EL PAíS › EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA SE REúNE PARA AVANZAR EN EL CONCURSO SOBRE LA CASACIóN

Una cita para los candidatos

El Consejo está en condiciones de definir la terna de los jueces definitivos de Casación y la Cámara Federal. Pero la oposición, que rechaza el nombramientos de nuevos subrogantes, tampoco quiere votar a los magistrados que se presentaron al concurso.

 Por Irina Hauser

Después del revuelo desatado por el desplazamiento de Luis Cabral, las vacantes que hay en la Cámara Federal de Casación Penal terminaron de quedar cubiertas ayer con la jura de los subrogantes Roberto Boico y Norberto Frontini, que se sumaron a Claudio Vázquez, mientras que el cuarto lugar lo ocupa Mariano Borinsky, que ya es juez del tribunal. Esas designaciones transitorias no deberían durar demasiado, ya que el concurso para llenar los cargos está en condiciones de terminar. Los quince postulantes mejor posicionados están citados, con un orden de mérito, para una audiencia pública hoy en el Consejo de la Magistratura. El organismo podría votar en la misma reunión a los elegidos que quiera elevar al Poder Ejecutivo, pero es poco probable que alcancen los votos necesarios para eso: el radicalismo se niega a apoyar cualquier nombramiento de jueces durante el gobierno actual; un consejero que participa de la votación es el propio Cabral; y está en duda qué harán los representantes de los abogados. La misma situación se vislumbra en el concurso para una vacante de la Cámara Federal.

La Cámara de Casación Federal tuvo un gran recambio en los últimos cuatro años, cuando empezó a perder el predominio de jueces nombrados en la época del menemismo. El tribunal tiene trece integrantes. Cuatro entraron por concurso (Borinsky, Alejandro Slokar, Ana María Figueroa y Juan Gemignani) y se generaron cuatro vacantes más. Cabral, quien presidía la Asociación de Magistrados y era juez de tribunal oral, llegó como subrogante, “invitado” por el ex juez Raúl Madueño, quien también había presidido la entidad. Fue nombrado sin el sorteo que preveía la ley entre los jueces de cámaras y tribunales orales. También fue denunciado, pero sus colegas (con excepciones como Slokar) le renovaron la suplencia cada seis meses. La última vez no pusieron plazo sino una frase ambigua: que el puesto duraba hasta que se aplicara el “sistema institucional”. Las otras vacantes fueron cubiertas por los casadores y vencían anteayer.

Por eso fue que el Consejo de la Magistratura –en función de una nueva ley que le da atribuciones para nombrar interinos, y se las quitó a las cámaras– renovó a los subrogantes con conjueces de una lista confeccionada por el Poder Ejecutivo con acuerdo del Senado. La Casación y hasta la Corte Suprema reconocieron la decisión, al rechazar planteos para reponer a Cabral, quien también planteó una cautelar aún irresuelta.

El concurso que lleva adelante el propio Consejo para cubrir esos cargos está en la etapa final. Cabral, pese al interés que ha demostrado por el cargo, no se presentó a rendir examen. Por su jerarquía actual, necesitaría un ascenso. Ahora, como es consejero, tiene la facultad de votar por los jueces definitivos. La presidenta del Consejo, la camarista Gabriela Vázquez, lo ha acusado de hacer maniobras para dilatar el concurso, con pedidos de postergación.

Hoy están citados al plenario 15 candidatos que ya pasaron por exámenes y entrevistas y son los que quedaron mejor posicionados. El primero es Guillermo Yacobucci, camarista que ya subrogó en Casación, donde entre otras cosas liberó a Alfredo Astiz; luego Pablo Vega, juez de tribunal oral; Marcelo Ferrante, del Ministerio Público Fiscal; el juez de tribunal oral Diego Barroetaveña, el juez Fernando Poviña, el juez oral de San Martín Daniel Petrone, Pablo Morán, la defensora oficial Pamela Bisserier, Daniel Obligado, Daniel Vandemberg y Santiago Martínez. Esos son los nombres del listado original, a los que se agregaron por propuesta de la presidenta del Consejo, la jueza Karina Perilli, Javier Carbajo (actual secretario general en la Casación) y el subrogante Boico. Los siete consejeros que responden al oficialismo (legisladores, el secretario de Justicia Julián Alvarez, el académico Jorge Candis y Vázquez) no bastan para aprobar las ternas. Necesitan dos tercios de los presentes: nueve de trece, u ocho de doce. Pero los dos radicales del consejo (Angel Rozas y Gustavo Valdés) siguen la política de no elegir ningún juez durante el gobierno kirchnerista; luego no está claro qué harán los jueces Cabral y Leónidas Moldes ni los abogados Adriana Donato y Miguel Piedecasas. También está avanzado el concurso para una vacante en la Cámara Federal, que viene cubriendo Eduardo Farah, donde los mejores posicionados son los jueces Julio Báez, Javier López Biscayart y Sebastián Casanello. El escenario, para que se vote la terna, también es incierto. Algunos consejeros opositores estarán más ocupados tratando de reactivar una acusación contra Daniel Rafecas.

Compartir: 

Twitter
 

El Consejo de la Magistratura se reúne hoy, pero no habría consenso para definir las ternas.
Imagen: Luciana Granovsky
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.