EL PAíS › UN CONFLICTO CON LOS TRABAJADORES DEL TREN SARMIENTO PROVOCó DEMORAS

“Es una medida extorsiva”

Los ferroviarios hicieron un quite de colaboración que podría extenderse durante toda la semana. Reclaman una indemnización y una gratificación salarial. El ministro de Transporte, Florencio Randazzo, calificó la medida de “demencial”.

Una medida de fuerza de los trabajadores ferroviarios de la ex línea Sarmiento, que amenaza con extenderse toda la semana, complicó ayer el traslado de decenas de miles de usuarios. El dirigente de la Unión Ferroviaria de Haedo, Rubén “Pollo” Sobrero, reclama una indemnización por el traspaso del personal de la ex concesionaria privada TBA a la órbita del Estado y un aumento del 40 por ciento en las paritarias. La decisión gremial desató una dura réplica del ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, quien calificó la medida de “demencial” y “extorsiva”, al tiempo que afirmó que el Estado respetó todas las condiciones laborales de sus trabajadores, para los cuales nunca corrió riesgo la continuidad de los puestos de trabajo.

“No nos pagan porque somos opositores”, contestó Sobrero ante los argumentos del ministro, quien aseguró que no corresponde pagar la indemnización y señaló que los ferroviarios cobran 2000 pesos mensuales como adelanto de la negociación paritaria. “No me va a correr Sobrero, prefiero irme de este ministerio”, señaló Randazzo sobre la medida del gremio.

Edgardo Reynoso, delegado de la línea Sarmiento, dijo que “el quite de colaboración continúa hasta el martes cuando realizaremos otra asamblea. Exigimos un 40 por ciento de incremento salarial, un reajuste del 7 por ciento en vales de comida atrasados desde el 2009 y el pago de una gratificación tal como recibieron otros trabajadores”. Randazo argumentó ayer que la gratificación que recibieron los trabajadores de otras líneas ferroviarias –pero no todas– en años anteriores fue una gratificación extraordinaria por productividad y que, aunque ahora no se están efectuando, tampoco correspondería otorgárselas “a quienes realizaron 127 mil horas de paro en lo que va del año”, sobre todo “en un momento en que en 60 días se renovarán totalmente las formaciones”.

“Fue una locura. Han perjudicado a miles y miles de pasajeros con un argumento demencial”, dijo Randazzo en la Casa Rosada para calificar la medida de fuerza que provocó demoras de más de 45 minutos en el servicio de trenes que une las estaciones Moreno y Once. “Piden una indemnización de 300 millones de pesos por haber pasado en el año 2012 de TBA al Estado, cuando no se les tocó ni la antigüedad, ni las vacaciones, ni ningún derecho adquirido, y nunca estuvo en riesgo la continuidad laboral. Es inverosímil lo que están pidiendo”, sentenció.

“Todos los trenes deben estar limpios, tener todas las ventanas en condiciones, y las puertas deben abrir y cerrar correctamente para cumplir el servicio. Si el personal no realiza estas tareas o se demora, las formaciones no pueden circular o tardan en ser despachadas”, explicaron los ferroviarios sobre cómo afecta al servicio el quite de colaboración con el que reclaman la indemnización y un aumento del 40 por ciento en las paritarias del sector. Los usuarios denunciaron que los boleteros –que ahora tienen como tarea la carga de la tarjeta SUBE– tampoco estaban en sus puestos de trabajo, en medio de la odisea por recurrir a los escasos medios de transporte que complementan ese servicio ferroviario.

“Nos han permitido sacar sólo cinco formaciones de las trece que hay, que por supuesto son insuficientes, y que por eso, y para dar un buen servicio, se van a incorporar próximamente 24 formaciones totalmente nuevas”, precisó el ministro. “Es una medida extorsiva hecha por quienes dicen que quieren defender el ferrocarril como un servicio público esencial”, aseguró el funcionario, quien negó que la indemnización reclamada se haya pagado en las otras líneas urbanas.

“Si no nos quieren pagar porque somos opositores, allá ellos, pero queremos igualdad de condiciones”, insistió Sobrero y advirtió que la medida de fuerza seguirá toda la semana si no hay solución a su reclamo. Para el martes 20, los trabajadores anunciaron que realizarán un paro de cuatro o cinco horas con movilización a la estación terminal de Once.

Compartir: 

Twitter
 

Randazzo señaló que no corresponde indemnizar porque no se afectaron los derechos de los trabajadores.
El dirigente de la Unión Ferroviaria de Haedo, Rubén “Pollo” Sobrero, reclama una indemnización por el traspaso del personal de la ex concesionaria privada TBA a la órbita del Estado y un aumento del 40 por ciento en las paritarias.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.