EL PAíS › PIDEN QUE NO PERMITAN CONGRESO DE CASTELLS

Piqueteros en Mar del Plata

El MIJP del dirigente Raúl Castells realizará en la última semana de febrero un Congreso en Mar del Plata, pero el intendente de esa ciudad, Daniel Katz, pidió al gobierno nacional que lo impida.

El intendente de Mar del Plata, Daniel Katz, no quiere a los piqueteros de Raúl Castells en su ciudad. Cuando se enteró que el último fin de semana de febrero el Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados tiene previsto realizar allí su Congreso Nacional Anual, el jefe del municipio le pidió al ministro del Interior, Aníbal Fernández, que intervenga para impedirlo. El encuentro es el sexto que realiza la agrupación en Mar del Plata, pero en esta ocasión coincide con una semana en la que se profundizó el debate sobre la forma de protesta de los piqueteros. El reclamo del movimiento de Castells en el hall del Ministerio de Trabajo durante seis días y los incidentes del viernes en un corte de la Avenida 9 de Julio parecen teñir el pedido de Katz. “Cualquier trastorno en la circulación generará incalculables inconvenientes a la gran cantidad de turistas que ingresan y egresan de la ciudad”, justificó el intendente.
“El Gobierno ya no sabe qué hacer para obstruirnos el camino”, se enojó Castells apenas supo del intento de Katz de impedir el encuentro de su movimiento, que se realizará durante el fin de semana del 28 y 29 de febrero. “Garantizamos que no va a haber ni el más insignificante problema, pero no vamos a suspenderlo ni cambiar de lugar por el deseo de un intendente”, dijo el líder del MIJD.
En la carta enviada a Fernández, el intendente basa su pedido en que “no coincidimos con algunos sectores que utilizan metodologías que a través de sus formas de protesta lesionan los intereses y los derechos del resto de la sociedad”. Sin embargo, según aseguraron los organizadores del Congreso, el encuentro “no es una protesta y no tiene previsto el corte de calles. Es un plenario que reúne a todos los delegados del país una vez por año”.
En el 2003 el Congreso piquetero se realizó en un centro de deportes marplatense. Aunque entonces Katz ya era jefe comunal de General Pueyrredón, en esa oportunidad no puso ningún reparo a su organización. El MIJD reunirá este año más de dos mil desocupados que se trasladarán en tren hasta la ciudad turística. La masiva llegada de piqueteros es algo que parece preocuparle a Katz, quien explicó que “Mar del Plata es una ciudad que adquiere un ritmo y una dinámica muy particular en cada temporada, y el turismo constituye una de sus principales fuentes de ingresos para todos sus vecinos”.
El intendente, que integra las filas de la UCR y fue dirigente de la universitaria Franja Morada, aclaró que tiene un trato “bueno y fluido con todas las organizaciones piqueteras” de Mar del Plata y que la visita de el MIJD “altera las reglas de juego de la ciudad. Aquí evitamos los cortes de calles, que se quemen cubiertas y cualquier cuestión que altere la paz social o que facilite una escenario de violencia de cualquier lugar”. En ese sentido, el radical aclaró que no está “en contra de aquellos desocupados que luchan por un futuro mejor, de los que se esfuerzan a diario por mejorar sus condiciones de vida”.
La molestia que siente Katz por albergar durante dos días a los piqueteros en la ciudad coincide con el malestar de algunos sectores de la población por los hechos ocurridos el último viernes, cuando un grupo de desocupados golpeó a un taxista que quería pasar un corte que estaban realizando en la Avenida 9 de Julio. “Parece que ahora todo lo que hacemos tiene una repercusión muy grande –se defendió Castells–. Nosotros lo único que pedimos es que respeten que una asociación civil tenga un encuentro en un espacio cerrado.”

Informe: Martina Noailles.

Compartir: 

Twitter
 

Raúl Castells, dirigente del MIJP que realizará su congreso en la ciudad de Mar del Plata.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.