EL PAíS › SEÑALAN AL EX AGENTE POR ENTORPECER LA CAUSA AMIA

Con la lupa puesta en Stiuso

 Por Ailín Bullentini

La semana pasada su abogado había advertido que la “grave” situación de salud de su defendido –una combinación de problemas cardíacos, taquicardia y depresión– le impedían asistir a las audiencias y ponían en duda su declaración indagatoria. Pero ayer, Juan Carlos Anchézar, el ex número dos de la ex SIDE dio una sorpresa: se presentó, saludable, ante en el Tribunal Oral Federal número 2, declaró y aceptó responder preguntas de las partes. Debido a que la actividad del imputado, uno de los 13 en el juicio que se desarrolla por el encubrimiento del atentado a la AMIA, está relacionada con tareas de Inteligencia, su exposición se llevó a cabo a puertas cerradas. Lo mismo ocurrió con Patricio Finnen, el ex titular de la Sala Patria, que funcionaba dentro de la central de espionaje estatal. Según trascendió, Finnen responsabilizó al ex agente Antonio Stiuso de entorpecer la pista siria.

Los jueces Jorge Gorini, Néstor Costabel y Karina Perilli decidieron temprano ayer por la mañana desalojar la sala AMIA de los Tribunales de Comodoro Py, luego de que Anchézar se presentara para declarar. Es que, si bien los ex agentes involucrados en la causa que investiga el atentado a la AMIA fueron relevados de la obligación de mantener en secreto sus actividades laborales, la ley que regula las acciones de inteligencia no permite la ventilación total y pública de los datos relacionados. Además, comunicaron a las partes que debían guardar “reserva” de lo que se expusiera en la declaración.

De todos modos, según fuentes judiciales, ni Anchézar ni Finnen aportaron en esta ocasión datos novedosos respecto de las indagatorias que ofrecieron durante la instrucción y sus exposiciones durante el juicio por el atentado que el TOF 3 declaró nulo en 2004. El primero de los ex agentes permaneció en el estrado durante poco más de dos horas. “No se acordaba de nada”, deslizó una persona que pudo estar presente en la sala de audiencias durante su declaración. Como lo haría Finnen más tarde, Anchézar aceptó responder preguntas.

La exposición del ex titular de la Sala Patria de la SIDE fue un tanto más larga y, parece, más jugosa. De las puertas cerradas se filtró la acusación que Finnen realizó en contra de Stiuso por haber entorpecido el avance de la pista siria. No es la primera vez que el nombre de Stiuso aparece en la trama del boicot a la investigación sobre la voladura, pero la atención se depositó sobre él recién en los últimos meses, cuando el titular de la nueva central de espías, Oscar Parrilli, lo denunció por haber encubierto el atentado.

Finnen está imputado por haber recibido en 1996 unos 400 mil dólares de manos de Anzorreguy, para su posterior entrega al detenido Carlos Telleldín, el reducidor de autos robados que afronta cargos como partícipe del atentado a la AMIA. En el debate que se llevó a cabo entre 2001 y 2003, y que resultó anulado por la Justicia, ambos ex espías declararon como testigos, bajo obligación de decir verdad. Entonces, Finnen dijo que en 1996 Anzorreguy le entregó la caja con el dinero en una oficina del quinto piso de la sede central de la SIDE, en 25 de Mayo 11 de esta capital, y precisó “el dinero estaba en bolsas de papel madera, repartido en fajos con la cinta del Banco Nación-Casa Central”. También detalló que, tras recibir los fondos, se entrevistó con Galeano en los tribunales federales para informarle que la suma destinada a Telleldín ya se encontraba en su poder.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.