EL PAíS › LOS RADICALES AGUDIZAN SUS POSTURAS DE CARA A LA CONVENCIóN NACIONAL DEL SáBADO

Hasta dónde se dobla para que no se parta

Ernesto Sanz se pronunció a favor de un acuerdo con el macrismo y desafió a Julio Cobos a expresar qué quiere hacer para que la Convención de la UCR decida. Desde el cobismo le criticaron los posicionamientos “personales”.

 Por Miguel Jorquera

La interna radical arde. El titular de la UCR y candidato presidencial, Ernesto Sanz, redobló la apuesta y desafió a su adversario interno Julio Cobos a dirimir la candidatura partidaria junto a la política de alianzas que la Convención Nacional discutirá este sábado en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú. “Yo voy a buscar el acuerdo con el PRO y la Coalición Cívica, le pido a Cobos que se defina. Dijo que no quiere ir con (Mauricio) Macri. Bueno, que defina si quiere ir con Massa o sólo con la lista 3 del radicalismo”, sostuvo Sanz –ya totalmente jugado por un acuerdo con el jefe de Gobierno porteño– antes de sentenciar: “Así podemos votar por dos posturas. Si gana la posición mía, él tendría que dar un paso al costado. No se puede ser candidato con una estrategia que no querés”. Desde el cobismo afirmaron a Página/12 que prefieren poner paños fríos antes de la convención, aunque sostienen que la UCR debe “fortalecerse y no debilitarse con acuerdos personales” y “candidaturas testimoniales” –en una ironía hacia Sanz– “que entregan llave en mano el partido al PRO”.

Sanz juega fuerte para apurar las definiciones. “Lo que tiene que pasar es que la convención dé definiciones rotundas, concretas. Nadie tiene que salir con dudas de Gualeguaychú”, señaló. El senador mendocino terminó por blanquear sus preferencias por el candidato presidencial porteño, con quien quiere sellar una alianza electoral para disputar una primaria con Macri y Elisa Carrió. Propuso que de triunfar su postura, él deberá ser el candidato de la UCR y le reclamó a Cobos que si sale derrotado en Gualeguaychú dé un paso al costado.

“Hay una gran mayoría dentro del radicalismo que quiere ir hacia un acuerdo que sea ganador, que le dé competitividad al partido, un acuerdo que genere tener más intendentes, más gobernadores, más legisladores”, había insistido Sanz. Los mismos términos con lo que se había dirigido a los convencionales del radicalismo en una carta en la que también dice que su “política de acuerdos puede regresar (a la UCR) al gobierno de la Nación, con la mirada puesta en la presidencia de la República; y, en todo caso, con la garantía de una presencia importante en un futuro gobierno de coalición”. Algo que sus adversarios internos sospechan que Sanz negoció con el macrismo por fuera de los canales institucionales partidarios.

“Cobos va a acatar la decisión soberana del partido, con la condición de que la UCR no se parta”, afirmaron en el entorno de Cobos ante la consulta de Página/12 e intentaron despejar cualquier duda sobre su futuro si pierde la pulseada interna en Gualeguaychú: “Si la convención decide que no sea candidato, completará los dos años que tiene de mandato como diputado”. Aunque la referencia al viejo slogan partidario “que se doble pero que no se rompa” va dirigido al propio Sanz, si no triunfa su postura en la convención y el radicalismo finalmente decide recomponer el FA-Unen.

“Vamos a poner paños fríos hasta la convención”, afirmaron. De todas maneras, desde el cobismo consideran que la postura de Sanz se debe al “doble comando” de su condición de presidente del Comité Nacional de la UCR y precandidato presidencial del partido. “El (por Sanz) debe tender a fortalecer el partido y no sólo su postura interna”, señalan y sostienen que los “acuerdos personales ponen en situación de debilidad al radicalismo y le entrega el partido llave en mano al PRO”.

Una definición que fundamentan con la “candidatura testimonial” de Sanz. Afirman que cerca del senador reconocen que su campaña “nunca despegó” aun en el momento más alto del intento publicitario por instalar su imagen, al tiempo que lo contraponen con los números que Cobos cosecha en las encuestas: “Sabemos que no alcanza, pero se podría revertir si se fortalece el perfil partidario. Cobos tiene un nivel de conocimiento nacional que no tiene ningún otro radical”, afirman.

En vísperas de la convención, el diputado Ricardo Alfonsín –que conduce el radicalismo bonaerense y coincide con la posición de Cobos– también se sumó a la discusión y le apuntó a Sanz. Sostuvo que “desde 2001 hasta el 2013, la UCR enfrentó las elecciones con estrategias que podríamos llamar de sobrevivencia: procurábamos no perder espacios en las instancias institucionales de poder, legislativos o ejecutivos”. Sólo con el FA-Unen “pusimos en marcha una estrategia de poder”, explicó Alfonsín, para concluir que “desde el interior mismo del Frente Amplio se dedicaron a malograrlo. Y lo consiguieron y con ello llevaron al radicalismo otra vez a una situación de debilidad electoral”. “Desde luego, acataré lo que decida mi partido, pero nadie conseguirá convencerme de que a esta situación llegamos de casualidad, ni que es mejor ser furgón de cola del PRO que locomotora del Frente Amplio o que es mejor ganar con el PRO que con el Frente Amplio”, insistió Alfonsín en respuesta a Sanz.

Compartir: 

Twitter
 

Ernesto Sanz y Ricardo Alfonsín, con posiciones contrarias para la reunión de los radicales.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.