EL PAíS › SEñALES DE MAURICIO MACRI A SERGIO MASSA EN LA CONFERENCIA DE PRENSA DE CAMBIEMOS

“Siempre tenemos las puertas abiertas”

Macri comentó que el candidato de UNA lo había llamado para felicitarlo y deslizó la posibilidad de abrir un diálogo. Pero Carrió volvió a descalificar a Massa y avisó que la elección se polarizaba entre los dos más votados.

 Por Werner Pertot

Con la idea de mostrar unidad el día después de las PASO, Mauricio Macri, Elisa Carrió y Ernesto Sanz ofrecieron una conferencia de prensa. El lugar elegido fue el coqueto Sheraton Libertador, donde los tres candidatos ratificaron la estrategia de ir por el voto útil opositor. Los acompañaban la candidata a gobernadora María Eugenia Vidal y la compañera de fórmula de Macri, Gabriela Michetti. Sobre Sergio Massa, el candidato a presidente de Cambiemos sostuvo: “Siempre tenemos las puertas abiertas para el diálogo”. Contó que hablaron el domingo por teléfono y se felicitaron mutuamente. Carrió fue más enfática en señalar que Massa no forma parte de la ecuación: “Hay dos candidatos. No tres”.

En tanto, el líder del PRO subió la apuesta: “Ahora, el objetivo es ganar en primera vuelta”, se entusiasmó.

Más allá de las declaraciones de apertura por parte de Macri hacia Massa, en el PRO precisaron los alcances de esta buena onda. “Massa es candidato de otro espacio. Ya no se pueden cambiar las listas. Puede haber diálogo y coincidencias en políticas de Estado”, resumió uno de los principales estrategas del macrismo ante Página/12. ¿Habrá foto de Macri con Massa? En la mesa chica del PRO no creen que sea posible: “Haría demasiado ruido”. La idea general –como adelantó este diario– es mantener una buena relación, sobre todo con la mirada puesta en el ballottage, donde necesitarán sus votos.

En la conferencia de prensa, ante una pregunta sobre Massa, Macri se mostró muy amable y conciliador: “Siempre tenemos las puertas abiertas para el diálogo. El me llamó, me felicitó, y yo lo felicité”, contó el aún procesado jefe de Gobierno. “He dicho más de una vez que mi primera medida de gobierno va a ser convocar a los que participan en la campaña para que le demos a la Argentina políticas de Estado”, indicó Macri. De esta forma, dejó un eventual encuentro con Massa para después de su victoria. “Espero que nos podamos reunir y conciliar. Mientras tanto, siempre apostamos al diálogo”, dijo el líder del PRO. Pero advirtió que son candidatos de espacios diferentes: “Hubo unas PASO: yo tengo el honor de ser el candidato de Cambiemos, Sergio, de UNA, y por el Frente para la Victoria lo tiene a Aníbal Fernández” (sic).

Carrió se sintió obligada a acotar las posibilidades de esa repentina buena onda entre Massa y Macri. “Una lectura lineal y lógica es que quedaron dos candidatos: Scioli y Macri. Vamos a una polarización. No hay tres candidatos. Hay dos: el candidato del oficialismo y el del cambio. No confundamos las cosas”, sostuvo la dirigente, quien repetidas veces vinculó a Massa con el narcotráfico. “A partir de ahí, el diálogo es con todos”, sostuvo la líder de la Coalición Cívica.

“Lilita es Lilita. No se le dice lo que tiene o no tiene que decir”, se justificaban luego los macristas. Con su personalidad, Carrió copó por momentos la conferencia: “Esta es mi cuarta y última elección presidencial”, aseguró, como lo hizo las otras veces que perdió una contienda. Afirmó que Cambiemos ganará en primera vuelta “como en el ’83”. Y sostuvo que quería “reivindicar al senador Ernesto Sanz por llevar al partido radical a disputar la Nación entera. Yo no estoy ahí, gracias a Dios, para dominarlos desde afuera”, lanzó Carrió. “Eso compensa las puteadas que después hay que aguantar”, bromeó Macri. Sanz, por su parte, dijo que –al igual que Carrió– se comprometía a participar de la campaña. Y justificó su estrategia de sumisión al liderazgo de Macri: “El radicalismo es un partido de gobierno, no es testimonial”.

Macri se ocupó de destacar “la inserción de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires”, donde Vidal resultó la candidata más votada, con el 29,43 por ciento. Entre los dos candidatos kirchneristas, de todas formas, sumaron un 40,34 por ciento. “María Eugenia fue la sorpresa –definió el jefe de Gobierno–. El 99,9999 por ciento de los periodistas nos dijeron que no teníamos nada en la provincia, que a María Eugenia no la conocía nadie”, sonrió Macri. “Esta fuerza tuvo el 30 por ciento en la provincia”, destacó también Sanz. “Esto coloca a Cambiemos como la más genuina representante de la Argentina que quiere el cambio.”

En esta misma lógica de ir en busca del voto útil, Macri convocó “a todos los que se manifestaron por otra forma de gobierno”. El eje del líder del PRO será insistir en que es la alternativa al gobierno nacional y, a su vez, profundizar la estrategia que comenzó con el giro discursivo: “Si apoyamos la AUH, ahora vamos a profundizar en cómo mejorarla”, indicaban en el equipo de comunicación PRO.

“No son los ocho puntos (de distancia con Scioli). Tenemos que apuntar a ganar en primera vuelta. Hagámoslo ahora”, lanzó. En el PRO indicaban que la mayoría de sus dirigentes se tomarán, por lo menos, una semana de vacaciones. A la vuelta de su descanso, Macri retomará la campaña.

Compartir: 

Twitter
 

Sanz, Michetti, Macri, Carrió y Vidal en la conferencia de prensa conjunta de Cambiemos.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.