LA VENTANA › MEDIOS Y COMUNICACIóN

La cruzada de los ingenieros

Marcelo Arias reflexiona sobre el discurso periodístico acerca de la violencia y la inseguridad y pone en evidencia discursos que eximen a unos y estigmatizan a otros.

 Por Marcelo Arias *

A las 22.27 del jueves 20 de enero de 2011, a propósito de un resonante “caso policial” ocurrido por esos días, el animador televisivo Eduardo Feinmann formuló frente a cámara la siguiente pregunta: “¿Qué hacemos con las criaturas asesinas, como la que mató al ingeniero Barrenechea?”. Entre varias líneas de reflexión que abre el interrogante (la inconsistente alusión a cierta esencialidad criminal, la ambigüedad de un “nosotros” con aparentes competencias para ejecutar “acciones” de algún tipo), nos interesa señalar el siguiente fenómeno: formulada la pregunta, el animador no ofreció a continuación ninguna respuesta. El interrogante quedó flotando, turbio, suspendido, dejando a los televidentes la tarea de responderlo. Complete usted el casillero vacío. Y, sobre todo, tache lo que no corresponda.

Difícil no evocar en este punto al ingeniero Santos, cuyo emblemático “caso” promovió, en 1990, un debate en el que se privilegió la propiedad privada que los asaltantes intentaron vulnerar (a saber, el pasacasete de un automóvil) por sobre la vida que el ingeniero les quitó. El rumbo de aquel debate lo orientaron, en buena medida, reconocidos exponentes de la prensa dominante. Como bien nos lo recuerda Gabriel Kessler, “yo hubiera hecho lo mismo” fueron las incalificables palabras mediante las cuales –sobre la “acción” fatal ejecutada por el ingeniero– en aquella ocasión se pronunció al respecto Bernardo Neustadt, por entonces influyente y oscura estrella del firmamento periodístico argentino.

Lo cierto es que hay determinadas actividades profesionales cuyo desempeño habilita considerables niveles de inmunidad periodística. Desde luego, a propósito de esas profesiones (la de empresario, la de arquitecto, muy especialmente la de ingeniero), nada acredita cuestionar su mero ejercicio o estatuto profesional. Más bien nos referimos a los efectos simbólicos que su referencia provoca en el imaginario de los sectores a los que, prototípicamente, se dirige la prensa comercial.

Tomemos un titular como el que, por ejemplo, ofrece el matutino La Nación el 25 de noviembre de 2009: “Un empresario mató a dos delincuentes”. ¿A qué obedece allí la especificación de la actividad profesional del homicida? ¿Por qué, respecto del individuo en cuestión, se informa adicionalmente qué hace (esto es, a qué se dedica), más allá de referir lo que ha hecho (matar a dos hombres)? ¿Acaso esto último no es lo que constituye la noticia? ¿El hecho de que un empresario mate delincuentes resulta menos grave (y, correlativamente, menos condenable, menos punible), que el hecho de que un hombre mate a dos hombres (que ha sido, en definitiva, lo que ocurrió)?

Si articulamos estas muestras dispersas de la labor periodística que hemos tomado (la primera de las cuales se remonta a 1990) reconocemos la sostenida vigencia de un discurso que, por cierto, torna grotescas las encendidas defensas profesionales que algunos periodistas esgrimen por estas horas. Defensas apoyadas, sobre todo, en la simplista premisa de que los “hechos” sociales se producen espontáneamente (y que, por ello, la inocua labor del periodismo sólo consiste en reproducirlos). En tal sentido, durante un intercambio radial en el que Adolfo Pérez Esquivel reclamaba, por estos días, que la prensa no avivara el fuego desatado de la presunta furia ciudadana, el periodista Jorge Lanata intentaba chicanearlo con muy visible tosquedad argumental: “¿Vos proponés no informar sobre lo que está pasando?”.

Una vez más, confirmamos un rasgo paradójico que habita el discurso de la prensa comercial, al que nos hemos referido en un trabajo de reciente aparición: La noticia televisiva: resplandor de un discurso inquietante (Buenos Aires, Biblos, 2014). Esto es: en su declarado afán de combatir “la inseguridad”, el periodismo hegemónico no se cuida de no alimentarla. ¿Se puede manifestar preocupación por “la inseguridad” cuando, por estas horas, se ha llegado a “comprender”, justificar y alentar la violencia más cruel y homicida? Más aún: ¿es “la inseguridad” lo que realmente preocupa? ¿Preocupa lo que hoy se gusta llamar “el retiro del Estado” (al que esos discursos reducen a su dimensión policial)? ¿Lamentan el presunto retiro del Estado los portavoces de los grandes emporios mediáticos, cuyo horizonte es recuperar el paraíso perdido de la Argentina desregulada? ¿Lo lamentan o, más bien, lo reclaman con enérgica virulencia? ¿No será que, en verdad, lo que inquieta a los sectores concentrados es la sospecha de que –aun con sus falencias y desajustes, con sus tareas de pendiente resolución– ha desembarcado por fin, en nuestro país, la indeclinable vocación redistributiva de un Estado que, lejos de estar retirándose, ha llegado para quedarse?

* Licenciado en Letras (UBA) y Magister en Ciencias Sociales (UNQ), docente de Análisis del Discurso y de Semiología (UNLZ), de Introducción a la Comunicación (UNM) y de Lingüística (UBA).

Compartir: 

Twitter
 

 
LA VENTANA
 indice
  • SONIDO, IMAGEN Y CONTENIDOS
    Sonido, imagen y contenidos
    Por Hugo Muleiro
  • MEDIOS Y COMUNICACIóN
    La cruzada de los ingenieros
    Por Marcelo Arias

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.