EL PAíS › EL EX JEFE DE OPERACIONES DE LA SI RECHAZó LA PROTECCIóN QUE LE OFRECIERON

Stiuso no quiere que nadie lo custodie

El ex hombre fuerte de la Inteligencia le transmitió a Viviana Fein que prefiere seguir sin custodia. La fiscal le había propuesto asignársela tras recibir una nota del Ministerio de Seguridad que le señalaba que era “necesario y oportuno” brindarle protección.

 Por Irina Hauser

Antonio “Jaime” Stiuso no quiere que lo custodie ninguna fuerza de seguridad. Así se lo hizo saber a la fiscal Viviana Fein, quien lo había consultado al respecto tras recibir una nota de la ministra de Seguridad, María Cecilia Rodríguez, que –por instrucción de Cristina Kirchner– le señalaba como “necesario y oportuno brindar servicio de custodia” al ex agente, desplazado formalmente de la Secretaría de Inteligencia (SI) desde comienzos de enero. Stiuso está citado a declarar como testigo desde que la fiscalía corroboró que existieron “reiteradas” llamadas desde un Nextel de Nisman a un celular a nombre del ex jefe de operaciones en los días previos a la muerte fiscal, incluso el día anterior a la tarde. Su abogado había dicho que tenía un centenar de celulares a su nombre. Ayer se supo que son 277, de los cuales 231 son de la empresa Movistar y 46 de Nextel. La SI, en total, tiene 282 celulares. En el Gobierno el dato es interpretado como una muestra de su alto nivel de autonomía.

Las facturas de los celulares llegaban a oficinas de la ex SIDE, en la calle 25 de Mayo, el organismo que las pagaba. El abogado que representa a Stiuso, Santiago Blanco Bermúdez –quien también trabajó en la central de espías–, había dicho que si bien las líneas figuraban a su nombre, él utilizaba sólo unas pocas y sugirió que el resto podía estar en manos de algunas personas de su confianza. En relación con su declaración testimonial, estos datos le podrían llegar a dar argumentos para desentenderse de los llamados de Nisman previos a su muerte. La última de esas llamadas es del sábado 17 de enero a la tarde. El fiscal fue hallado sin vida el domingo. Los investigadores estiman que Stiuso puede haber sido una de las últimas personas que habló con él. Era conocida la relación cercana que tenían a través de la causa AMIA. Uno de los aspectos llamativos es que para mediados de enero Stiuso ya no formaba parte de la SI.

La sugerencia de ponerle custodia a Stiuso estaba basada, según escribió la ministra Rodríguez, en “la trascendencia pública que ha tomado su persona, la divulgación de su imagen y la información publicada sobre amenazas recibidas en distintos medios de comunicación de fecha reciente”. Pero según allegado a la causa, ayer a la tarde el ex agente rechazó “expresamente” el servicio de custodia de cualquiera de las fuerzas. Es conocida la mala relación entre la SI y la Policía Federal, pero Stiuso evidentemente tampoco quiere a la Gendarmería ni a la Prefectura ni a la Policía Aeroportuaria. Prefiere restringir al máximo los datos acerca de dónde está y cuál es su aspecto actual. De hecho, no se sabe ni cuándo, dónde ni cómo va a brindar su testimonio. O incluso si ya lo dio. Se supone que la fiscal y la jueza Fabiana Palmaghini intentaban idear un procedimiento de cuidado extremo para que declarara de incógnito. Al hablar públicamente, Fein dijo que era por razones de seguridad. Por esta razón, ayer circulaban versiones de que no sería esta semana y se postergaría.

Hasta ahora quien sí tiene custodia en el expediente es el informático Diego Lagomarsino y es de personal de Gendarmería. Lagomarsino es el dueño del arma que causó la muerte de Nisman y el último que lo habría visto con vida, cuando se reunieron en su domicilio. Cerca de la misma hora que Lagomarsino dice que Nisman lo llamó para que fuera a verlo, y pedirle la pistola, hay una llamada del fiscal a un teléfono a nombre de Stiuso.

La fiscal Fein había explicado en radio La Red: “Necesito ver la relación con Nisman, ver las comunicaciones últimas que tuvo con el doctor Nisman, por qué fueron las mismas (...) simplemente ver qué ha sucedido en ese contexto, qué se han dicho mutuamente, qué se ha solicitado hasta el día del lamentable fallecimiento”. Fue insistente en que el testimonio de Stiuso puede servir en la causa que ella instruye, sobre cómo y en qué circunstancias se produjo la muerte del fiscal, cuatro días después de que hiciera una denuncia por encubrimiento en el caso AMIA contra la Presidenta y el canciller Héctor Timerman, entre otros, y un día antes de defender su presentación en el Congreso. “Yo no voy a analizar la carrera profesional dentro de la SIDE desde 1972 hasta el día de hoy; para eso hay juzgados federales competentes”, enfatizó la fiscal.

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral, quien tiene a cargo la causa principal sobre el atentado a la AMIA, fue uno de los que describieron públicamente la relación de Nisman y Stiuso. Por un lado, contó que fueron juntos a verlo cuando se discutía la validez constitucional del Memorándum de Entendimiento con Irán, que buscaba lograr la declaración de los iraníes sospechosos con pedido de captura. Y Canicoba dejó esta frase inquietante: “Me parece que sucedió algo, que es que terminó conduciendo Stiuso la investigación y no al revés. El que debía conducir la investigación era el fiscal y no los Servicios de Inteligencia”.

Compartir: 

Twitter
 

Stiuso tiene 277 celulares a su nombre: 231 son de la empresa Movistar y 46 de Nextel.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.