego Hoz D’Vila por “favorecimiento doloso de evasión de un detenido en concurso ideal con incumplimiento de los deberes de funcionario público”, un delito penado con menos de cuatro años de prisión. No obstante, los procesamientos fueron apelados, por lo que la situación de los efectivos está en manos de la Cámara Federal.

Lawless, quien aún permanece prófugo, se escapó el mediodía del 12 de noviembre de 2013 minutos antes de ingresar en el Palacio de Tribunales. Hasta allí había sido trasladado por Quinteros y D’Vila, por orden de Schweizer. El procesamiento de los tres está basado en una “cadena de irregularidades” que envolvió esa maniobra, informaron desde el juzgado de Oyarbide, que incluyó la participación de pocos efectivos en la tarea, la utilización de un móvil inapropiado y la ausencia de esposas en el hombre acusado de haber tenido participación en el terrorismo de Estado.

No obstante, desde Tribunales descartaron haber avanzado en hipótesis que permitan vislumbrar posibles móviles del accionar de los efectivos.

El represor, de 66 años, está procesado por delitos de lesa humanidad en Bahía Blanca. Por orden del Tribunal Oral Federal bahiense y con miras de mantenerlo bajo el régimen de prisión preventiva hasta el juicio oral que analizará su responsabilidad en tales crímenes, fue retenido en la comisaría 49ª, donde debía presentarse periódicamente tras haber permanecido prófugo durante 2010. Luego fue trasladado a la unidad de la fuerza aeroportuaria en el Aeroparque Jorge Newbery y desde allí, por orden de Schweizer, partió una camioneta con él y los otros dos efectivos que ayer fueron finalmente procesados por Oyarbide. Testigos del hecho contaron que, al llegar al edificio judicial de donde sería llevado hacia Bahía Blanca, Law-less se bajó solo del vehículo y se fue corriendo por Lavalle, sin que nadie pudiera atraparlo.

Schweizer, Quinteros y D’Vila fueron desplazados de la PSA aquel mismo día. Un mes después, fueron llamados por el juzgado de Oyarbide para que dieran su versión de los hechos. Entonces, el delito por el que se los indagaba era el de “incumplimiento de deberes de funcionario público y facilitación de evasión”, pero luego el análisis de los elementos determinó el cambio de acusación, informaron fuentes judiciales. En paralelo, Oyarbide dictó la captura internacional del represor. Ayer mismo, los procesamientos fueron apelados, con lo cual la situación de los tres miembros de la PSA quedó en manos de la Cámara Federal.

Lawless se escapó tres meses después de que lo hicieran, en circunstancias similares, los represores Jorge Olivera y Gustavo De Marchi. Ya condenados por la comisión de violaciones a los derechos humanos en San Juan, ambos se fugaron del Hospital Militar Cosme Argerich. El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación mantiene vigentes sus búsquedas, de la misma manera que lo hace con el resto de los prófugos acusados de cometer delitos de lesa humanidad, y las recompensas a todo aquel que pueda aportar datos para dar con sus paraderos. En el caso de Lawless, quien pueda aportar información para encontrarlo podrá cobrar hasta 500 mil pesos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.