EL PAíS › BUSCAN SUMAR A LA CGT O PARTE DE SUS GREMIOS

Las dos CTA van por un paro nacional

A las protestas de gremios y organizaciones sociales que anticipan un inicio de agosto caldeado, la dos CTA agregarán la convocatoria a un paro nacional, al que tratan de sumar a la CGT –o al menos a su sector combativo–. Así lo confirmaron ayer Hugo Yasky y Pablo Micheli. Las dos centrales venían debatiendo cuándo lanzar la medida, y terminaron de definirlo tras las declaraciones del presidente Mauricio Macri sobre la “necesidad” de que la Justicia del trabajo “sea más equitativa” –en favor de los empresarios–, dichos que el diario La Nación saludó en una editorial en la que reclamó una nueva versión, recargada, de la flexibilización laboral.

Los dirigentes de la CTA están en conversaciones con el grupo cegetista que lidera Sergio Palazzo, la Corriente Político Sindical Federal, para que adhieran activamente a la medida. En los hechos, el gremio de Palazzo, La Bancaria, viene en estos meses con altos niveles de conflicto contra las políticas del macrismo; logró así, por ejemplo, la reincorporación de los despedidos del Banco Central.

Con la CGT en proceso de reunificación, en estos días los candidatos a integrar el triunvirato que quedará a cargo de conducirla compiten al lanzar advertencias sobre el llamado a un paro nacional contra la política económica del Gobierno. El 5 de agosto se realizará el plenario de secretarios generales que sellará el acuerdo de unidad, y tanto los moyanistas como el ala de Barrionuevo hablan de dar impulso en ese encuentro a un plan de lucha, pero habrá que ver cuánto queda en pie. La Casa Rosada ya desactivó en el primer semestre a los jefes de la CGT tras el veto a la ley antidespidos, un antecedente que habilita a pensar que bien puede volver a lograrlo en el segundo.

El 7 de agosto, día de San Cayetano, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista, junto a otras agrupaciones, van a marchar a la Plaza de Mayo en lo que, aseguran, será una movilización de unas 50 mil personas. Con estas organizaciones territoriales también hay conversaciones abiertas. Este sector ya confirmó que respaldará al próximo paro nacional de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) del 11 de ese mismo mes.

Para Micheli, las declaraciones de Macri y la editorial de La Nación (ver página 7) expresan “una ofensiva encabezada por los grupos económicos, con el Presidente a la vanguardia. Los trabajadores y particularmente los dirigentes de las centrales debemos estar más seguros que nunca frente a este embate, porque este Gobierno gobierna para que se beneficien mucho más que lo que lo han hecho en los últimos años los sectores concentrados de la economía”.

Yasky sostuvo que las políticas oficiales apuntan a “destripar el entramado de leyes y conquistas sociales que nos permiten a los trabajadores tener convenios colectivos e indemnización por despido”. “Apuntan a abaratar la mano de obra en base al cercenamiento de la estabilidad en el trabajo, se quieren llevar puesta también a la Justicia laboral”, agregó. “Quieren convertir a la Argentina en un modelo más parecido al del sudeste asiático que al de los países con derechos laborales reconocidos”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.