EL MUNDO › OPINION

Las diferencias más allá del marketing

 Por Mercedes López San Miguel

La contienda Tabaré Vázquez-Luis Lacalle Pou, analizada desde sus formalidades, no parece responder al antagonismo clásico que protagonizaron José “Pepe” Mujica y el padre del hoy candidato en la segunda vuelta de 2009, vale decir, un ex guerrillero tupamaro frente a un adalid de las recetas neoliberales de los noventa. Pese a que Lacalle Pou se presenta estratégicamente con un programa “desideologizado” y edulcorado, aun así asoman las diferencias entre los postulados del Partido Nacional (o Blanco) y las propuestas del Frente Amplio en temas laborales, derechos individuales y sociales y política exterior.

La senadora y primera dama, Lucía Topolansky, aseguró que hay dos modelos de país en pugna. “El modelo del Frente Amplio basado en el crecimiento y el desarrollo de Uruguay, y otro con planteos increíbles por momentos y cosas que proponen que ya se están haciendo.” Lacalle Pou elude cuestionar abiertamente las estructuras del modelo de los últimos diez años, con éxito en materia de crecimiento, mejora del ingreso, reducción del desempleo y de la pobreza.

Sin embargo, el supuesto candidato de la renovación no votó y plantea derogar la ley de ocho horas de trabajo para los peones rurales, una vieja reivindicación de la izquierda uruguaya que se concretó con el Frente Amplio. “Creo que las ocho horas no se adecuan al trabajo rural”, sentenció Lacalle Pou. Asimismo, asegura que derogará la ley de responsabilidad penal empresarial, que establece penas de prisión para empresarios que incumplan normas de seguridad laboral con sus empleados. Para el politólogo Adolfo Garcé, un gobierno del Frente Amplio tenderá puentes de diálogo con los sindicatos; en cambio, un gobierno del Partido Nacional será más afín al empresariado. “Existe una fraternidad histórica entre el sindicato y la izquierda en Uruguay. En una negociación de los consejos de salario, Lacalle Pou se ubicaría más próximo a los empresarios y Vázquez más cercano a los sindicatos”, señaló a Página/12 el analista de la Universidad de la República.

Lacalle Pou también cuestiona varios artículos de la ley de despenalización de la marihuana, quizá la más revolucionaria que se promulgó durante el gobierno de Mujica. El candidato conservador y amante del surf, quien más de una vez ha declarado que fumó marihuana de más joven, está en contra de que se produzca cannabis en tierras estatales y que se venda en farmacias –sólo aprueba el autocultivo—. Por otra parte, el médico Tabaré Vázquez ha sido ambiguo con dicha ley y adelantó que va a analizar qué impacto tiene en la sociedad. “Si en algún momento vemos que no funciona, no dudaremos un instante en hacer las correcciones que sean necesarias”, dijo.

Según el analista político Jorge Lanzaro, Lacalle Pou no plantea abiertamente un modelo alternativo a la coalición de centro-izquierda, y rehúye los asuntos más asociados a la derecha tradicional. “Lacalle Pou ha tratado de esquivar el tema de la baja de la edad de imputabilidad, algo que le echó en cara Pedro Bordaberry. Además, dentro del Partido Nacional el sector que lidera Jorge Larrañaga está en contra de la iniciativa”.

En política exterior, Mujica encaró el conflicto con Argentina por las papeleras con voluntad de diálogo y apostó al Mercosur y la Unasur, doblegando las políticas favorables al mercado que dentro del oficialismo enarbola Danilo Astori. Tabaré Vázquez, quien se ubica a las puertas de la reelección, asegura que dejó en el arcón de los recuerdos su intento de acordar un tratado de libre comercio con Estados Unidos, a la vez que insiste con la idea de un regionalismo abierto. Para Lanzaro, “es probable que Tabaré tenga una cancillería menos ideológica que su antecesor Mujica, porque su estilo es más cerrado, pero será de continuidad”.

Cabe recordar las declaraciones que hizo el candidato blanco en marzo pasado sobre la relación con Argentina y su potencial llegada al poder. “Nos vamos a tener que fumar un año de Cristina, pero como es una mujer tan desequilibrada, capaz que se pelea con Mujica y no con nosotros.” Se sabe, la crítica a Argentina es música para los oídos de los conservadores uruguayos. Lacalle Pou está a favor de un Mercosur más flexible, para que los socios puedan firmar acuerdos comerciales por fuera del bloque. Como señala Garcé: “En política exterior, un gobierno de Lacalle Pou sería proclive a abrirse al mundo, más librecambista, mientras que el del Frente Amplio sería un poco más proteccionista”.

Mientras el gigante sudamericano se expresaba ayer en las urnas, uno de los países más chicos del continente y más parecido a la Argentina dejaba una muestra de la nueva confrontación política: por un lado, un frente que alberga a la izquierda latinoamericanista y a la socialdemocracia a la europea, y por el otro, un bloque conservador liderado por un rostro fresco que asegura no tener un gramo de ideología.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Las diferencias más allá del marketing
    Por Mercedes López San Miguel
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.