EL PAíS

Para que los militares no crean que pueden tener fueros especiales

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, justificó el desplazamiento del general Jorge Tereso de la secretaría general del Ejército por haber pedido que seis militares presos, en la causa de la contraofensiva montonera, pasaran las fiestas con sus familias.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, justificó la decisión del Gobierno de separar de su cargo y sancionar al secretario general del Ejército, general Jorge Tereso, por enviar a la Justicia un pedido para que seis militares detenidos en una causa por violación a los derechos humanos puedan pasar las fiestas con su familia. “Eso preocupó al Gobierno porque pensamos que hay muchos presos que quisieran pasar la Navidad con sus familias y es una decisión que sólo se puede tomar a partir del pedido del procesado o encausado, y nos llamó la atención que el general Tereso, sin consulta de ninguna naturaleza, haya resuelto elevar el pedido institucionalmente a los jueces”, explicó.
El pedido lo habían realizado el 12 de diciembre pasado seis represores con prisión preventiva en la causa por el secuestro y desaparición de militantes montoneros, ocurrida durante la llamada contraofensiva de 1980. Tereso recibió las solicitudes y –según el Gobierno, sin consultar a nadie– elevó el pedido al juez federal Jorge Ballestero, argumentando que el año anterior el juez federal Claudio Bonadío había concedido el permiso. Lo que no dijo fue que la Cámara Federal le inició una investigación a Bonadío por esa decisión.
El martes, el ministro de Defensa, José Pampuro, recibió la orden del presidente Néstor Kirchner de remover inmediatamente a Tereso, decisión que fue informada a través de un escueto comunicado de tres párrafos. Además de alejarlo del cargo, se anunciaba allí una sanción disciplinaria contra el militar debido a que actuó sin autorización de la superioridad.
“Si nosotros estamos llevando adelante una política que claramente propicia terminar con la impunidad, ésta supone también propiciar la igualdad de trato entre los argentinos. Y no nos parece que sea un trato igualitario que una institución, que es nada más y nada menos que el Ejército, esté pidiendo que se autorice a alguien que está procesado”, abundó luego el jefe de Gabinete.
La remoción fue en alguna medida un golpe también para el jefe del Ejército, Roberto Bendini. La secretaría general es el cargo más político de la fuerza y Tereso era un hombre de su confianza. Ambos pertenecen al arma de Caballería y tienen apenas un año de edad de diferencia. Con todo, Fernández buscó diferenciar entre uno y otro al marcar que Bendini no estuvo al tanto de los movimientos de su subordinado.
“Una de las cosas que nos preocupó fue que no se haya pedido ningún tipo de opinión al comandante en jefe del Ejército, que es el Presidente, ni al jefe del Ejército”, en referencia a Bendini. “El episodio preocupa porque no es equilibrado, no es una regla saludable que institucionalmente se pida que un procesado pase las fiestas con sus familiares cuando ésta es una medida que no se aplica a todos los procesados”, agregó.
No es el primer episodio controvertido que toca a Bendini. Unos meses atrás, una versión sostuvo que, al hablar ante un grupo de militares, el jefe del Ejército había asegurado que grupos israelíes y algunas ONG tenían en sus planes quedarse con la Patagonia.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de Gabinete Alberto Fernández salió en respaldo de la decisión del ministro José Pampuro.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.