EL PAíS

El discurso de Máximo K.

No fue el discurso de barricada que esperaba y terminó por descolocar al oficialismo. “Si la política fuera solo el arte de lo posible, sería el arte de la resignación”, dijo Máximo Kirchner citando a Raúl Alfonsín y agregó: “Les puedo asegurar que sé muy bien que no es fácil gobernar; lo sé porque a Néstor siempre le tocó asumir en condiciones totalmente desfavorables e infinitamente peores que las que ustedes gozaron a la hora de recibir el gobierno”. En su debut como orador en Diputados, cerca de las 7 de la mañana, el líder de La Cámpora dijo que lo “llenó de orgullo ver como muchos diputados de la oposición recordaban a Néstor Kirchner por cómo negoció la reestructuración de la deuda. Lamentablemente el homenaje llega tarde, pero vale. Esto nos llama a pensar muy bien cómo nos manejamos, cómo agredimos. Para mí hoy sería muy fácil chicanear y nombrar a empresarios amigos del Presidente. ¿Pero eso suma? ¿Le saca problemas a la gente? ¿O le sumamos más?”. Máximo Kirchner cuestionó la “represión” a los trabajadores, “los tarifazos”, y los despidos en el Estado. “Tenemos que aprender a no enojarnos porque es lo que ustedes nos pidieron durante mucho tiempo. Y ahora resulta que esa humildad que nos reclamaban la han olvidado. No la olviden. No repitan nuestros errores”, sumó. “Deben comprender que la negativa a acompañar este proyecto no es una postura, como quisieron hacer ver: si es la banderita, chauvinismo, patria o buitres. Es un poco más profundo”, dijo antes de señalar que “lo que estamos pidiendo es que vayan y negocien mejor. Se trata del 7 por ciento. Estamos pidiendo que no haya tanto apuro, que no cedan tan fácil a la extorsión”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.