EL PAíS › POLICíAS CON PASAJE A LA CIUDAD

Policías con pasaje a la Ciudad

El acuerdo refrendado entre el Presidente y el jefe de Gobierno contempla la transferencia de cerca de 19 mil efectivos y las 54 comisarías porteñas. Ahora debe ser convalidado por la Legislatura. Larreta convocó, a sesiones extraordinarias para su tratamiento.

 Por Werner Pertot

El presidente Mauricio Macri y el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, firmaron un convenio por el que se inició el traspaso de casi la mitad de la Policía Federal al ámbito de la ciudad de Buenos Aires. Se trata de un hecho histórico para la autonomía porteña. La decisión llega luego de años de discusiones entre el macrismo y el kirchnerismo sobre si ese traspaso debía ser con o sin los fondos. Finalmente, será con los fondos, aunque ninguno de los dos gobiernos fue capaz de informar ayer sobre el monto total que implican los sueldos de los cerca de 19 mil policías y los bienes, que incluyen las 54 comisarías. El jefe de Gobierno convocó a sesiones extraordinarias para que la Legislatura apruebe el traspaso. La decisión fue celebrada por el embajador en Washington, Martín Lousteau, mientras que el jefe del bloque kirchnerista, Carlos Tomada, reclamó ver la letra chica del convenio.

La firma fue en el Salón Blanco de la Casa Rosada. Allí, además de Macri y Larreta, estuvieron la vicepresidenta Gabriela Michetti; la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; su par porteño, Martín Ocampo, y el jefe de la Policía Metropolitana, Horacio Giménez. No estuvo, en cambio, el jefe de la Federal, Román Di Santo. Sí el superintendente de Seguridad Metropolitana de la Policía Federal, Guillermo Calviño, quien suena como el que podría comandar la Federal que quedará en manos de Larreta.

El convenio firmado –que debe ser refrendado por la Legislatura para que tenga validez– indica que se traspasarán la Superintendencia de Seguridad Metropolitana, Bomberos, Policía Científica, Investigaciones Federales, Tecnologías de la Información y Comunicaciones y Aviación Federal. Señala que habrá dos etapas: la primera, llamada de transición, durará un año y consistirá en la transferencia progresiva de esas dependencias. Luego vendrá la etapa de “consolidación”. La custodia de los edificios federales seguirá en manos del gobierno nacional, que mantendrá por ahora el operativo Cinturón Sur, con Prefectura y Gendarmería.

“Esta ciudad tiene que volver a ser una de las más seguras del mundo y la Argentina tiene que volver a ser un lugar donde realmente volvamos a vivir con tranquilidad”, indicó el presidente Macri, quien aseguró que valora “la tarea que hacen todos los días” los policías. “Queremos que sientan nuestro apoyo”, dijo. Macri aprovechó para adelantar que se está preparando un paquete de proyectos de ley para endurecer las penas contra el narcotráfico.

“Era un paso muy importante que la ciudad maneje su propia policía. El traspaso de la Policía Federal a la ciudad de Buenos Aires es presupuestariamente neutro. El traspaso es con recursos. Nadie gana ni nadie pierde un peso. Lo que gasta hoy la Policía Federal pasa a la Ciudad”, indicó Larreta, quien estimó que se traspasarán entre 17 y 19 mil policías. Cuando comenzó la pelea entre kirchnerismo y macrismo, en 2007, se hablaba de 14 mil agentes y el costo del traspaso sólo en sueldos era de 900 millones de pesos. Ayer, ante las preguntas de este diario, ningún funcionario nacional o porteño fue capaz de informar el número que manejan en costos de salarios y bienes no personales.

En tanto, Bullrich indicó que “con el traspaso de la Federal a la Ciudad, estamos dándole un mensaje a todo el país. La Policía Federal va a estar mucho más presente en cada una de las provincias a través de agencias federales que se encarguen de la lucha contra el delito complejo”. Por su parte, Ocampo indicó que comenzará a trabajar “en la homogeneización salarial. Ningún efectivo va a perder los derechos que tiene hoy”.

Ante la preocupación que había en las filas de la Federal, el convenio establece específicamente que conservarán su escalafón, antigüedad y derechos previsionales y de cobertura social. Sucede que la Metropolitana y la Federal difieren en diversas cuestiones que ahora el ministro de Seguridad porteño deberá compatibilizar: tienen distintos escalafones (en la Metropolitana hay un escalafón único, no hay suboficiales), en la escala salarial (los adicionales que cobra la Federal están prohibidos para la Metropolitana, pero quitarlos implica terminar con años de una cultura en la que eran considerados parte fundamental de los ingresos), tienen distintos turnos horarios, aportan a distintas obras sociales y cajas jubilatorias, por mencionar sólo los primeros de una extensa lista de cuestiones a tratar. Larreta mencionó ayer otras, como la convergencia de las bases de datos de las dos policías.

En el gobierno porteño indicaban que se apunta a la fusión de las dos fuerzas, pero que el proceso será largo. No tenían confirmado quién será el que conduzca a la Federal porteña hasta que se dé la fusión. El convenio tienen que ser aceptado por la Legislatura. Hasta entonces, todo seguirá como hasta ahora. Por eso, el jefe de Gobierno llamó a sesiones extraordinarias, que se darán “en dos semanas a más tardar”. También se podría completar allí el traslado de diversos fueros judiciales que el Congreso Nacional ya aprobó hace años.

Desde la oposición porteña advirtieron sobre los peligros de la doble jefatura. El legislador de la Coalición Cívica-ARI Maximiliano Ferraro pidió “establecer un cronograma de trabajo y analizar los legajos de servicio del personal transferido, de manera que en el futuro inmediato tengamos una sola fuerza y jefatura y no doble comando en una materia tan sensible como la seguridad”. Ferraro detalló que el traspaso cerrará “la reforma que se inició en 1994 cuando se otorgó la autonomía a la Ciudad. No es una concesión agraciada del gobierno nacional, sino que corresponde a la autonomía que establece la Constitución Nacional”.

Pese a que aceptó la embajada en Washington, el dirigente de ECO Martín Lousteau buscará mantenerse presente en la política porteña y ayer lo demostró desde su cuenta de Twitter: “El traspaso de la PFA a la órbita del Gobierno porteño es necesario y aplaudimos este avance. Esperamos el pronto envío de la documentación a la Legislatura para analizar los pormenores del convenio”, tipeó. Lousteau propuso “implementar un Sistema Descentralizado de Denuncias, premios por reducción de delito y más tecnología” y consideró que “deberá incorporar eficientes sistemas de prevención inteligente y de información y estadística criminal”.

En tanto, Tomada indicó que “aún quedan muchos aspectos centrales por conocer, que todavía no han sido comunicados”. Entre otros, el jefe del bloque del Frente para la Victoria en la Legislatura señaló “cómo y cuándo se hará el proceso de compatibilización de las condiciones de trabajo del personal (escalafones, rangos, remuneraciones, régimen disciplinario, de licencias, etc.), y de qué forma se financiará el traspaso y el posterior funcionamiento de las fuerzas”.

Compartir: 

Twitter
 

Federales y metropolitanos se fusionarán, después de una transición, en una sola fuerza.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.