EL PAíS › DEFINICIONES DE LA JUEZA ARGIBAY SOBRE SU POSIBLE NOMBRAMIENTO EN LA CORTE

“Más hacia la izquierda que hacia la derecha”

Carmen Argibay, la candidata del Gobierno para integrar la Corte, habló sobre sus posiciones políticas, destacó que le preocupa defender las libertades, las garantías constitucionales y los derechos humanos y aseguró que luchará “por la igualdad de oportunidades para las mujeres”.

Está pasando las fiestas en Miramar, desde donde por primera vez contó cosas sobre su vida personal y ofreció algunas definiciones políticas. Carmen Argibay, la candidata del Gobierno para integrar la Corte Suprema, dijo ayer que es “una atea militante” a la que le preocupa defender “fundamentalmente las libertades, las garantías constitucionales y todos los derechos humanos”.
“Si eso es ser de izquierda, soy de izquierda”, agregó al ser consultada por su ideología por una radio porteña. “Con toda seguridad, tengo más tendencia hacia la izquierda que hacia la derecha.”
Jueza del Tribunal Penal Internacional de La Haya desde enero de 2002, Argibay está aprovechando el buen clima que encontró tras su llegada a Buenos Aires para descansar en la costa con su madre, de 93 años. De ella reveló que es pianista y que le está “totalmente agradecida por la educación” que le dio.
Argibay, soltera y de 64 años, tuvo que responder también a la curiosidad de por qué no se casó. “Porque no encontré nunca a nadie que me inspirara para dejar mi independencia”, dijo, un dato que Kirchner “ya sabe”. También relató que es fumadora y que aunque estaba tratando de fumar 10 cigarrillos por día, las noticias de su nominación en los medios la pusieron “nerviosa” y la hicieron fumar un poco más.
Especialista en derecho penal, conocida por sus posturas garantistas, Argibay no creció en una familia cercana al peronismo. Su padre, Manuel Agustín Argibay Molina, fue ministro de Salud de la dictadura de Aramburu.
Ella ingresó a la Justicia en 1959 como meritoria, mientras estudiaba Derecho en la universidad. Trabajó en tribunales de menores y juzgados de instrucción hasta que en 1975 fue designada secretaria de Cámara.
El cargo le duró poco. En la madrugada del 24 de marzo de 1976 los militares tiraron abajo la puerta de su casa y la llevaron detenida a disposición del Poder Ejecutivo, se dice que por haber escondido perseguidos políticos en su casa. Estuvo presa 9 meses y salió de la cárcel con 36 años y un preinfarto.
Con la democracia, en 1984, volvió a los tribunales como jueza. En 1988 ascendió a camarista y en 1993 pasó al Tribunal Oral Nº 2. Integró en Tokio un tribunal que juzgó los crímenes cometidos por el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial. Entre 1998 y el 2000 presidió la Asociación Mundial de Mujeres Jueces.
Ayer, al hablar sobre su rol si llega a ocupar un puesto en la Corte Suprema de Justicia, prometió “luchar por la igualdad de oportunidades” para las mujeres. “Lo que quiero para todas es que tengan suficiente educación e instrucción para poder elegir, para poder saber, que tengan todas las oportunidades.”
La jueza aseguró no tener “ninguna deuda pendiente de impuestos ni tasas” y señaló que mientras ella trabaja en Holanda quien le “maneja las cuentas” es su “sobrina”.
Finalmente, tras mostrarse de muy buen humor, Argibay no quiso responder cuando se consultó qué pensaba sobre la Corte Suprema durante la década menemista: “No tengo ganas de dar esa opinión”, sostuvo.
La designación de Carmen Argibay, si se concreta al término de su examen público, podría abrir la puerta al nombramiento de otra integrante mujer para la Corte Suprema. Esa intención fue ratificada ayer por el jefe de Gabinete Alberto Fernández, quien sostuvo que otra magistrada podría asumir en reemplazo del destituido ex juez de la Corte Eduardo Moliné O’Connor.
Fernández dijo que en el Gobierno están “contentos” con la elección de Argibay, al estimar que tiene características “acordes con lo que la Argentina está necesitando. Es muy posible que entre el lunes y el martes”, agregó, el presidente Kirchner anuncie el nombre de la segunda candidata.

Compartir: 

Twitter
 

Jueza Carmen Argibay, miembro del Tribunal Penal Internacional de La Haya.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.