EL PAIS › ERRORES Y HORRORES TANGUEROS

Cada cual tiene sus penas

 Por Mario Wainfeld

En la nota titulada “Digan cheese”, publicada en la edición de ayer, incurrí en un error imperdonable. Cité el verso “hoy vas a entrar en mi pasado”, de Enrique Cadícamo... hasta ahí todo bien. Pero escribí que pertenece a la letra del tango “Naranjo en flor” cuando es de “Los mareados”.

No sé explicar la génesis del error, señalado con buena onda por una cantidad estimable de lectores. ¿Un lapsus freudiano, cuya explicación es difícil de rastrear? ¿Las huellas de la edad, los años que han pasado terribles, malvados?

Descarto, de momento, la ignorancia que algunos atribuyen a los populistas. Aclaro, aunque ruborizado y con la legitimidad musical en caída libre, que identifico a esos tangazos, los conozco de memoria y los desafino con asiduidad.

Puesto a hablar más en serio: creo que hay que tener transigencia con las fallas, cuando son de otros. En el caso de las propias, no hay que (ni hay cómo) reprimir la bronca y la mortificación. Así debe ser: quienes acceden a este diario merecen mejor trato y atención.

Pido disculpas, entonces. Y trataré de no reincidir, que está tan mal visto y tan sancionado.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.