CIUDAD › LAS PERICIAS CONFIRMARON QUE GERARDO ESCOBAR NO MURIO AHOGADO

Los pulmones secos de "Pichón"

La fiscal Fabbro fue cauta y quiso esperar nuevas pericias, también habló de un hematoma que develaría una posible sobrevida del joven después de la paliza en la puerta de La Tienda. La familia se constituyó como querellante.

 Por Lorena Panzerini

Con la familia de Gerardo Escobar constituida en querellante, la fiscal Marisol Fabbro indicó que una pericia arrojó que los pulmones y estómago del joven, hallado en el río Paraná tras estar desaparecido una semana, están "secos". "Hay una alta probabilidad de que no haya muerto por ahogamiento", dijo Fabbro, quien fue cautelosa y advirtió que hay un pequeño porcentaje de casos en los que personas que murieron ahogadas presentaban pulmones en ese estado; por lo que pidió una ampliación del estudio, que se realiza en La Plata. Al mismo tiempo, dijo que el hematoma que "Pichón" presentaba en las costillas tiene una evolución de entre tres y seis horas; lo que hace presumir una "sobrevida" del muchacho entre el golpe y el momento de la muerte. Los abogados querellantes Guillermo Campana, Salvador Vera y Nicolás Vallet esperan revisar el expediente para iniciar acciones como parte de la investigación de la muerte del joven que fue visto con vida por última vez a la salida del boliche La Tienda, de Tucumán al 1100.

A casi un mes del hallazgo del cuerpo sin vida de Escobar, en el río y a la altura de calle Pellegrini, la madre y la hermana se conformaron como parte de la causa, tras la admisión del juez Luis María Caterina en el proceso que tiene imputados a dos policías y tres patovicas del bar.

Tras la audiencia, Fabbro dio algunos detalles del avance de la investigación. "Hay análisis en curso que van a arrojar luz sobre la causa probable de muerte. Ya hay un resultado de anatomopatológico de Rosario, pero se va a remitir a La Plata, junto con el estudio de diatomea. Acá, se pudieron detectar pulmones y estómago secos; pero el médico nos dice que esto no significa necesariamente que no haya muerto ahogado. Sí son más las probabilidades de que haya sucedido: que haya ingresado muerto al agua. Lo que va a determinar esto es el análisis de diatomea. Hay un 10 por ciento de probabilidades de que esas condiciones (pulmones secos) se den en un ahogado; y lo queremos determinar", dijo.

Al mismo tiempo, Fabbro indicó que en el estudio anatomopatológico "queda claro que no tuvo una sobrevida superior a cuatro o seis horas. Hay un hematoma en la zona de las costillas, que ya aparecía en el preinforme, que por su evolución de esa lesión se determinó la probable sobrevida". Es que cuando uno muere, se dejan de desarrollar estos hematomas.

Entre los testimonios que se sumaron en las últimas semanas, la fiscal indicó que se trata de personas que confirman el trato que había en La Tienda. Es gente que sufrió o fue testigo de agresiones físicas por parte del personal. "Algunos mencionan a los cinco imputados, en distintos testimonios; otros, no. Probablemente, haya rueda de reconocimiento", adelantó.

En tanto, las pericias sobre el aparato celular se remitirán a Paraná, ya que las realizadas en Rosario no arrojaron más datos que las últimas llamadas y fotos, como la que se sacó Gerardo con parte del plantel de Rosario Central, en el casino, donde estuvo la noche del 14 de agosto, antes de ir a La Tienda.

Al mismo tiempo, tras la audiencia de constitución de querellante de ayer, la defensas de los imputados Cristian Vivas -acusado de homicidio- y la de Darío Ampuero, pidieron medidas de protección y resguardo al Servicio Penitenciario. El abogado Leopoldo Monteil, por Vivas, alojado en Piñero, aseguró que su cliente es amedrentado por el resto de los internos, ya que por su rol de personal de seguridad es comparado y tratado como si fuera un personal policial, con quien el resto de la población carcelaria tiene obvias diferencias.

Vivas, de 36 años, y Ampuero, de 30, fueron imputados el 31 de agosto pasado, junto con los policías Luis Alberto Noya y Maximiliano Amiselli, ambos de 33 años, y José Luis Carlino, de 30.

Para la justicia, el golpeador de Escobar fue Vivas, el patovica que vive en la zona de Uruguay al 3100, donde había sido detectado el teléfono de la víctima, en los primeros momentos de la búsqueda de paradero. Por eso, el resto está imputado por encubrimiento. Una de las pruebas con la que cuenta la fiscal es una cámara de seguridad ubicada en Tucumán 1049 "en la que se ve cómo primero se lo inmoviliza (a Gerardo) pisándole la mano y después se ve que le dan golpes de puños y con la rodilla. Luego se observa que al cuerpo lo sacan del radio de alcance de la cámara".

Tras la audiencia, el querellante Campana señaló: "A partir de ahora vamos a tener acceso a todo lo actuado en el marco de la investigación y una vez que lo hagamos indagaremos sobre nuestra propia hipótesis". Al mismo tiempo, recordó que insisten con que la causa pase al fuero federal para ser investigada como desaparición forzada de persona.

Compartir: 

Twitter
 

La fiscal Marisol Fabbro dijo que los análisis en curso clarificarán la causa de muerte.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.